Es noticia
Menú
Iglesias cede parte de su tiempo a En Comú y En Marea, pero no al 'subgrupo' valenciano
  1. Elecciones Generales
el líder de podemos copará la contrarréplica

Iglesias cede parte de su tiempo a En Comú y En Marea, pero no al 'subgrupo' valenciano

Las confluencias catalana y gallega tendrán voz propia este miércoles en la sesión de investidura. Pablo Iglesias repartirá los tiempos de forma “proporcional” a la representación

Foto: El líder de Podemos, Pablo Iglesias, tras su toma de posesión durante la sesión constitutiva de la cámara baja. (EFE)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias, tras su toma de posesión durante la sesión constitutiva de la cámara baja. (EFE)

Las confluencias catalana y gallega tendrán voz propia este miércoles en la sesión de investidura. Pablo Iglesias repartirá los tiempos de forma “proporcional” a la representación con la que cuenta cada socio, pero solo los 30 minutos relativos al primer turno de réplica. La dúplica (contrarréplica), de diez minutos, la asumirá por completo el líder de la formación emergente. También el tiempo que correspondería al 'subgrupo' valenciano, que a pesar de contar con estructura propia y portavoz, Àngela Ballester, de facto está integrado dentro de la cuota propia de Podemos, después de que Compromís decidiese romper sus lazos electorales con los de Iglesias para integrarse en el Grupo Parlamentario Mixto.

[Sigue en directo el debate de investidura de Pedro Sánchez]

En las negociaciones internas para el reparto de tiempo, cada interviniente ha intentado arañar en su favor hasta los segundos. Y es que a la importancia política del debate, se suma también que será el estreno en la Cámara tanto de Pablo Iglesias como del portavoz de En Comú, Xavier Domènech, y de su homóloga de En Marea, Alexandra Fernández. El líder de Podemos lleva varios días preparando su discurso, concretamente desde el pasado jueves, cuando decidió adoptar un perfil y centrarse en su intervención mientras el partido seguía fijando los puntos del desacuerdo con el PSOE. Una pedagogía centrada en desmontar el documento firmado entre PSOE y Ciudadanos orientada a ir abriendo el camino para la intervención de Iglesias.

Iglesias contará con entre 20 y 21 minutos, Domènech con seis y Fernández con entre tres y cuatro. Un minuto arriba o abajo que todavía estaba por negociar anoche. En total, el secretario general de Podemos compartirá con las confluencias catalana y gallega un cuarto del tiempo del que dispone el grupo confederal. En Comú y En Marea suman 18 de los 65 diputados con los que cuenta el grupo confederal (el 27,7%).

Desde la formación emergente son optimistas en que se puedan estirar las intervenciones, en coherencia con la “generosidad” anunciada en este sentido por el presidente de la Mesa del Congreso, el socialista Patxi López. El mensaje de los representantes de Podemos en la Mesa, una vez descartada la inviabilidad de la conformación de grupos propios, se centró en exigir “flexibilidad” a la hora de controlar los tiempos de sus intervenciones parlamentarias. El secretario de la Mesa de En Comú, Marcelo Expósito, incidía sobre todo “en las intervenciones en los plenos de especial importancia”.

Las confluencias catalana y gallega no asumen la disciplina de voto, aunque mantienen la intención de actuar como un único bloque siempre que sea posible

El protocolo del funcionamiento interno del grupo confederal todavía no se ha esteblecido como tal, sino que las diferentes cuestiones organizativas que conciernen a las confluencias se van negociando sobre la marcha. Un día a día en el que el papel del 'subgrupo valenciano', compuesto por cinco diputados que pertenecen al partido, se está viendo subsumido por los de Iglesias. Una situación similar a la de los diputados vascos y andaluces, que también abrieron el debate para conformarse como 'subgrupo' propio dentro del confederal denominado Podemos-En Comú Podem-En Marea.

Un único bloque

El acuerdo alcanzado por En Comú y En Marea para integrarse en un mismo grupo con Podemos, y al que Compromís respondió con un portazo, comprendía, según los actores interesados, que cada confluencia tuviese plena autonomía. Una autonomía que aseguraban que se traduciría en lo político, financiero, mediático, organizativo o de agenda. Cuestiones que ya van tomando cuerpo, aun sin estar exentas de que surjan tensiones en ciertos momentos.

Las confluencias catalana y gallega tampoco asumen la disciplina de voto, pudiendo tomar una postura diferente a la de Podemos en la sesión de investidura, aunque mantienen la intención de actuar como un único bloque siempre que sea posible. En este caso, ya no solo las confluencias, sino también Compromís e IU-UP, las otras dos fuerzas de izquierda que participaban en las negociaciones del espacio a cuatro con el PSOE, han reiterado su unanimidad en el 'no' a la investidura de Pedro Sánchez.

La oferta de última hora lanzada en la mañana de ayer por el PSOE, con propuestas individualizadas para cada confluencia destinadas a recabar su apoyo en la investidura, recibió un rechazo unánime. En Comú y En Marea, a los que sumó Compromís, cerraron filas con Podemos, que encabeza el rechazado, a pesar de las ofertas individualizadas con medidas concretas y más ambiciosas para los territorios de Cataluña, Galicia y Valencia.

Las confluencias catalana y gallega tendrán voz propia este miércoles en la sesión de investidura. Pablo Iglesias repartirá los tiempos de forma “proporcional” a la representación con la que cuenta cada socio, pero solo los 30 minutos relativos al primer turno de réplica. La dúplica (contrarréplica), de diez minutos, la asumirá por completo el líder de la formación emergente. También el tiempo que correspondería al 'subgrupo' valenciano, que a pesar de contar con estructura propia y portavoz, Àngela Ballester, de facto está integrado dentro de la cuota propia de Podemos, después de que Compromís decidiese romper sus lazos electorales con los de Iglesias para integrarse en el Grupo Parlamentario Mixto.

Ciudadanos
El redactor recomienda