Es noticia
Menú
Las recolocaciones de Fagor destruirán empleo en el resto de empresas de MCC
  1. Empresas
mondragón, atado de manos ante la quiebra

Las recolocaciones de Fagor destruirán empleo en el resto de empresas de MCC

Las cooperativas de Mondragón han trasladado esta semana su capacidad de reabsorción de trabajadores de Fagor en cuanto se formalice la quiebra del fabricante

Foto: Un trabajador de Fagor Electrodomésticos de la planta de Basuari (EFE)
Un trabajador de Fagor Electrodomésticos de la planta de Basuari (EFE)

Mondragón (MCC) se encuentra en una difícil disyuntiva. La quiebra de Fagor, que se formalizará en los próximos días, obliga a la corporación a recolocar al máximo número de socios del fabricante. Esto tendrá un impacto directo en el resto de cooperativas, que han trasladado esta semana su capacidad de reabsorción de trabajadores para iniciar cuanto antes el proceso. La presentación del concurso prevista para este viernes se ha retrasado unos días por las negociaciones que se están manteniendo en las últimas horas para salvar Edesa, donde se escenifica la batalla política entre PNV y Bildu.

Mondragón se ha propuesto reubicar entre 1.000 y 1.200 socios en los próximos tres o cuatro meses para evitar tener que tirar el fondo de previsión social Lagun Aro EPSV. Aunque la mayoría de los empleados de las cooperativas que forman Mondragón son socios, lo cierto es que el 15% de contratados laborales pueden ver amenazado su trabajo. ¿Van a despedir a gente? Las respuestas que da el grupo son vagas: “Sí, en algún caso. Aunque también habrá prejubilaciones”. Lo que no saben, o no quieren concretar todavía, a cuántos afectará. “Es pronto, puede ser al 10% o al 40%. No se va a despedir a todos los eventuales para dar una solución a los socios de Fagor, depende de los perfiles”.

Los sindicatos no tienen información directa de cómo se va a llevar a cabo el proceso. Según reconocen fuentes de CC.OO. de Bilbao, “lo que sabemos es de oídas, porque todo es muy hermético en la corporación”. “No podemos valorar qué impacto tendrás las recolocaciones de los socios en los empleados porque no tenemos apenas representación en esas empresas y estamos casi a verlas venir, no nos llega información”.

Empleados de edesa se manifiestan ante la sede del parlamento vascoDe momento, el viernes todavía no había nada claro ni definido, pese a que los responsables de Fagor y de Mondragón llevan días de reuniones para desatascar la situación y buscar la solución menos mala, reconocen desde MCC. Desde la corporación aseguran que confían en que con las prejubilaciones y las recolocaciones sólo queden 500 socios de Fagor sin empleo –lo que costará a Lagun Aro cerca de 200 millones y obligará a los socios a pagar mayores cuotas-. Sin embargo, un portavoz explica que algunos empleos serán sólo temporales: “A algunos socios se les podrá dar trabajo de forma puntual, por lo que durante todo ese tiempo habrá que seguir trabajando para buscarles una salida”. Es decir, aunque a corto plazo puedan dar trabajo a un millar de personas, el empleo seguirá dando quebraderos de cabeza a medio plazo al grupo.

Edesa, el centro de la batalla política

La caída de Fagor no ha provocado sólo un problema empresarial y laboral, la onda expansiva ha llegado al plano político. De las cinco fábricas que tiene Fagor en el País Vasco, la de Edesa es la única ubicada en Vizcaya y es la que ha recibido el compromiso de ayuda de la diputación, donde gobierna el PNV.

En concreto, el organismo está dispuesto a proporcionar avales por tres millones de euros para que la planta pueda pedir un crédito y ponerse en funcionamiento de nuevo. La idea era segregarse de Fagor y evitar el concurso de acreedores. Sin embargo, Fagor comunicó el viernes por la tarde a los trabajadores de esta fábrica que la planta de Basauri quedará incluida en el proceso de liquidación porque “no es viable” en solitario.

Reunión fagor electrodomésticosLa oferta del PNV de ayudar a Edesa trasladaba la presión a Bildu, que gobierna en Guipuzcoa, donde están situadas el resto de fábricas. El Gobierno de Íñigo Urkullu lleva semanas intentando salvar Fagor e intentó negociar con Madrid vías alternativas de financiación, por ejemplo, a través del ICO.

Fagor no consiguió los 170 millones que necesitaba y deberá formalizar el concurso de acreedores en breve, después de haber presentado el preconcurso el pasado 16 de octubre, tras el fracaso del SOS que lazó a Caja Laboral y Orona para evitar la suspensión de pagos. Mondragón considera que el proyecto empresarial del fabricante de Arrasate no es viable y, por tanto, se negó a darle más ayudas. Hasta ahora le había inyectado 300 millones de euros.

La sombra de Eroski

La caída de Fagor ha puesto en evidencia que el grupo de cooperativas tiene nulo margen de maniobra desde el punto de vista jurídico para intervenir o evitar la solicitud del concurso: tras negar la ayuda económica no puede hacer prácticamente nada para salvarse del ‘tsunami’ que éste va a provocar. Su única opción es esperar el golpe y después tratar de limitar los daños. La duda que surge es si tras Fagor, la situación de Eroski puede asestarle otro hachazo a Mondragón.

Cierre supermercadosLa cadena de supermercados también arrastra una deuda que se agrava con la caída del negocio en los últimos años. Todavía no se ha recuperado del elevado precio pagado por la compra de Caprabo, anunicada en 2007 y formalizada en 2008. El último ejercicio que no cerró en números rojos fue en 2007 y en los últimos cinco años acumula una pérdida de 386 millones, de los que 121 corresponden a 2012. Eroski consiguió en enero un aplazamiento del vencimiento de los préstamos hasta 2017. Es la segunda refinanciación de la cadena.

El declive del negocio de Eroski provocó que en noviembre de 2011 se tomase la decisión de ingresar el capital que les correspondía a los socios a su jubilación no en un solo pago, sino reintegrarlo a plazos en un periodo de cinco años. La medida, que ya soliviantó a los cooperativistas hace dos años, se ha convertido ahora en motivo de preocupación ante la posibilidad de que se produzca una quita.

Mondragón (MCC) se encuentra en una difícil disyuntiva. La quiebra de Fagor, que se formalizará en los próximos días, obliga a la corporación a recolocar al máximo número de socios del fabricante. Esto tendrá un impacto directo en el resto de cooperativas, que han trasladado esta semana su capacidad de reabsorción de trabajadores para iniciar cuanto antes el proceso. La presentación del concurso prevista para este viernes se ha retrasado unos días por las negociaciones que se están manteniendo en las últimas horas para salvar Edesa, donde se escenifica la batalla política entre PNV y Bildu.

PNV Eroski
El redactor recomienda