"Ahora ya es tarde", dice el pp

Rivera ofrece a Casado un Gobierno de coalición "para echar a Sánchez" tras el 28-A

Nuevo giro de guion. Albert Rivera avanza en su oposición al Partido Socialista y verbaliza ya que tras las elecciones habrá dos opciones: Sánchez y los separatistas o Cs junto al PP

Foto: El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante el acto en A Coruña de este 26 de marzo. (EFE)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante el acto en A Coruña de este 26 de marzo. (EFE)

Albert Rivera habla ya alto y claro de los pactos poselectorales. Y lo hizo con un anuncio que podría marcar un antes y un después en la campaña electoral que comenzará en pocos días. El líder de Ciudadanos ofrece a Pablo Casado un Gobierno de coalición "para echar a [Pedro] Sánchez y a los que quieren liquidar España". El lugar elegido no pudo estar más pensado: durante su visita a Galicia, gran feudo popular, en el que para los naranjas es esencial arañar votos y obtener por fin representación parlamentaria. "Le pido aquí, desde Galicia, al señor Casado que formemos un Gobierno de coalición", pronunció Rivera delimitando ya claramente las dos opciones de pacto que existirán con los resultados en la mano. El PP, raudo, contestaba que "lo podía haber pensado antes" de que se cerrasen las candidaturas: "Ahora es tarde", afirman desde fuentes de Génova.

"Los españoles tienen que saber que o Sánchez o Ciudadanos y el PP", insistió Rivera, dejando claro que su estrategia no ha cambiado desde que la ejecutiva nacional aprobara el veto al presidente socialista por unanimidad. El líder naranja, eso sí, dejó claro que su objetivo es liderar ese acuerdo a la andaluza, pero desde Moncloa. "Es legítimo que los españoles decidan si lo encabeza Ciudadanos o el PP. Pero esas son las únicas opciones y los únicos caminos. Creo que tenemos la legitimidad y la autoridad de intentar ganar. Es mejor que lo encabece un partido limpio, un partido liberal, moderno, europeísta y que ha plantado cara a los nacionalismos, por eso ganamos en Cataluña", zanjó Rivera, arropado por las cabezas de lista de A Coruña y Pontevedra, Marta Rivera de la Cruz y Beatriz Pino, respectivamente.

Albert Rivera, durante su acto en A Coruña. (EFE)
Albert Rivera, durante su acto en A Coruña. (EFE)

Y lanzó un mensaje claro a todos aquellos electores que se sientan identificados con Vox: "Los españoles lo saben, nos conocen. Si Ciudadanos gobierna, a los independentistas, ni agua. No les vamos a dar las concesiones que les han dado el PP y el PSOE".

Rivera quiso aprovechar su presencia en un bastión popular como es el gallego (la única comunidad autónoma en la que el partido, allí liderado por Alberto Núñez Feijóo, consiguió retener la mayoría absoluta en las últimas elecciones) para dejar claro que la participación será fundamental y que aglutinar el voto contra el PSOE lo será todavía más para evitar que Sánchez repita: "¿Nos vamos a quedar en casa el día 28 para que reedite el Frankenstein? ¿Quién necesita una prueba de que lo volverá a hacer?", lanzó Rivera. "Ya lo ha hecho. Le echaron de su partido por eso, y ahora lo vuelven a hacer. Ante una dicotomía como esta, a mí me parece una emergencia nacional mandarle a la oposición", concluyó.

Desde que el pasado 18 de febrero la ejecutiva nacional del partido aprobara por unanimidad no pactar con Sánchez, la formación ha continuado avanzando hacia esa estrategia de forma sólida. Como publicó este mismo martes El Confidencial, el partido sigue convencido de la decisión más allá de las encuestas recientes, como la de este diario, en las que se plasma una posible mayoría entre la suma de PSOE y Ciudadanos. Fuentes de la cúpula dejan claro que "no hay dudas", y que la posibilidad de apoyar a Sánchez no existe de ninguna manera, reiterando que "en ningún caso" respaldarán un Gobierno encabezado por el presidente socialista.

Por eso, Rivera insistió en que no se puede confiar "en los que no han hecho nada en 40 años", asegurando que en Andalucía "ya se nota" el sello naranja en el Gobierno. Y se lanzó a pedir el voto, el apoyo de todos aquellos ciudadanos que "de verdad quieren cambio". "Estoy convencido de que muchos españoles van a confiar en nosotros. Como haya un escaño más para echar a Sánchez, se va a la oposición. No tengáis dudas", reiteró Rivera, reconociendo, eso sí, "que lo que hace falta es escoger quién es el cambio".

"Os pido, con toda la humildad pero con toda la ambición, que me apoyéis, que confiéis en mí. No os vamos a defraudar. Sé lo que es estar en la oposición en Cataluña con Montilla, Mas, Puigdemont... He lidiado después con Rajoy y con Sánchez. Si tenemos la oportunidad, vamos a hacer todas las cosas que queremos. Pero el cambio sois cada uno de vosotros. Necesitamos un movimiento civil que llegue a la Moncloa y os pido un último esfuerzo", terminó Rivera, arengando a los suyos en lo que ya puede considerarse oficialmente como el inicio de la campaña.

Rivera, junto a los candidatos en Galicia y el secretario de Organización, Fran Hervías. (EFE)
Rivera, junto a los candidatos en Galicia y el secretario de Organización, Fran Hervías. (EFE)

El PP se defiende como voto útil

El PP no hizo esperar su reacción. Fuentes del partido insisten en que la división del voto en el espectro del centro-derecha no permitiría una suma suficiente. Los populares reprochan al líder naranja además haber rechazado hacer candidaturas únicas de cara a las próximas citas electorales, incluso en el País Vasco, donde Pablo Casado ofreció unir esfuerzos, ya que los naranjas no tienen representación. "Podía haberlo pensado un día antes de que acabe el plazo de candidaturas. Ahora ya es tarde", insisten, descartando hacer un acuerdo preelectoral.

El líder popular considera que su oferta es "con todos los votantes del centro-derecha para que aúnen su voto en torno al PP como único valor seguro para echar a Sánchez".

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
66 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios