NOVENA OLA DEL 'TRACKING' DE EL CONFIDENCIAL

El PSOE llega a la recta final primero, pero necesitaría a Podemos y PNV para gobernar

La ligera caída de Sánchez (29,8% y 129 escaños) se compensaría con la subida de Iglesias. Con Compromís y los nacionalistas vascos, llegarían a los 176 escaños, por los 153 de PP, Cs, Vox y Na+

Foto: Pedro Sánchez, con sus compañeros del PSE Odón Elorza (2d) y Ernesto Gasco, el pasado 19 de abril en San Sebastián. (EFE)
Pedro Sánchez, con sus compañeros del PSE Odón Elorza (2d) y Ernesto Gasco, el pasado 19 de abril en San Sebastián. (EFE)

Llegó. Llegó la semana decisiva de este largo camino hacia las generales del 28 de abril. Y el jinete que continúa corriendo primero es Pedro Sánchez. El PSOE ganaría las elecciones del próximo domingo, con bastante holgura sobre el resto de fuerzas, aunque necesitaría apoyos para gobernar. Con Unidas Podemos, Compromís y PNV, alcanzaría la mayoría absoluta, aunque muy por los pelos, por lo que en un escenario ligeramente más pesimista para el presidente del Gobierno debería recurrir a los independentistas catalanes para mantenerse en la Moncloa. Las derechas de PP, Ciudadanos y Vox, por su parte, sentarían a 151 diputados, muy lejos de los 176 necesarios para superar la investidura en primera vuelta. No obstante, hay que tomar los cálculos con enorme prudencia, por el alto número de abstencionistas e indecisos y porque en una veintena de provincias las distancias son tan cortas que hay varios escaños en disputa, y por tanto pueden ayudar a construir una mayoría u otra.

El 'tracking' de IMOP Insights para El Confidencial alcanza su novena y última oleada. Este lunes es el último día en que la Ley Electoral permite la publicación de sondeos. Esta es la última foto fija que puede difundirse antes del 28-A. Una foto útil, sin duda, pero que obviamente no puede recoger el impacto de los dos grandes eventos de una campaña anodina y atravesada por la Semana Santa: los dos debates a cuatro, en RTVE y Atresmedia. La campaña, de hecho, se concentrará en esas 48 horas, y con la discusión pública sobre ese doble asalto que se extenderá en los días posteriores se llegará a la jornada de reflexión. Lo que se ofrece en esta última entrega, por tanto, no es un pronóstico de resultados, porque España entra en una semana decisiva en la que se acabará decantando el voto y que estará muy influida por el desarrollo de los debates, llamados a ser, por sus previsibles grandes audiencias en 'prime time', el punto de inflexión de esta trayectoria hacia las generales. El apagón impuesto por la ley impedirá conocer hasta qué punto influyen en la opinión pública el desenvolvimiento de los cuatro principales líderes en los platós. A partir de ahora, los ciudadanos caminarán a ciegas. No los partidos, que podrán seguir haciendo sus 'trackings' diarios.

Sobre una participación estimada del 70%, a medio camino entre la registrada en las generales de 2016 (69,83%) y la de 2015 (73,2%), el PSOE obtendría un 29,8% de las papeletas, y podría lograr 129 diputados, 45 más que hace tres años (y 7,17 puntos más). Como hay varios escaños en disputa en varias provincias, la horquilla de escaños en la que se mueven los socialistas se extiende desde los 123 hasta los 137 parlamentarios. Sánchez baja ligeramente en estimación de voto, ya que en la oleada anterior alcanzaba el 30,4%, y antes el 31%. Así, podría haberle afectado el patinazo de la gestión de los debates, al empeñarse en acudir a un único asalto con sus rivales el 23 de abril en RTVE. Luego, por la presión de la oposición y de los trabajadores de la tele pública, tuvo que rectificar y aceptar un doble encuentro en la corporación y en el grupo dueño de Antena 3, La Sexta y Onda Cero.

Casado avanza ligeramente respecto al punto más bajo de la serie: un 19,8%, por el 15,1% que obtendría Cs, el 14,1% de Podemos y el 10% de Vox

En segunda posición se sigue manteniendo el PP, que en los últimos 'trackings' experimenta una pequeña mejoría, si se tiene en cuenta que se deprimió hasta el 18,6% en la séptima entrega (solo 68 actas). Pablo Casado obtendría hoy un 19,8% de los sufragios, y se movería entre los 68 y 78 diputados, aunque la asignación más probable serían las 75 actas. La caída de los conservadores sería dramática desde 2016: entonces obtuvieron un 33,01% y 137 asientos en el Congreso.

Mejor marca en toda la serie

Ciudadanos alcanza en esta oleada el 15,1% de los sufragios, 51 escaños, aunque el extremo inferior de la horquilla son los 48 parlamentarios y el superior, los 52. La formación de Albert Rivera, pues, se estabiliza en estos últimos 'trackings', y firmaría un cierto crecimiento desde el 13,06% (y 32 sillones en la Cámara Baja) de las generales de 2016.

Unidas Podemos se situaría en la cuarta posición de la tabla, en el 14,1% de las papeletas, por lo que podría obtener 38 representantes, que es su mejor marca en toda la serie. En el escenario más pesimista, sentaría a 35 de los suyos, y en el más optimista, a 42. Pablo Iglesias habría logrado parar la caída desde su reaparición pública, tras la baja de paternidad, aunque el bajón desde 2016 es evidente: su 21,15% y sus 71 escaños de entonces (sumando a Compromís, que ahora concurre por separado) se antojan ahora lejanos.

ERC sería la principal fuerza independentista (13-14 actas), por delante de JxCAT (4-5). El PNV se estabiliza con 6 diputados, y Compromís tendría 3

La quinta fuerza, según el estudio de IMOP, sigue siendo Vox, que se quedaría con un 10% de los sufragios (cuatro décimas más que en la entrega anterior). Entraría en el Congreso con 25 diputados, aunque si nos vamos a la horquilla, fluctuaría entre las 23 y 28 actas.

Entre las formaciones minoritarias, los movimientos son menos perceptibles, pero pueden ser importantes a la hora de configurar mayorías. ERC, con su 3% en el recuento nacional, obtendría 13 representantes, uno menos que en la entrega anterior (la horquilla es de 13-14). La lista del 'expresident' Carles Puigdemont, Junts per Catalunya, se movería entre los cuatro y cinco escaños. El PNV sigue estabilizado en sus seis asientos. EH Bildu conseguiría 2-3 actas, igual que Compromís. Navarra Suma (Na+), la coalición que en la comunidad foral integran PP, Unión del Pueblo Navarro y Ciudadanos, sacaría dos diputados —los dos primeros de la candidatura pertenecen a la formación regionalista, y pasarían al Grupo Mixto—. Coalición Canaria tendría asegurada un acta.

Pacma, BNG y Front Republicà piden paso

Tres fuerzas pugnan por entrar en el nuevo Congreso: el Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (Pacma), con 0-1 escaños; el Bloque Nacionalista Galego (0-2), que absorbería buena parte de los votos que antes fueron a En Marea, y Front Republicà (0-1), la suma de Poble Lliure, Som Alternativa y Pirates de Catalunya.

En 20 provincias, más Ceuta y Melilla, hay un escaño en liza entre una o varias formaciones, que puede cambiar de manos por muy pocos votos

Con estos resultados, PSOE (129), Unidas Podemos (38), Compromís (3) y PNV (6) llegarían a la mayoría absoluta justa: 176 escaños. No le haría a falta Sánchez tirar de la abstención o el apoyo de los independentistas catalanes (ERC y JxCAT). Además, a la cuenta inicial podría sumarse, llegado el caso, el BNG (1). Socialistas y naranjas conforman otra mayoría alternativa: 180 diputados. En cambio, PP (75), Ciudadanos (51) y Vox (25) agrupan a 151 representantes, a los que habría que añadir los dos de la coalición Na+. En cualquier caso, a 23 parlamentarios del umbral necesario.

Pero hay otro dato importante: socialistas y morados llegan, por sí solos, a los 167 escaños, más que las tres derechas juntas. Esto quiere decir que para sacar adelante la mayoría de iniciativas en el Congreso se bastarían ellos mismos, salvo que los nacionalistas y separatistas secundasen la posición de PP, Cs y Vox. José Luis Rodríguez Zapatero gobernó con 164 diputados en su primera legislatura (2004-2008) y 169 en la segunda (2008-2011). PSOE y Unidas Podemos suman el 43,9% de los sufragios, por el 44,9% de las tres derechas.

En 20 provincias y en las dos ciudades autónomas, hay un escaño en disputa por una diferencia inferior a un punto. Así, en A Coruña, por ejemplo, un diputado que ahora mismo se adjudica al BNG podría caer en manos del PSOE si se produce un mínimo corrimiento de los votos. En Asturias, pelean por el último parlamentario PSOE y PP, como en Ourense. Los populares podrían ceder un representante a los socialistas en Badajoz, Ciudad Real, Granada, Salamanca y en Ceuta y Melilla. En Cantabria, el último escaño se lo intentan quedar Unidas Podemos y Vox. En Sevilla, la batalla es entre el PSOE y Vox. En Jaén, entre los socialistas y Ciudadanos.

En Zaragoza, una misma acta se la disputan tres partidos: PSOE, PP y Vox. Y en Barcelona, circunscripción que reparte 32 escaños, la pelea es a varias bandas. Para empezar, porque Pacma y Front Republicà luchan por superar la barrera del 3% de los sufragios que les permitiría acceder al reparto de diputados. Obviamente, si se tiene en cuenta una diferencia de dos puntos, las horquillas se abrirían más.

Fragilidad en PP y Cs

El voto decidido se mantiene estable, en el 60%, confirmando el parón que impone la Semana Santa. Así, todavía uno de cada cuatro entrevistados declara que aún no sabe a quién votar o si finalmente irá a votar. Se confirma también en esta última oleada que son los segmentos de centro, centro derecha y derecha los que se muestran más titubeantes o indecisos. La probabilidad de ir a votar es mayor entre quienes ya tienen decidido el voto.

Todavía uno de cada cuatro entrevistados declara que aún no sabe a quién votar o si irá a votar. Dudan más los de centro y los de derechas

El análisis de las transferencias de voto tampoco trae demasiados cambios. De nuevo, es el PSOE el que tiene un electorado más fiel: el 70,6% de los que apoyaron a Sánchez hace tres años dice que confiará en él el 28-A. En cambio, el PP solo retiene al 53,3% de los que respaldaron a Mariano Rajoy en 2016, pero otro 15,8% se le escapa hacia Vox y un 11,9% se fuga hacia Ciudadanos.

Albert Rivera padece un problema similar. Apostarán por la misma papeleta el 52,8% de los que lo hicieron en las últimas generales, pero un 14,7% emigra hacia el PSOE, otro 12,2% prefiere a la formación ultraderechista de Santiago Abascal, y un 4,1% asegura que votará a Casado. Pablo Iglesias consigue en esta ocasión una tasa de fidelidad algo más alta (60,4%), aunque un mordisco del 26,9% se le va hacia Sánchez.

Esta es la última foto fija antes de la semana verdaderamente decisiva. Una aproximación que se quedará superada con el desarrollo y la aceleración de la última semana de campaña, marcada por los dos debates electorales.

Ficha técnica

-Universo: personas de 18 años y más residentes en el territorio nacional peninsular, Baleares y Canarias. 

-Tamaño muestral: 1.400 entrevistas, aproximadamente 200 diarias. 

-Diseño muestral: 'tracking' diario a través de encuestas telefónicas a fijos y móviles. 

-Técnica de entrevista: telefónica asistida por ordenador mediante el sistema CATI. Un 45% de las entrevistas se realizaron a individuos localizados a través de teléfono móvil.

-Equilibraje: con el fin de minimizar posibles errores de campo y ajustar los datos al universo, el fichero se ha sometido a un equilibraje a partir de las siguientes matrices: sexo x edad; tamaño de municipio x CC.AA.; sexo x edad x comunidades autónomas y equipamiento telefónico en el hogar.

-Margen de error de muestreo: ± 2,7 puntos porcentuales para p=q=50% y nivel de significación del 95%, siempre en el supuesto de un muestreo aleatorio simple.

-Fechas de campo: del domingo 14 al sábado 20 de abril de 2019.

-Instituto responsable de la investigación: IMOP Insights, SA.

*IMOP Insights se acoge al código internacional CCI-ESOMAR para la práctica de la investigación social y de mercados. IMOP Insights cumple con los requisitos establecidos en la Norma UNE-ISO 20252.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
104 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios