PRESENTACIÓN DE LA CAMPAÑA OFICIAL

'Haz que pase', el lema del PSOE para llamar a una "extraordinaria movilización" el 28-A

"Que la abstención no nos robe el futuro", subraya el presidente en la puesta de largo del viaje final hacia las generales, en la que vuelve a reclamar un gran apoyo para dar "estabilidad" al país

Foto: Pedro Sánchez, en la presentación de la campaña del PSOE para las generales del 28-A, este 2 de abril en el WiZink Center de Madrid. (EFE)
Pedro Sánchez, en la presentación de la campaña del PSOE para las generales del 28-A, este 2 de abril en el WiZink Center de Madrid. (EFE)

A poco más de una semana de que arranque la campaña oficial de las elecciones del 28-A, y con unas encuestas que soplan, todas, a favor, el mensaje del PSOE es ya casi único. Participación máxima. Solo con una movilización brutal del electorado podrá conseguirse que Pedro Sánchez pueda armar un Gobierno "fuerte" y que dependa de sus fuerzas. Nada de confiarse en los sondeos y machacar en el poder transformador del voto para construir la España que "avance" y no retroceda. Todo eso está en 'Haz que pase', el lema elegido por el PSOE para el viaje final hacia las urnas. Un eslogan que busca ese "extraordinario esfuerzo de movilización" que pide el presidente del Gobierno.

Realmente, el principal temor que anida en Ferraz es el de que los votantes piensen que está todo hecho, que el PSOE está en estado de gracia y nadie puede arrebatarle la victoria. El miedo es, por tanto, la abstención de los suyos, justo lo que lo ocurrió en Andalucía y lo que hizo que PP, Ciudadanos y Vox sumaran mayoría absoluta, una advertencia que Sánchez y su equipo incorporan en todos los mítines. Y el que late bajo ese 'Haz que pase' que el PSOE presentó este martes y vistió de largo en un acto protagonizado por el jefe del Ejecutivo.

Él es, desde luego, el foco de la campaña socialista. El que aparece en la cartelería electoral en las calles y plazas de todo el país, el que cierra el 'spot' oficial que se proyectará millones de veces en las televisiones. Porque el PSOE quiere centrar toda la atención en él. En Pedro Sánchez, convencido de que suma más que la marca y es el principal agente movilizador. La dirección ha querido incluso que la imagen de campaña del líder sea un primerísimo blanco en blanco y negro, con gesto serio, presidencial, con corbata, recuperando un estilo que ya usó en anteriores comicios y en su camino de primarias de 2017.

Ferraz hizo de Sánchez este martes la absoluta estrella en el acto en la sala Truss del WiZink Center de Madrid, de nuevo rodeado por la plana mayor de su dirección, casi todos sus ministros, parlamentarios, cargos nacionales y autonómicos y candidatos. Le telonearon cinco ciudadanos que representaban a distintos sectores sociales —una viuda granadina, una ganadera trashumante, un emprendedor gallego, una pedagoga feminista malagueña y una joven estudiante madrileña—, que dibujaron 'La España que quieres', el lema que ha utilizado el PSOE en las últimas semanas y que ahora tiene su continuidad en este 'Haz que pase'.

"Hay que hacer que ese nuevo tiempo llegue. Somos los únicos que representan la ecuación del éxito: estabilidad, transformaciones y futuro", dice


"Es el principio de un nuevo tiempo, y hay que hacer que ese tiempo llegue", proclamó Sánchez. "España necesita cuatro años de estabilidad para poder abordar las transformaciones del futuro. Si no hay estabilidad, no se van a poder lograr las transformaciones, y si no hay transformaciones, correrá riesgo ese futuro. Somos los únicos que representan la ecuación del éxito: estabilidad, transformaciones y futuro", argumentó, en la línea de anteriores discursos suyos, en los que hace hincapié en que solo el PSOE garantiza la "estabilidad".

Nunca dar "una batalla por perdida"

Es la hora, dijo, de "construir el futuro, de sumar voluntades, de unir desde la diversidad a todas las gentes de nuestro país", "construir para que con el poder del voto España vuelva a contar con un Gobierno fuerte que garantice las transformaciones desde la estabilidad necesaria, un proyecto común, de país". Sánchez subrayó que toda elección conlleva una decisión, y para el 28-A la disyuntiva es, a su juicio, entre "avanzar o retroceder", entre "futuro o pasado", entre "progresar o la involución", y la de los socialistas es la apuesta por el "futuro", por la "España en la que caben todos" y no en la que solo caben "los que quieren volver al peor de los pasados", la de PP, Cs y Vox.

La elección es "avanzar o retroceder", "progreso o involución", una España en la que quepan todos o solo los que quieren "el peor de los pasados", reitera

El presidente insistió en que España no tiene un "camino fácil", porque "no es una isla en sí misma", porque depende de muchos factores ajenos, pero ha demostrado que cayó y ha sabido ponerse "en pie en muchas ocasiones", nunca "dio una batalla por perdida", encontró su lugar en el mundo "conquistando nuevos derechos y libertades y siendo referentes en la lucha por la igualdad". "Para que España no se pare es para lo que pido un esfuerzo extraordinario de movilización el 28 de abril. Que la abstención no nos robe el futuro —concluyó, en la parte central de su discurso—. Logremos esa España competitiva y solidaria, cohesionada y sostenible, abierta y tolerante. Hagamos que llegue esa España que queremos. Hagamos que ocurra. Hagamos que pase. Haz que pase".

'Haz que pase', el lema del PSOE para llamar a una "extraordinaria movilización" el 28-A

El presidente hizo hincapié en que "todo" está en la mano del votante, del ciudadano. Y ahora tiene la oportunidad de "pasar a la acción", "hacer que ocurra". "Urnas llenas" significa "futuro, ilusión, esperanza", y urnas vacías, "involución, frustración y crispación".

Pedro Sánchez, con José Luis Ábalos, Cristina Narbona, Adriana Lastra, Carmen Calvo y la mayor parte de su Gobierno, este 2 de abril en el WiZink Center de Madrid. (EFE)
Pedro Sánchez, con José Luis Ábalos, Cristina Narbona, Adriana Lastra, Carmen Calvo y la mayor parte de su Gobierno, este 2 de abril en el WiZink Center de Madrid. (EFE)

El PSOE acelera así hasta una campaña que pretende sin riesgos, y en la que su obsesión es no cometer errores que corten en seco la trayectoria ascendente que pintan las encuestas, ahora convertidas en un potencial enemigo. Como explicó la dirigente catalana Laura Ballarín, la presentadora del acto en el antiguo Palacio de los Deportes de la capital, los socialistas pretende lanzar una campaña "en positivo", con un "mensaje movilizador", el 'Haz que pase', un "llamamiento a hacer realidad 'La España que quieres', potente, para que nadie se quede casa". "No vamos a atacar a nadie", prometió.

"Haz que pase'. Eso es precioso. Es de 'Titanic", recuerda Celaá, al ser preguntada por un lema que pretende ser un "mensaje movilizador" en sí mismo

Porque el principal rival es, por tanto, la abstención que pueda facilitar la suma de las derechas. En el PSOE se respira ilusión y optimismo, por primera vez en mucho tiempo —llevaba encadenando derrotas desde 2009—, y todos cruzan los dedos para que nada se tuerza. Ahora en el tirón final la cúpula quiere apretar al máximo con la ayuda del eslogan elegido. "Haz que pase'. Eso es precioso. Es de 'Titanic'", evocó la portavoz del Gabinete, Isabel Celaá. Sí, un imperativo análogo al 'Make it count' de la oscarizada película de James Cameron. Ella misma lo explicó. Pero lo peor para el PSOE sería recordar cómo acabó el transatlántico de lujo en 1912. Hundido en el mar. "No miramos los finales, sino la historia de amor, cuando él [Leonardo di Caprio] le dice a ella [Kate Winslet] 'haz que pase, haz que cuente". Del cine a la campaña. Quizá sea lo más cinematográfico de un viaje a las urnas que el PSOE quiere plano y sin sobresaltos.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios