Está detrás de Prasa y Lualca

Sareb vende al mejor postor hasta un 12% de Realia en plena opa de Hispania

La sociedad pública busca comprador para los créditos que usaron Prasa y Lualca para comprar sus acciones en la inmobiliaria y que Bankia ha traspasado al banco malo

Foto: Torres KIO de Madrid
Torres KIO de Madrid

Todavía no están todas las cartas sobre la mesa en la puja por hacerse con Realia. Aunque Hispania ha tomado la delantera al llegar a un acuerdo con los fondos tenedores de la deuda de la inmobiliaria, llave que ha permitido a la socimi lanzar una opa sobre la compañía, aún está por ver qué decisión tomarán los diferentes accionistas de Realia sobre esta oferta.

El mango de la sartén está en las manos de FCC y Bankia, propietarios del 36,8% y del 24,9% de Realia, respectivamente, pero no son los únicos que tienen algo que decir en esta operación. En la retaguardia está el propio Estado, que a través de Sareb puede llegar a controlar hasta un 12,5% de la inmobiliaria.

Esta participación le viene, por una parte, de los 29 millones de euros de un crédito participativo que el pasado junio se comprometió a convertir a partir de febrero de 2015, lo que le permitirá hacerse con cerca del 3% del capital de la inmobiliaria. Pero el plato fuerte está en las participaciones de Lualca y Prasa, inmobiliarias que poseen casi un 9% entre las dos, repartido a partes iguales (hasta la ampliación de hace un año sumaban el 10%).

Ignacio Bayón, presidente de Realia. (EFE)
Ignacio Bayón, presidente de Realia. (EFE)

Cuando adquirieron estos paquetes, lo hicieron con unos créditos concedidos por Caja Madrid, con la garantía de las propias acciones que estaban comprando, deuda que posteriormente pasó a Bankia y que desde hace dos años tiene Sareb. Por el momento, la sociedad pública ha ido novando el préstamo, pero fuentes conocedoras aseguran que en cualquier momento podría iniciarse un proceso de ejecución, que le otorgaría la titularidad directa.

Esto significa que, en total, Sareb está detrás de hasta un 12% del capital de Realia, porcentaje que está dispuesto a vender al mejor postor, ya que su objetivo es maximizar el beneficio, según ha podido confirmar este medio. De hecho, el banco malo está activamente intentando deshacerse de este préstamo, lo que abre la puerta a nuevas jugadas de estrategia en la partida de ajedrez que está siendo la venta de Realia.

Hispania ha lanzado un jaque, con la ventaja que le confiere el acuerdo firmado con Fortress, Goldman Sachs y King Street, pero todavía está por verse que sea un mate, ya que además de la posibilidad de que aparezcan competidores, su oferta está condicionada a obtener el respaldo del 55% del capital.

En principio, este listón lo superaría sin problema si FCC y  Bankia aceptan su oferta. El problema es que la compañía controlada por Esther Koplowitz está abierta a escuchar otras ofertas, según fuentes conocedoras. Además, el hecho de que la empresaria haya terminado aliándose con Carlos Slim, en vez de con George Soros (accionista de Hispania), para conservar el poder en FCC deja en el tejado del mexicano la pelota de a quién vender, si hacerlo, y cómo y cuándo.

De izquierda a derecha, el consejo de administración de Hispania: Fernando Gumuzio, Juan del Rivero, Concha Osácar, Rafael Miranda, Luis Mañas y Joaquín Ayuso.
De izquierda a derecha, el consejo de administración de Hispania: Fernando Gumuzio, Juan del Rivero, Concha Osácar, Rafael Miranda, Luis Mañas y Joaquín Ayuso.

En este escenario, el paquete de hasta el 12,5% ligado a Sareb aparece como una jugosa participación, capaz de mover voluntades en una u otra dirección. De hecho, la puerta trasera que encontraron los fondos ahora aliados con Hispania para entrar en Realia se la abrió Sareb cuando, hace un año, les vendió la deuda que tenía de la inmobiliaria, unos compromisos financieros que confieren a Fortress, King Street y Goldman Sachs el poder de obligar al pago de los 800 millones de deuda que tienen si se produce un cambio de control. Gracias a su acuerdo con Hispania, la socimi está eximida de esta obligación, pero no sus posibles competidores.

Prasa y Lualca

Prasa entró en el capital de Realia en octubre de 2007, tres meses antes que Lualca y cuatro meses después de que la filial de FCC y Bankia (entonces Caja Madrid) se hubiera estrenado en el parqué. Con los primeros envites de la crisis inmobiliaria dejándose ya sentir, la compañía tuvo que rebajar un 20% su precio de colocación, que terminó fijándose en 6,5 euros por acción, importe en línea con los niveles a los que entraron Prasa y Lualca, que pagarán 90 y 88 millones de euros, respectivamente, por hacerse con un 5% cada una.

Pero la historia de Realia en bolsa es la crónica de un desplome, hasta el punto de que los 0,6 euros por acción en que cotiza actualmente la compañía suponen un descalabro del 90% respecto a los precios pagados por sendas inmobiliarias, y eso que la compañía cotiza por encima de los 0,49 euros ofrecidos por Hispania ante la expectativa de que haya contraofertas.

Como la garantía del crédito que pidieron Prasa y Lualca eran las propias acciones de Realia, Sareb tiene ahora una posición privilegiada de cara a negociar con potenciales compradores, interesados en inclinar la balanza hacia su lado. De hecho, en el pasado, el banco malo ya dio muestras de que en esta partida juega sus cartas como mejor le conviene, como demostró al vender la deuda de la inmobiliaria a fondos buitre o cuando no siguió los pasos de FCC en la conversión del crédito participativo y optó por retrasarlo hasta febrero.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios