PRESENTACIÓN DE LA CAMPAÑA EN MADRID

Sánchez insiste en su plan: pide una mayoría amplia que derribe el "muro del bloqueo"

'Ahora sí' es el lema elegido por el PSOE para esta recta final del 10-N. El presidente se presenta como víctima del "afán" de las derechas, los independentistas y la "pretendida izquierda" por frenarle

Foto: El presidente en funciones y candidato socialista, este 28 de octubre en el Novotel Madrid Center. (EFE)
El presidente en funciones y candidato socialista, este 28 de octubre en el Novotel Madrid Center. (EFE)

En apenas 11 minutos resolvió Pedro Sánchez la presentación de su campaña para el 10 de noviembre. Un discurso con el que venía a sintetizar la estrategia por la que su equipo ha venido apostando desde el primer momento y que también se condensa en el eslogan de estas generales: 'Ahora sí'. O sea, este es el momento para que España tenga un Gobierno "fuerte", sólido, no "provisional". El PSOE reclama para sí una mayoría amplia, "reunir tantas fuerzas como sea posible" para batir al "frente del bloqueo", a ese "muro" de los demás, todos los demás, desde los independentistas a la "pretendida izquierda" de Unidas Podemos contra él.

Sánchez, pues, se erige como una víctima de los demás. Y por eso pide manos libres. Es el relato con el comparece ante los electores este 10-N y el que este lunes apuntaló una vez más en una intervención que quizá pecó de desapasionada, en la que estaba rodeado, como en actos de este tipo anteriores en Madrid, del estado mayor del partido y del Ejecutivo.

El presidente pintó primero una España para los próximos 10 años en las que se hayan mitigado las principales desigualdades, se haya superado la "crisis de convivencia" en Cataluña, se haya frenad los efectos del cambio climático. Una España que haya sufrido transformaciones "profundas", sin brecha salarial, en la que el machismo criminal haya sido "acorralado" o en la que haya salarios "dignos" y "estables", o medios y recursos para la ciencia, la cultura y la investigación. Una España, siguió, que haya logrado dejar "atrás" la "angustia del paro y la precariedad" o en la que las pensiones sean "seguras" y estén "garantizadas".

Sánchez presume de que el PSOE tiene "proyecto", "equipos" y la "presencia territorial para vertebrar España". "Nadie más lo tiene", incide


Esa España, defendió Sánchez, no es una "fantasía irrealizable" ni un "objetivo remoto", pues está "al alcance de la mano" en una década. Pero se han de cumplir tres condiciones. Uno, "recuperar la confianza". Dos, "lograr un periodo de estabilidad" que permita avanzar con "fortaleza" y tres, "formular un proyecto común, que movilice todas las energías". Un proyecto "ambicioso", que tenga "concreción y acción". "Confianza, estabilidad y proyecto de Gobierno. Eso es lo que necesita España en este nuevo tiempo histórico. Ahora".

Como en otras ocasiones, el presidente presumió de que el PSOE tiene "proyecto", "equipos capaces de llevarlo adelante" y la "presencia territorial para vertebrar España". "Nadie más lo tiene", insistió.

El marco de las primarias

Esa es, pues, la fortaleza que el PSOE quiere proyectar de sí mismo. Y enseguida el candidato hiló con lo que tiene enfrente. Un todos contra uno. Porque "las otras fuerzas políticas consumen su tiempo en atacar al Partido Socialista", porque carecen de un "proyecto de país". "Su proyecto no va más allá de las próximas dos semanas y se limita a esto: frenar al Partido Socialista, impedir que gobierne".

El presidente remarca que España necesita un Ejecutivo sólido para hacer frente a la crisis en Cataluña o abordar el parón económico

Sánchez incidió en que esa "labor" de bloqueo se hallán con "afán" las "tres derechas, con mayor o menor nivel de estridencia". "Encontraréis también a los independentistas, que quieren cualquier cosa menos un Gobierno fuerte y estable en España y saben que ese Gobierno solo puede liderarlo el Partido Socialista. Y encontraréis, y esto es lo más original, a una pretendida izquierda que une sus votos a las derechas y a la ultraderecha para impedir una y otra vez un Gobierno progresista". Derechas, Unidas Podemos y separatistas comparten, a juicio del PSOE, ese mismo objetivo: impedir que Sánchez permanezca en la Moncloa. Es la lectura del PSOE. Es el marco favorito para los estrategas del presidente: presentarle como víctima de los demás. Es el que le funcionó en las primarias de 2017. Los socialistas aprovechan también la acentuación de las críticas por parte de Pablo Iglesias en las últimas semanas. Ahora se refiere a la formación morada como la "pretendida izquierda". Nada menor esa calificación.

Sánchez insiste en su plan: pide una mayoría amplia que derribe el "muro del bloqueo"

Para Sánchez, en ese "frente del bloqueo" participan "muchos y muy distintos", "con metas distintas, pero con un único objetivo": "No aspiran a gobernar. Ni tienen proyecto, ni tienen equipos ni tienen presencia en toda España. Su aspiración es que no gobierne el PSOE". Y, eso, que no gobierne el PSOE, es lo que "les conviene a ellos", pero no a España, insistió, presentando la suya como la única opción viable y útil.

El presidente, durante su intervención, leída con ayuda de 'teleprompter' —instrumento que había desaparecido por cierto de la escenografía reciente del líder socialista–, alegó que España necesita "un Gobierno fuerte para superar la crisis de convivencia en Cataluña", un Ejecutivo "solvente" que haga frente al enfriamiento económico, un Gabinete "progresista" porque las metas de país se conquistarán solo "avanzando", y no "retrocediendo". Un Gobierno que "con diálogo y determinación se ponga manos a la obra para proteger a España de las amenazas" que acechan y que impulse las "transformaciones" necesarias.

Las "amenazas" que acechan España

A juicio de Sánchez, y frente al consenso de las encuestas, que dibujan un PSOE estancado —en el mejor de los casos— o a la baja, "son ya mayoría los ciudadanos que, más allá de las siglas y los partidos, quieren que el 11 de noviembre España amanezca con un Gobierno". No un Ejecutivo "provisional" ni en "funciones", sino "fuerte", "unido" y "estable". Es otra forma de decir que no quiere una coalición de la manera en que la concibe Unidas Podemos, porque aunque coinciden en políticas sociales, discrepan de manera abismal en la cuestión territorial.

"Hay un camino. Y hay una oportunidad. Y el momento es ahora. Ahora sí. Ahora, de verdad, sí", remacha el candidato, llamando al voto útil

El jefe del Ejecutivo se presenta casi como la opción menos ideológica, más transversal. Como la "moderación" en tiempos de zozobra, al que pueden votar españoles de distintos espectros. A esos ciudadanos "que ponen el interés de España por delante de las siglas" les pide Sánchez que le "ayuden a sacar a España del bloqueo".

Pedro Sánchez, durante su intervención, este lunes. De fonto, su director de Gabinete, Iván Redondo (d), y el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños, este 28 de octubre en el Novotel Madrid Center. (EFE)
Pedro Sánchez, durante su intervención, este lunes. De fonto, su director de Gabinete, Iván Redondo (d), y el secretario general de la Presidencia del Gobierno, Félix Bolaños, este 28 de octubre en el Novotel Madrid Center. (EFE)

El candidato pide a los españoles que le ayuden, en definitiva, a derribar ese "muro" que impide al país "defenderse de las amenazas" que planean sobre él: la crisis en Cataluña, la ralentización económica (ya no aparece el Brexit, por razones obvias). Sobre la primera no se explayó ni quiso deslizar ningún mensaje nuevo: se trata de apartar las posiciones "extremistas e intolerantes", que estas queden reducidas "a lo que siempre fueron: una minoría". Se trata, siguió, de trabajar por una "España integradora de identidades plurales que encuentren su cauce de expresión en las instituciones y las leyes", una España que asuma su "pluralidad y diversidad", en definitiva.

Sánchez pide a los votantes derribar esa frontera del todos contra él. "Un muro que nos impide avanzar rápido en justicia social, en igualdad de género, en el combate contra el cambio climático, en transformación tecnológica... Ese muro es el bloqueo. Y solo hay un camino para derruir ese muro: reunir tantas fuerzas como sean posibles para que el día 11 de noviembre amanezca con un Gobierno progresista fuerte, unido y estable". Es lo que lleva pidiendo desde el primer día: una mayoría amplia. La que no conceden por ahora las encuestas.

"Hay un camino. Y hay una oportunidad. Y el momento es ahora. Ahora sí. Ahora, de verdad, sí", remachó, clavando el eslogan de su campaña, que conecta con el 'Ahora, Gobierno. Ahora, España' con que inauguró la precampaña. Sánchez estaba haciendo una llamada al voto útil, a concentrar todas las papeletas en la formación que, como insiste en cada entrevista, puede ganar las elecciones.

El presidente remata la precampaña este martes, en Palencia y Santander, y miércoles, en Barcelona. El jueves abre el camino final del 10-N en Sevilla. Tras pasar por Euskadi, La Rioja y Navarra (el día 1), Valencia (el 2), Extremadura y Asturias (el 5), Andalucía (el 6) y Aragón (el 7), el candidato echará el telón en Madrid y Barcelona, como ya avanzó este diario.

Un eslogan previsible y un estilo más presidencialista aún

'Ahora sí' es el eslogan elegido por el PSOE para este 10-N, y el que ya colgaba este lunes desde la sede de la calle de Ferraz. Un 'claim' que traza un hilo de completa continuidad con el utilizado en precampaña, 'Ahora, Gobierno. Ahora, España', con el que pretendía ya centrar el mensaje en la necesidad de ampliar la mayoría socialista. Lo que pretende trasladar el nuevo lema es que ya no hay tiempo que perder y que 'ahora sí' toca formar Gobierno, sin mayor dilación. 

El eslogan se acompaña de una imagen del presidente. De nuevo, un primer plano (no tan cortísimo como el de la campaña del 28-A), y esta vez en color, y no en blanco y negro. Pedro Sánchez sale con camisa blanca y corbata oscura. 

Esa imagen es la que también se explota en el 'spot' del 10-N. Presidente con camisa blanca (arremangada) y corbata azul oscuro, como el pantalón de traje. Se quiere trasladar la estampa de un jefe del Ejecutivo en acción. Pero en esta ocasión él es el protagonista absoluto del vídeo. Y es él el que se dirige directamente al votante: "El 10 de noviembre tenemos una gran oportunidad, que es la formar de una vez por todas un Gobierno progresista, fuerte, estable para los próximos cuatro años. Un Gobierno que nos una a todos frente a los que intentan separarnos, o frente a los que quieren volver al pasado, el que ve a ser referente en la igualdad entre hombres y mujeres y no tolera la violencia de género". 

 

Un Ejecutivo, sigue, que culminará la transición ecológica y que luchará contra el cambio climático, que crea empleo "de calidad" y no deja "atrás" a sus mayores, el que ofrece a los jóvenes el "futuro que han soñado". "Hagámoslo", apremia Sánchez. "Ha llegado el momento, porque ese momento es ahora. Ahora sí", concluye el 'spot'. 

 

El eslogan no es, ni de lejos, tan controvertido como el empleado el 28-A, 'Haz que pase', que se prestó a todo tipo de memes y que no gustó a parte de la cúpula. Entonces se trataba de vender ilusión. Ahora, el PSOE insiste en que lo prioritario es armar un Ejecutivo con Sánchez como presidente, puesto que su posición de fuerza ganadora no se discute. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios