Récord histórico en las elecciones del 21-D con más de un 81% de participación

Con el 52,3% de los votos escrutados, la participación ha superado el 81% en unos comicios caracterizados por una fuerte polarización del electorado

Foto: La participación cae en los feudos 'indepes' y sube en los núcleos constitucionalistas. (EFE)
La participación cae en los feudos 'indepes' y sube en los núcleos constitucionalistas. (EFE)

Récord histórico de participación en las elecciones catalanas. Con el 99,89% de los votos escrutados, la participación ha alcanzado el 81,94% en unos comicios caracterizados por una fuerte polarización del electorado. La gran movilización electoral, que ya habían augurado la mayoría de las encuestas, ha logrado batir incluso el récord de participación entre todas las contiendas electorales celebradas en España, el 79,9% de las generales de 1982.

El segundo avance de participación en las elecciones catalanas de este jueves ya apuntaba a una cifra récord de asistencia a los colegios electorales. A las 18 horas, la participación superaba en más de cinco puntos el dato registrado a la misma hora en los comicios de 2015. De la participación del 63,12% que se registró entonces se pasaba al 68,3%. La cifra corrige con una enorme subida el descenso que se había registrado en el primer avance de participación, a las 12 horas, cuando el número de votantes había descendido 0,41 puntos con respecto a los comicios de 2015, pasando del 35,1% que se registró entonces a un 34,6%.

Si en el primer avance se apreciaba un avance de la participación en feudos tradicionales de los partidos constitucionalistas y un descenso en las plazas mál fieles al movimiento secesionista, en el segundo avance se detectaba un incremento generalizado de la participación en el conjunto del territorio catalán, aunque las zonas menos independentistas continúan manteniendo una ligera ventaja. En la ciudad de Barcelona, la participación subió 7 puntos, del 62,6% al 69%. Por barrios, en Sarrià-Sant Gervasi aumentó del 65,9% al 73,7%, más de siete puntos. En Les Corts pasó del 66,6% al 73,7%, también más de siete puntos. Por otro lado, en Ciutat Vella, feudo tradicional del PSC, avanzó desde el 49,6% al 57%, casi ocho puntos. Y en el Eixample, creció del 64,5% al 70,8%.

[Siga en directo las elecciones de Cataluña]

Dentro de la provincia de Barcelona, en L'Hospitalet de Llobregat —segundo municipio—con gran presencia de PSC y Ciudadanos, subió del 59,2% al 66,2%. Sobre el resto de principales ciudades; Badalona (del 61 por ciento al 66), Terrassa del 62,2 hasta el 67, y Sabadell del 64,9 al 70. En cuanto a otros municipios como Castelldefels, donde Ciudadanos ganó las elecciones de 2015, la participación aumentó del 61,8% al 67,7%. En Cornellà, aumentó de 60,3% a 66,2%, casi seis puntos. En Esplugues de Llobregat, también plaza de Ciudadanos, creció del 61,8% al 68,6%. En Franqueses del Vallès, donde ganó el 27-S Junts pel Sí con un 37% de los votos, la participación también subió, en concreto, del 61,4% al 68,6%. En Gironella, otro municipio de Barcelona en el que arrasó Junts pel Sí con el 66% del voto, pasó del 69,5% al 72,2%. En Manlleu, donde también arrambló el 27-S la candidatura independentista con un 59%, aumentó del 67% al 69,2. En Vic, el municipio barcelonés de Marta Rovira, en la lista de ERC, pasó del 68,2% al 70,4%. Y en Berga, zona cero del secesionismo, con alcalde de la CUP, la participación pasó del 68,1% al 70,1%.

En Girona capital, enclave independentista, la participación aumentó del 65,1% al 69,7%. Y en la provincia, en Olot, donde arrasó Junts pel Sí con el 66% del voto, en el que este jueves pasó la participación del 67,9% al 69,6%. En Figueres, también feudo secesionista, aumentó igualmente del 57,7% al 62,7%.

En Tarragona capital, donde el 27-S ganó Junts pel Sí pero muy cerca de Ciudadanos, la participación subió del 62,5% al 68,9%, casi tres puntos. Dentro de la provincia, en Reus pasó del 62,1% al 67,2%. En Tortosa, también de Junts pel Sí, se incrementó del 58,5% al 64%. Y en Salou, feudo de Ciudadanos, ascendió del 56% al 61,7%.

Por su parte, en Lleida, donde ganó Junts pel Sí, el porcentaje de voto también se incrementó desde 58,5% al 66,6%. En Solsona, donde Junts pel Sí obtuvo en 2015 un 65% y la CUP logró un 10%, la participación creció del 64,8% al 67,5%.

Las oscilaciones también se aprecian en enclaves simbólicos de estos comicios. En Sant Julià de Ramis, el municipio gerundense en el que residía Carles Puigdemont y en el que trató de votar en el referéndum del pasado 1-O, la asistencia a los centros de votación subió siete puntos, del 68% al 75%. Del mismo modo, en el pueblo del que fue alcalde Oriol Junqueras, Sant Vicenç dels Horts, en la circunscripción de Barcelona, en 2015 a las 18 horas había votado el 63,5% de los electores y en 2017 depositaron su papeleta el 67,9%.

Los datos revelan que se produjo una reacción desde las 12 horas en los feudos tradicionales del independentismo. Con todo, la movilización siguió siendo mayor en términos generales en las zonas con mayor presencia de los partidos del bloque constitucionalista.

Elecciones Catalanas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios