Evita constituir sus consejos de administración

Ada Colau mantiene en el limbo a sus empresas municipales

Para evitar quedar en minoría en los órganos de gobierno de las empresas que dependen del ayuntamiento, la alcaldesa posterga al máximo las reuniones de renovación de los cargos

Foto: La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, durante una rueda de prensa. (EFE)
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, durante una rueda de prensa. (EFE)

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, mantiene en el limbo a las empresas municipales de Barcelona. Así, ha evitado constituir los consejos de administración de las mismas para no quedar en minoría en ellas, ya que con sólo 11 regidores la oposición se haría con el control de estas sociedades.

Para evitar esta circunstancia, el pasado 3 de septiembre, la sociedad Barcelona de Serveis Municipal (BSM) suspendió por sorpresa la reunión del consejo de administración que había sido convocada el 31 de enero en la que debían renovarse los cargos en línea con el cambio de manos del bastón de mando de la segunda ciudad de España.

BSM es la sociedad holding que controla desde los cobros de la zona azul y la zona verde del ayuntamiento hasta el Zoo, pasando por el bicing la grúa o la gestión de la anilla olímipica y de la que cuelgan otras sociedades de gestión municipal como es el caso de la funeraria Cementiris de Barcelona o el Parque del Tibidabo (Patsa), ambas controladas al 100%. Para darse cuenta de la importancia de este conglomerado empresarial público hay que tener en cuenta que la plantilla de BSM, según su memoria anual suma más de mil empleados fijos y supera los 140 trabajdroes eventuales.

La situación empieza a ser escandalosa porque Ada Colau tomó posesión el pasado 13 de junio. Por lo tanto, las empresas municipales llevan tres meses no sólo sumidas en la parálisis sino, además, en manos de los antiguos cargos que nombró CiU bajo el mandato de Xavier Trias, ya que los antiguos consejeros no cesan hasta que se nombre a los nuevos.

Más simbología que gestión

La ausencia de gobierno corporativo en estas empresas reviste especial gravedad porque buena parte de la gestión municipal se lleva cabo a través de estas compañías. Sólo BSM tiene un plan de inversiones para 2015 de más de 17 millones.

Pero la situación se encuentra en línea con la política desplegada por Colau, más centrada en los símbolos –bustos del Rey, etc– que en la gestión del día. En este sentido, todos los plenos que se han celebrado hasta ahora han sido extraordinarios, como en el que se debatió si Barcelona se sumaba a la Asociación de Municipios por la Independencia, pero ninguno ha tenido carácter ordinario, siendo éstos los que se centran en cuestiones del día a día municipal.

Parálisis política

Como ya informó El Confidencial el Ayuntamiento de Barcelona vive una situación de parálisis política que no es previsible que se solvente hasta después del 27S. Esta situación se ve agravada porque Colau junto con Podemos e ICV, han prescindido de  firmar un acuerdo de gobierno con ninguna de las fuerzas que les apoyaron para llegar a la alcaldía. Por tanto, sin programa, en realidad no gobiernan más allá de una política basada en los gestos y en los símbolos.

Oficinas y puestos del Mercado Central del Pescado de Mercabarna. (EFE)
Oficinas y puestos del Mercado Central del Pescado de Mercabarna. (EFE)

Si Colau convocase los consejos de administración de estas empresas, éstas quedarían en manos de la oposición que de hecho, tiene más regidores en el pleno municipal. Así que no lo hace y deja en falso a los actuales administradores.

Numerosas empresas afectadas

Las empresas municipales afectadas son muchas. Las ya comentadas Cementiris de Barcelona (40 millones de presupuesto y un centenar de personas en plantilla), Patsa (30 millones de presupuesto y también 100 trabajadores) o la empresa de tratamiento de residuos Tersa, donde el Ayuntamiento posee el 58,6% del capital, trabajan casi 300 personas y cuenta con un presupuesto de 35 millones de euros.

El Ayuntamiento de Barcelona también es el socio mayoritario de Mercabarna, con el 50,7%. Mercabarna factura más de 26 millones de euros y cuenta con una plantilla de 850 trabajadores. En 2014 Mercabarna ganó 4,5 millones de euros e incluso repartió dividendo.

Vista del parque del Tibidabo. (EFE)
Vista del parque del Tibidabo. (EFE)

Además el Ayuntamiento de Barcelona se sientan en los consejos de administración de numerosas empresas en calidad de socio minoritario. La más importante es el grupo de aparcamientos Bamsa, donde tiene el 40% de las acciones después de la privatización que llevó a cabo Xavier Trias. Además, hay otras paquetes menores en grupos como Memora, GL Events o Econergías.

Del total de presupuesto municipal para el 2015, 2.500 millones, buena parte del mismo se vehicula a través de las empresas municipales. Al eludir nombrar consejeros, Colau no sólo evita que su minoría quede expuesta, tal y como pretende, sino que se queda al margen de cómo se gestione buena parte de dichos fondos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios