nueva fecha dada por Bruselas

La UE garantiza que no habrá Brexit el 31-O y aprueba la prórroga hasta el 31 de enero

Los embajadores permanentes ante la UE garantizan al Reino Unido una prórroga de tres meses en el Brexit para facilitar unas elecciones generales

Foto: Donald Tusk en el Europarlamento. (EFE)
Donald Tusk en el Europarlamento. (EFE)

Los Veintisiete se han visto obligados a deshacer una de sus máximas durante todas las negociaciones del Brexit: "Los problemas generados en Londres no los puede resolver Bruselas". Pero ante el bloqueo absoluto en Westminster los embajadores permanentes de los Estados miembros ante la UE han decidido aprobar una prórroga de tres meses al Brexit, lo que facilitará unas elecciones generales en el Reino Unido.

Así lo ha confirmado en un mensaje en la red social Twitter el presidente del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk. "La UE ha acordado que aceptará la petición británica de una flextensión del Brexit hasta 31 de enero de 2020. Se espera que la decisión se formalice a través de un procedimiento escrito".

Jerga del Brexit en su máximo esplendor: 'flextensión'. ¿Qué es? Una prórroga del Brexit que puede terminar en distintas fechas, y que, eso sí, tiene un límite en el 31 de enero de 2020, que es la fecha que la ley Benn obligaba a pedir al primer ministro Boris Johnson si no lograba que se votara el acuerdo del Brexit en el Parlamento británico el pasado 19 de octubre.

Eso significa que la extensión puede terminar en tres fechas: primero el 1 de diciembre de 2019, en caso de que Westminster apruebe la legislación necesaria durante el mes de noviembre, otro el 1 de enero de 2020 en caso de que la norma pase todo el proceso parlamentario antes de las Navidades, y el último el 1 de febrero de 2020.

El objetivo de una prórroga hasta enero, y no con caducidad anterior, es evitar un Consejo Europeo 'in extremis' que tenga que volver a lidiar con la guillotina de un Brexit sin acuerdo, independientemente de que haya o no elecciones en el Reino Unido. "No vamos a provocar una nueva crisis dentro de un mes para ver si podemos o no ampliar, vamos a dar bastante margen para que la ratificación se produzca tanto si hay proceso electoral como si no", asegura una fuente diplomática.

La extensión puede terminar en tres fechas: 1 de diciembre de 2019, 1 de enero de 2020 y, por último, el 1 de febrero de 2020

Esta decisión de la UE llega solo unas horas antes de que el Parlamento británico vote sobre la convocatoria de elecciones generales antes de las Navidades. Varios grupos parlamentarios, y en general casi todo el arco político, había puesto sobre los hombros de Bruselas la decisión final de la convocatoria de comicios: si aprobaba la extensión, habría elecciones. Y la UE odia los focos, la atención.

El 'premier' británico. (Reuters)
El 'premier' británico. (Reuters)

Los embajadores permanentes ante la UE se reunieron el viernes pasado con la intención de valorar una vez la petición británica, que llegó de forma más bien extraña el pasado 19 de octubre: una carta sin firmar de Johnson, una fotocopia de la ley Benn, y una carta, esta sí, firmada por el primer ministro británico, señalando por qué no le parecía correcto que la UE aceptara la prórroga que él mismo estaba pidiendo.

Fue una reunión en la que todos los embajadores estaban de acuerdo en que aprobarían una prórroga, que lo harían casi con toda seguridad hasta el 31 de enero de 2020, pero que dejarían pasar el fin de semana, dejarían reposar las cosas.

Según explicó una fuente diplomática tras el encuentro, todo parecía apuntar a que la UE esperaría a que se produjera la votación en Westminster. "Hay que ver el procedimiento, hay una serie de evoluciones en el Reino Unido y hay que observarlas. No tenemos por qué hacerlo hoy, nos reunirnos a principios de la semana que viene, el lunes o el martes", señaló entonces el diplomático.

Candidato británico a la Comisión Europea

La realidad es que la UE ha tenido que enfrentar una de sus máximas, la de que los problemas de Londres no los resuelve Bruselas, con otra de sus leyes sagradas durante la negociación defendidas muchas veces por Tusk: un Brexit sin acuerdo nunca será la decisión de los Veintisiete. Y, obviamente, ha ganado la segunda.

Además, el texto aprobado este lunes por los embajadores, que tiene que ser enviado a Londres, que debe aceptarlo o rechazarlo antes de que termine su formalización y complete el proceso jurídico, incluye una referencia sobre la necesidad de que el Reino Unido envíe un candidato a la Comisión Europea: las normas europeas establecen que todos los Estados miembros deben tener un miembro en el Ejecutivo comunitario.

Ahora la UE seguirá con atención la situación en Londres y algunas voces esperan que los laboristas se muevan: "Si dices que no a la ratificación, me parece difícil que nadie entienda que diga que no también a las elecciones", asegura una fuente diplomática.

Las elecciones deberían desbloquear la situación. Si los conservadores ganan y se establece una nueva mayoría en el Parlamento, Johnson debería ser capaz de lograr la aprobación de su acuerdo del Brexit. Si ganan los laboristas, muchas voces en la UE señalan que no ven la necesidad de una renegociación: "La discusión política con los Laboristas (que señalan que quieren una unión aduanera) es sobre la relación futura, no sobre el acuerdo de salida".

Europa

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios