Repercusiones directas e indirectas

Devaluación del yuan en China: ¿Cómo afecta a las empresas españolas?

Aunque los analistas creen que el efecto será limitado, la decisión del Banco Popular de China de rebajar el precio de su divisa tiene consecuencias para muchas compañías, incluidas potencias del Ibex

Foto: Un cliente cambia dinero en una casa de cambio de Hong Kong. (Reuters)
Un cliente cambia dinero en una casa de cambio de Hong Kong. (Reuters)

Durante esta semana, el efecto mariposa que rige en los mercados financieros se ha podido comprobar en toda su extensión. El aleteo de una mariposa en un lugar determinado del mundo -en este caso el Banco Popular de China, que devaluó el yuan tres días consecutivos- puede provocar un huracán en el otro extremo del planeta -caídas generalizadas en las principales bolsas de Occidente, fundamentalmente el pasado jueves-.

La principal fuente de preocupación para los expertos es que este movimiento que ha llevado a cabo Pekín se deba al enfriamiento de la segunda economía mundial, lo que sin duda tendría consecuencias para el crecimiento a nivel global.

China explica que su divisa se había “desviado” en los últimos meses de las expectativas del mercado, por lo que se estaba sobrevalorando y perjudicando a la economía del país. Esta devaluación de yuan, que ha descendido alrededor de un 5% en los últimos días, se produce en un contexto de guerra de divisas entre los principales bancos centrales del mundo, que tras la Reserva Federal han optado por aligerar sus monedas.

Con este movimiento, China consigue abaratar sus exportaciones, un pilar fundamental de su economía, y encarece los productos importados, lo que desincentiva la compra fuera de sus fronteras.

Tienda de Zara, principal marca del Grupo Inditex
Tienda de Zara, principal marca del Grupo Inditex

De esta forma, hay muchas empresas españolas que se ven afectadas en mayor o menor medida. El estratega de mercados de IG Daniel Pingarrón señala que una gran empresa claramente afectada es Inditex. Con más de 500 tiendas en el gigante asiático, los beneficios de la textil gallega se verán menguados, dado que con los mismos yuanes ahora podrá repatriar menos euros de ganancias. De ahí que el pasado jueves la empresa fundada por Amancio Ortega se dejara un 4,21% en bolsa.

Algo similar, aunque en menor medida porque su volumen de negocio es inferior, le sucede a las 158 empresas que tiene registradas el ICEX como compañías españolas establecidas en China. Cabe destacar que no son las únicas: el propio instituto de comercio advierte que existen más empresas españolas las cuales no están registradas.

Una gran empresa claramente afectada es Inditex. Con más de 500 tiendas en el gigante asiático, los beneficios de la textil gallega se verán menguados

Entre las mismas, aparecen grandes firmas, algunas de ellas cotizadas en el Ibex 35. Banco Sabadell, Banco Popular, Abengoa, CaixaBank, Endesa, Mapfre o Telefónica así como tras compañías ampliamente conocidas como Alsa, Cuatrecasas, Garrigues, Roca Junyent, Roca Sanitario, Cidacos, Fagor, Freixenet, Sniace, Televés, Tubos Reunidos o Viscofán. Todas ellas, en la medida en que quieran cambiar los yuanes obtenidos por euros, verán su cuenta de resultados aminorada.

En cualquier caso, los expertos quitan hierro al problema derivado por el cambio de divisa. Según el analista de XTB Jaime Díaz, no es una devaluación demasiado severa, hay que tener en cuenta que otros bancos centrales han llevado a cabo esta operación de forma reciente con mucha más dureza. Por ejemplo, el franco suizo cayó este año en torno al 30%, lo que es significativamente más drástico que el 5% que baja ahora el yuan. También quita importancia a esta cuestión Pingarrón, de IG: “La divisa china se había apreciado un 10% contra el euro hasta la semana pasada”.

Lo más preocupante para estos analistas y la mayoría de expertos es la ralentización que se podría estar gestando en el Gigante Amarillo, y que sí podría tener más afectación directa e indirecta sobre las empresas españolas.

Además de Inditex, para Pablo Gil, analista de XTB, la caída de la divisa asiática afectará a compañías como Indra. Según un informe firmado por el propio experto, "la empresa de ingeniería española tiene proyectos de seguridad, transporte y tráfico aéreo en el país asiático a través de sus partners internacionales. Pese a que la viabilidad de esos proyectos no se ve alterada con las caídas en bolsa, sí lo hacen sus posibles contratos futuros, que podrían impulsar aún más el beneficio que esta empresa obtiene de la región. Actualmente, la región asiática, con especial peso por parte de China, supone una cuarta parte de los beneficios de la empresa”.

Panel del Ibex 35
Panel del Ibex 35

Otra compañía española con amplia exposición a China es Gamesa, que ha ganado en presencia en los últimos tiempos. Según su última presentación de resultados del primer semestre de 2015, China ostenta el 17% de su mix geográfico comercial. En la medida en que se enfríen las expectativas económicas chinas, la cartera de pedidos que tiene allí esta compañía de aerogeneradores se podría ver resentida.

Jaime Díaz apunta también El Corte Inglés como compañía afectada. De manera más general ve también problemas para el sector del lujo, o el de los automóviles, aunque éste afecte mucho más a otros países como Francia y Alemania, que poseen multinacionales de las cuatro ruedas con amplia exposición allí.

Pingarrón cree que empresas como Acerinox, ArcelorMittal o Repsol se verán afectadas de una manera indirecta. Uno de los mercados que más está sufriendo con la desaceleración China es el de las materias primas. Así, tanto el precio del hierro como el del petróleo podrían tirar a la baja, lo que complica los márgenes de estas empresas, cuya base de trabajo son estos productos. De la misma manera, empresas del sector del transporte podrían verse beneficiados por la caída del crudo, pero este analista ve muy poco factible que los inversores estén haciendo esta lectura.

Problemas de financiación

Otro problema para las compañías españolas que se deriva de un yuan más barato es la llegada de capital a España. Tal y como explica Jaime Díaz, “los inversores chinos van a tener un poquito más difícil acceder a los activos españoles”. Tanto para comprar emisiones de deuda de las empresas como para hacerse con inmuebles o para entrar a participar en el capital de firmas españolas, los chinos necesitarán más yuanes, lo que complica las operaciones. No obstante, Pingarrón quita hierro al asunto porque tampoco existe tantas inversiones chinas en España y aunque en teoría debería afectarles, en la práctica muchos de ellos tienen cuentas en euros y no se ven salpicados por esta circunstancia. Según un estudio de la escuela de negocios ESADE de 2014, “más allá de titulares llamativos y escasamente justificados que alerta sobre la masiva compra de activos europeos por parte de China, las operaciones de inversión de China en Europa solamente suponen un 0,67% del total de la inversión extranjera directa recibida por la Unión Europea desde fuera de la UE, según apunta la Comisión Europea”.

Este mismo informe precisa que “en 2011, China se comprometió a comprar hasta 6.000 millones de euros de bonos españoles, si bien finalmente la compra fue de un monto mucho menor”. En términos absolutos, España había recibido en 2013 389.000 millones de euros de China, según apuntan los datos de MOFCOM, FDI Markets y Bloomberg. Esta cantidad se aleja mucho de otros países europeos tales como Alemania, Francia o Reino Unido, que cuentan con inversiones de China que multiplican por más de seis lo recibido por España.

Edificio España. Foto: Elena Sanz.
Edificio España. Foto: Elena Sanz.

¿Se enfría el interés chino por invertir en España?

La inversión china en España va a más, según las estadísticas que da el estudio de ESADE. Para el futuro, este informe apunta que “inversores potenciales han manifestado interés por las oportunidades de negocio en un gran número de sectores, incluyendo empresas estratégicas que cuentan con participación del sector público, como el caso del interés de State Grid por entrar en Red Eléctrica Española (REE), que persigue incrementar así su exposición al mercado ibérico después de la adquisición de un 21% de la portuguesa Electrica de Portugal (EDP)”. Del mismo modo, “los inversores chinos también tienen la vista puesta en otros activos públicos de una Administración que saben necesitada de liquidez, y a este respecto cabe destacar que el único edificio vendido por la Administración española ha sido la comentada venta por parte del Ayuntamiento de Madrid de una céntrica construcción de la capital al banco ICBC”. A esto habría que añadir la venta del emblemático Eficio España al empresario chino Wang Jianlin. 

¿Y el sector inmobiliario?

En cuanto al sector inmobiliario el potencial interés también podría verse perjudicado. Aún así, ESADE sostiene que “diversos grupos inmobiliarios han venido interesándose por la evolución de precios en el sector y por la posibilidad de realizar operaciones, conscientes de la presión a la baja de los activos en un país con 3,4 millones de viviendas vacías. El incremento del acercamiento de los inversores chinos a España coincide con las dificultades económicas que está atravesando la economía española desde el año 2009. Dicha crisis, lejos de suponer una amenaza, parece estar siendo entendida por los inversores chinos como una oportunidad. La crisis ha empujado los precios de los activos a la baja, bien sean activos inmobiliarios, suelo industrial y oficinas, acciones en empresas cotizadas, compañías en dificultades o mano de obra cualificada, lo que combinado con un país altamente estable política y económicamente en el largo plazo supone una gran oportunidad inversora para unos inversores chinos con abundante liquidez y ávidos de expandir sus operaciones en Europa. En este sentido, los procesos de privatización que posiblemente se abran en España en los próximos trimestres, los activos inmobiliarios en manos del SAREB o 'banco malo'”.

Interés por invertir en cotizadas

También hay interés en empresas. Así, según apunta el susodicho informe, IAG, Mapfre, NH Hoteles, Iberdrola o Deoleo, a través de los paquetes que tienen allí las antiguas cajas de ahorro, estarían consideradas como buenas oportunidades. Además, existen compañías españolas interesantes para el capital chino de cara a abrir negocio en Latinoamérica tales como Endesa, Gas Natural Fenosa, BBVA, Santander, Sacyr o Repsol,

El sector turístico

Daniel Pingarrón también apunta al turismo como un sector que podría verse afectado, dado que los turistas chinos dispondrían de menor poder adquisitivo con una moneda más baja contra el euro, pero de nuevo pondera el efecto y cree que en la práctica el impacto será limitado.

BBVA y Telefónica se anticiparon

Ante las dudosas perspectivas que ofrece ahora mismo la economía del país asiático, algunas grandes multinacionales españolas han preferido deshacer posiciones allí en los últimos tiempos. Así, Telefónica vendió gran parte de su participación en China Unicom. Por su parte, BBVA se deshizo de los títulos que poseía en la entidad financiera chica CNBC, con lo que las posibles devaluaciones o el enfriamiento de dichos negocios, ya no están entre sus preocupaciones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios