Es noticia
Menú
El sector pide a Roldán ser más beligerante que Martín para mejorar su mala imagen
  1. Empresas
PIDE MÁS LOBBY Y MÁS PRESENCIA MEDIÁTICA

El sector pide a Roldán ser más beligerante que Martín para mejorar su mala imagen

Las entidades bancarias españolas no han derramado muchas lágrimas por la salida de su presidente, Miguel Martín. A su juicio, éste se ha limitado a hacer lobby en la regulación durante los últimos años.

Foto: El ex presidente de la AEB, Miguel Martín (d), y su sucesor José María Roldán. (EFE)
El ex presidente de la AEB, Miguel Martín (d), y su sucesor José María Roldán. (EFE)

Los principales bancos españoles no han derramado demasiadas lágrimas por la salida de su presidente, Miguel Martín, después de ocho años al frente de la asociación AEB. A juicio de la mayoría, Martín se ha limitado a hacer lobby en la regulación -como impone su procedencia, el Banco de España- y sin demasiado éxito, como prueban las sucesivas normas que han perjudicado al sector. En cambio, consideran que no ha hecho nada por mejorar la pésima imagen del sector en la sociedad y por eso piden a su sucesor, José María Roldán, que tenga una actitud mucho más beligerante, con una acción de lobby en muchos más ámbitos y, sobre todo, una presencia mediática mucho más importante para defender los sacrificios que han hecho los bancos 'sanos'.

Según fuentes del sector, casi todos los miembros de la AEB están a favor de esta mayor beligerancia de la asociación tras la salida de Martín. En especiel, los bancos pequeños y medianos, así como los extranjeros. BBVA y Popular son menos agresivos pero están de acuerdo en el fondo del asunto. El único que prefiere guardar silencio es Santander, entre otras cosas porque Martín siempre ha sido visto como un hombre cercano a Botín, y tampoco se trata de criticar su labor. Pero tampoco apoya su gestión al frente de la patronal bancaria.

La CECA (confederación de las cajas) es el gran ejemplo que causa envidia a los grandes bancos, puesto que ha sido capaz de salirse con la suya pese al derrumbe de las cajas y la nacionalización de los principales bancos creados por estas entidades, que han requerido los mayores rescates de la historia de España con dinero público. Prácticamente han tenido que desaparecer como tales (sólo quedan las de Pollença y Ontinyent) y se han debido convertir en fundaciones, pero aun así han conseguido evitar la necesidad de dotar un fondo de reserva para sus fondos filiales (tienen que vender más del 50% del capital pero sin necesidad de perder el control), así como compatibilizar la presidencia del banco y la de la fundación (la famosa 'enmienda Fainé') al menos durante dos años.

En cambio, la AEB no consiguió que los Reales Decretos 'Guindos' de saneamiento de la exposición inmobiliaria en 2012 dejaran fuera a la banca sana, ni que se salvaran todos los activos fiscales diferidos (DTA), sino sólo 30.000 de los 50.000 con que cuenta el sector. Tampoco ha podido evitar que el Gobierno haya quitado a los bancos el control del Fondo de Garantía de Depósitos (FGD). En su haber sí cabe anotar el Real Decreto de refinanciaciones, hecho al dictado de la banca y que permitirá sacar de mora los créditos refinanciados cuando haya una quita, espera o conversión de deuda en capital, en contra del endurecimiento del año pasado cuando el Banco de España obligó a considerar morosos la mayoría de estos préstamos. Otra victoria, esta vez conjunta de la CECA y la AEB, es que el BdE ha logrado suavizar el escenario adverso de los test de estrés.

Ante esta situación, los principales bancos han pedido a Roldán que adopte una actitud mucho más beligerante frente a Economía y al Banco de España. Se trata de hacer valer el sacrificio de la 'banca sana' en la crisis -que la AEB cifra en más de 16.000 millones en ayudas del FGD a la venta de cajas insolventes y a las preferentes de estas entidades- y no sólo ante los reguladores: piden una actuación de lobby en el conjunto de la economía y en la sociedad, en el que se defiendan los intereses de una banca que ha hecho enormes sacrificios pero que tiene una pésima imagen en la sociedad y que se considera por muchos ciudadanos como la gran culpable de la crisis y de que no termine de arrancar la recuperación.

Acercarse a los perjudicados por la banca

En ese sentido, las entidades piden que se busquen acercamientos con los colectivos de afectados por los desahucios, las cláusulas suelo o las preferentes. "Martín se ha hartado de repetir que hay que diferenciar los bancos de las cajas, pero ha fracasado porque nadie le ha hecho caso: todo el mundo habla de rescate a la banca y de estafas de los bancos. Hay que asumir que tenemos esa imagen y tratar de mejorarla. Para eso, hay que hablar con los afectados y proponer soluciones", explican desde una de las entidades críticas con el ya expresidente de la AEB. No obstante, esta fuente reconoce que es muy difícil convencer a los afectados por las cláusulas suelo cuando entidades como Popular y Sabadell se niegan a eliminarlas.

Pero la gran demanda de la banca a su nuevo presidente se sitúa en el campo de la comunicación: abandonar el perfil bajo de la etapa Martín y tener una presencia mediática mucho mayor para explicar la importancia de una banca saneada para el crecimiento económico y la creación de empleo, así como los sacrificios que ésta ha asumido en la crisis: garantías para la venta de entidades quebradas a través del FGD, participación en Sareb, rescate de los preferentistas de las cajas, provisiones de 170.000 millones, etc. "Se trata de que la banca deje de ser un apestado y un cabeza de turco, y que pase a explicar que es imprescindible para que la gente tenga trabajo", explica otra fuente del sector.

Los hándicaps de Roldán

Ahora bien, eso no es una tarea fácil: "Es muy complicado adoptar una estrategia de comunicación con estos fines cuando la prioridad de BBVA es atacar a Santander y la de Santander atacar a BBVA; y lo mismo ocurre con Popular y Sabadell, etc. Muchos bancos están atrapados en su pequeño mundo y no son capaces de ver la realidad. Y siguen priorizando la lucha contra el rival tradicional en vez de aunar esfuerzos para mejorar una imagen lamentable", según un experto en comunicación.

Otro hándicap de Roldán es que su origen es muy similar al de Martín: procede del Banco de España y, en consecuencia, su prioridad es la regulación, y es dudoso que sea capaz de ver más allá, al igual que su antecesor. Además, en este caso tiene el problema adicional de su enfrentamiento de partida con Economía, que se opuso furibundamente a su nombramiento, un ejemplo más de las 'puertas giratotiras' entre supervisores y supervisados. "Con este panorama, se tiene que poner las pilas de inmediato. Todo el mundo coincide en que es muy hábil y buen comunicador; ahora tiene que demostrarlo", sentencian en otra entidad. De momento, ayer escapó a toda prisa de los periodistas para no responder preguntas.

Los principales bancos españoles no han derramado demasiadas lágrimas por la salida de su presidente, Miguel Martín, después de ocho años al frente de la asociación AEB. A juicio de la mayoría, Martín se ha limitado a hacer lobby en la regulación -como impone su procedencia, el Banco de España- y sin demasiado éxito, como prueban las sucesivas normas que han perjudicado al sector. En cambio, consideran que no ha hecho nada por mejorar la pésima imagen del sector en la sociedad y por eso piden a su sucesor, José María Roldán, que tenga una actitud mucho más beligerante, con una acción de lobby en muchos más ámbitos y, sobre todo, una presencia mediática mucho más importante para defender los sacrificios que han hecho los bancos 'sanos'.

Asociación Española de Banca (AEB) José María Roldán Noticias de Bankinter
El redactor recomienda