28 de abril

'Vota por favor' vs. 'Yo no voto': la pelea por la participación en las elecciones generales

Las elecciones generales están a la vuelta de la esquina: el próximo domingo, 28 de abril, se celebrará una jornada electoral en la que por ahora

Foto:
Autor
Tiempo de lectura4 min

Las elecciones generales están a la vuelta de la esquina: el próximo domingo, 28 de abril, se celebrará una jornada electoral en la que por ahora Pedro Sánchez parte como favorito para regresar a la Moncloa, aunque solo lo haría (a día de hoy) con la ayuda de Podemos y PNV. Este lunes se celebra el primero de los dos debates a cuatro que tendrán lugar en la última semana de campaña electoral, en los que los convencidos reafirmarán su elección y los partidos tratarán de atraer a esos miles de incedisos que no tienen claro todavía su voto. Ahí es donde está la verdadera pelea.

Y esa pelea se ha trasladado, cómo no, también a las redes sociales. En las últimas semanas han aparecido en Twitter dos perfiles cuyo objetivo es el mismo, influir en la participación de este 28 de abril; pero cuya finalidad es claramente distinta: unos buscan una participación masiva, otros optan por la abstención. Se trata de 'Yo no voto' y 'Vota, por favor', dos cuentas de Twitter creadas recientemente y que hacen su particular campaña electoral.

'Yo no voto', por la abstención

A pesar de que se creó antes (en marzo de este mismo año), la cuenta @yonovotoYNV tiene todavía muy pocos seguidores, menos de 80 a la hora de publicar este artículo. Desde su página web aseguran que los creadores de esta iniciativa no pertenecen a ningun partido político y que su propósito es "contribuir a la deslegitimación del régimen político actual" para que nazca otro sistema en el que existan "la representación y la separación de poderes". "La abstención política es un medio pacífico para ocasionar y aumentar dicha deslegitimación", aseguran. La semana pasada salió a la luz una iniciativa basada en la abstención en el 28A un tanto curiosa: los cerca de 800 habitantes de un pueblo de Murcia, Benizar, denuncian el abandono de lo rural con una campaña en la que han decidido no votar.

[Benizar, el pueblo que decidió no votar en las elecciones generales]

La abstención es una manera de participar en un proceso electoral sin realmente participar. Esto ocurre cuando una persona mayor de edad inscrita en el censo electoral no ejerce su derecho a votar, por diferentes motivos, acción que en ningún caso está penalizada, ya que en España no existe la obligación del voto. Sin embargo, al no sumar al recuento no afecta en ninguna medida en los resultados. Desde este perfil critican, precisamente, la iniciativa de su 'rival en las redes', asegurando que "votar en una 'partidocracia' no sirve para elegir representantes ni para elegir presidente del Gobierno", que en España no existe una separación de poderes real y que "ek sistema de listas impide la representación".

'Vota, por favor', por la participación

En el otro lado se encuentra 'Vota, por favor', otra iniciativa que, a diferencia de ésta, se creó durante este mismo mes de abril y al ser mucho más activa en redes sociales cuenta con más adeptos: @vota_por_favor tiene, a la hora de publicar este artículo, más de 1.500 seguidores en Twitter. En este caso cuentan con diferentes artistas que se han sumado a la iniciativa con sus propias viñetas pidiendo participar en las elecciones generales, e insisten en la necesidad de votar para evitar que la extrema derecha llegue al poder.

Para estas elecciones, una participación masiva (por encima del 78%) podría tener como resultado una alta polarización del voto, según un análisis de Electomania elaborado 'ex profeso' para los comicios del 28 de abril. Esta situación ya se vio en las elecciones del 21 de diciembre de 2017 en Cataluña, cuando se alcanzó un 'récord' histórico, más de un 81% de participación, pero los comicios estuvieron caracterizados por una fuerte polarización del electorado.

Desde 2004, hay una relación bastante directa entre participación electoral y triunfo de la izquierda: en aquellas elecciones, muy influidas por la segunda legislatura de José María Aznar (con la guerra de Irak, la crisis del Prestige o el resurgimiento de la cuestión catalana), antes del 11 de marzo, la participación superó el 75%, la más alta alcanzada desde entonces. La izquierda (PSOE e Izquierda Unida) obtuvo 12,3 millones de votos, frente a los 9,7 millones del Partido Popular, entonces hegemónico en el centro-derecha. Cuatro años después, en 2008, la suma del PSOE e IU fue muy similar: 12,2 millones, por encima de los 10,2 millones que logró el PP, también en solitario, con una participación por encima de la media: el 73,85%.

En el caso de la izquierda, estas cifras son muy relevantes porque marcan su techo electoral, algo más de 12 millones de votos, mientras que reflejan que la derecha —cuando el bipartidismo era hegemónico— nunca ha ganado (salvo en 1996) con una elevada participación electoral.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios