Es noticia
Menú
PwC pone salvedades en la auditoría del Fondo de Garantía de Depósitos de 2013
  1. Empresas
Tapa su agujero gracias a un truco contable

PwC pone salvedades en la auditoría del Fondo de Garantía de Depósitos de 2013

La auditoría de las cuentas del Fondo de Garantía de Depósitos registra dos salvedades: por usar un truco contable y por el deterioro del valor de Catalunya Banc

Foto: El presidente del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Fernando Restoy (d) (Efe)
El presidente del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), Fernando Restoy (d) (Efe)

La auditoría de las cuentas de 2013 del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), realizada por PwC, registra dos salvedades: por el uso de un truco contable para tapar su agujero patrimonial y por el posible deterioro del valor de su participación en Catalunya Banc. El instrumento que garantiza los ahorros de los españoles en caso de quiebra bancaria ha quitado las telarañas que había en su caja –un déficit de 1.637 millones al cierre de 2013– gracias a que se ha apuntado este año la derrama extraordinaria que deben acometer las entidades a lo largo de los próximos siete ejercicios. Así, se anota 1.474 millones en vez de los 233,8 que ha cobrado realmente. En cuanto al deterioro de Catalunya Banc, no se ha reconocido en sus cuentas porque el FROB no ha ofrecido una valoración actualizada de la entidad.

El informe de auditoría que firma el socio de PwC José Ángel Díez explica que, "sin que afecte a nuestra opinión de auditoría, llamamos la atención respecto a lo señalado en la Nota 18 de la memoria (...), en la que se menciona que el Patrimonio neto del Fondo al 31 de diciembre de 2013 es negativo en un importe de 1.637.313,6 miles de euros como consecuencia de los resultados del ejercicio 2013 y de ejercicios anteriores".

Pero ahí viene el quid de la cuestión: "No obstante, debe considerarse que, tal y como se indica en la Nota 7 de la memoria, el Fondo ha contabilizado el 22 de enero de 2014 un incremento del Patrimonio neto correspondiente al segundo tramo de la aportación extraordinaria establecida en la disposición adicional quinta del Real Decreto-Ley 21/2012, por importe de 1.474.189,8 miles de euros, y ha recibido el 28 de febrero de 2014 las aportaciones ordinarias anuales de las entidades adscritas al mismo, por un importe de 1.639.228,5 miles de euros, que han situado el Patrimonio neto del Fondo en un importe positivo".

En este galimatías la palabra clave es "contabilizado" (los 1.474,2 millones), que se opone a "recibido" (los 1.639,2 millones). Para entenderlo, las pérdidas de 2013, que fueron de 677 ,8 millones (sobre todo por las provisiones para los EPA y por el quebranto que supuso para el fondo la venta de NCG Banco), dejaron el FGD con un agujero de 1.637,3 millones al cierre del ejercicio. Posteriormente, ya en 2014, se han producido dos hechos. El primero es la aportación ordinaria que hacen las entidades todos los años equivalente al 2 por mil de sus depósitos. Esto supone 1.639,2 millones de ingresos en este año.

El truco está en el segundo hecho. Estamos hablando de la derrama extraordinaria del 3 por mil para financiar la compra de parte del capital de NCG y Catalunya Banc con el fin de dar liquidez a los preferentistas y que pudieran recuperar la parte que quedaba de su inversión tras la quita, la famosa derrama con la que Luis de Guindos ha bonificado a los bancos presentes en Sareb y ha castigado al único que se negó a entrar, BBVA. Esta derrama tenía dos partes: una primera que se cobró en enero de 2014 y una segunda que los bancos irán pagando a lo largo de los próximos siete años. Por tanto, en realidad el Fondo sólo ha cobrado la primera parte, que asciende a 234 millones. Pero se ha apuntado en su patrimonio el "valor presente de los flujos" que tiene previsto percibir en esos siete años, pero que no ha cobrado aún, lo cual eleva la cantidad hasta 1.474,2 millones.

Esta artimaña –perfectamente legal, por otro lado– es sobre el que llama la atención PwC en su auditoría, puesto que el hecho de que el FGD tenga patrimonio positivo no deja de ser un artificio contable, ya que el dinero que hay en caja ahora mismo apenas da para cubrir el agujero del año pasado. Esto es, que el FGD no tiene dinero líquido para hacer frente a sus obligaciones, sino sólo un compromiso de las entidades de irlo aportando en los próximos años.

El riesgo de Catalunya Banc...

placeholder


En cuanto a Catalunya Banc, el FGD mantiene una participación del 32,4% en su capital –procedente de la compra de acciones para dar liquidez a los preferentistas– con un valor neto de 823,89 millones, que se basa en sus cuentas de 2013. El problema viene de que "a la fecha de formulación de dichas cuentas anuales, el Fondo de Reestructuración ordenada bancaria - FROB, accionista mayoritario y de control de Catalunya Banc, S.A., ha iniciado el proceso de venta de dicha entidad, proceso en el que también se incluye la participación del Fondo, y ha decidido, por motivos de confidencialidad inherentes a este tipo de transacciones, no hacer pública su estimación del precio de venta que considera podría obtener sobre la base la prospección de mercado que ha llevado a cabo."

"En consecuencia", concluye la salvedad, "no se nos ha facilitado información sobre dicha estimación del precio de venta y, por tanto, no nos ha sido posible evaluar si el importe por el que se encuentra registrada la participación en las cuentas anuales del Fondo del ejercicio 2013 coincide con el valor recuperable de la misma".

...después del precedente de NCG

La incertidumbre a la que se refiere el auditor está justificada por el precedente que ofrece NCG Banco (Novagalicia) en las propias cuentas de 2013. El FGD registra una pérdida de 577,38 millones por la venta de la entidad gallega por el FROB al venezolano Banesco por 1.003 millones menos contingencias; la primera subasta que consigue un precio positivo, como es sabido. Ese precio supone valorar el 25,6% que poseía el fondo en 221,3 millones (valora el 100% en 885,2 millones). Como el precio que pagó el FGD por dicha participación fue de 798,69 millones, la pérdida registrada es de 577,38.

En el caso de Catalunya Banc, las provisiones dotadas en 2013 por el deterioro del valor del 32,4% que posee el FGD fueron de sólo 177 millones, lo que rebajó su valoración de 1.000,9 millones a 823,89. Por tanto, aunque el FROB logre su objetivo de vender la entidad sin más ayudas públicas y con un precio positivo, es altamente probable que el FGD tenga que apuntarse otra importante pérdida respecto a su precio de entrada, que incrementará la factura del rescate para los bancos 'sanos'. Y la falta de una aproximación al precio de venta por parte del FROB justifica la salvedad que introduce el auditor.

La auditoría de las cuentas de 2013 del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), realizada por PwC, registra dos salvedades: por el uso de un truco contable para tapar su agujero patrimonial y por el posible deterioro del valor de su participación en Catalunya Banc. El instrumento que garantiza los ahorros de los españoles en caso de quiebra bancaria ha quitado las telarañas que había en su caja –un déficit de 1.637 millones al cierre de 2013– gracias a que se ha apuntado este año la derrama extraordinaria que deben acometer las entidades a lo largo de los próximos siete ejercicios. Así, se anota 1.474 millones en vez de los 233,8 que ha cobrado realmente. En cuanto al deterioro de Catalunya Banc, no se ha reconocido en sus cuentas porque el FROB no ha ofrecido una valoración actualizada de la entidad.

FROB Banco de España Sareb Luis María Linde Luis de Guindos
El redactor recomienda