LA FORMACIÓN INTENTA ALEJAR EL FANTASMA DE LA PINZA

Podemos esconde a Iglesias hasta la investidura mientras justifica el desacuerdo

Pablo Iglesias mantendrá un perfil bajo hasta su intervención en la Cámara, en el turno de réplica a Pedro Sánchez, mientras la formación intenta hacer pedagogía sobre el desacuerdo

Foto: El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, comparece ante los medios en el Congreso de los Diputados, el pasado martes. (EFE)
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, comparece ante los medios en el Congreso de los Diputados, el pasado martes. (EFE)

Espantar el fantasma de la pinza Podemos-PP contra Pedro Sánchez, reducir los costes acarreados por las responsabilidades derivadas del "desacuerdo" y hacer pedagogía para desmontar el documento firmado entre PSOE y Ciudadanos. Estos son los tres retos inmediatos de Podemos. La formación emergente se afanará así hasta el inicio de la sesión de investidura, el próximo martes, en fijar las razones programáticas sobre su “incompatibilidad” con el pacto, centradas principalmente en cuestiones económicas y laborales. Menos de una semana para abrir el camino a Pablo Iglesias, que mantendrá un perfil bajo hasta su intervención en la Cámara durante el turno de réplica a Pedro Sánchez, el miércoles de la semana que viene.

[Lea aquí: 'C's crece a costa del PP, Podemos baja y el PSOE aguanta a los dos meses del 20-D']

Desde Podemos insisten en que el acuerdo entre Sánchez y Rivera no suma los suficientes votos para salir adelante. Una postura que comparten Compromís e IU-UP, ambas fuerzas presentes en el espacio negociador con el PSOE, que también se han levantado de la mesa y votarán no al líder socialista. La idea que trasmiten, para devolver la pelota de la pinza, es que el acuerdo está hecho “para esperar al PP”. Ciudadanos, de hecho, trabaja para conseguir la abstención de los populares.

Un acuerdo para esperar al PP, argumentan desde la formación emergente, porque “mira al Ibex 35 y es lesivo para los derechos de las mayorías sociales”. El voto en contra se justifica también porque el cambio, añaden, no se reduce en “sacar a Mariano Rajoy de La Moncloa, sino sacar también a sus políticas de las instituciones”. Es por ello que niegan estar dispuestos a entregar “un cheque en blanco”.

Podemos esconde a Iglesias hasta la investidura mientras justifica el desacuerdo

Si el PSOE ha elegido mirar a la derecha, la formación liderada por Pablo Iglesias y sus aliados de Compromís e IU siguen dejando la puerta abierta esperando una rectificación. Esta misma mañana, una de las representantes de En Marea en la mesa negociadora insistía en que, “sin rencor”, estaban dispuestos a volver a dialogar con Sánchez, una vez se estrelle en la sesión de investidura y siempre que admita “profundas rectificaciones”.

Podemos ha buscado entre sus filas a perfiles técnicos, economistas y laboralistas, para hacer pedagogía sobre las razones de su desacuerdo. La 'ley Mordaza' no se deroga. Tampoco el artículo 135 de la Constitución, “sometiendo los intereses de los acreedores por encima de los servicios públicos y los derechos sociales”. En materia de sanidad, argumentan que el acuerdo “abre las puertas al copago farmacéutico y a la privatización de la gestión”. Con todo, el principal ataque se centra en la reforma laboral y el “abaratamiento del despido de los temporales”.

Elementos “más lesivos”

Los puntos del documento que más rechazo generan en Podemos tienen que ver con el mantenimiento de los principales puntos de la reforma laboral. Estos son: la reducción de las indemnizaciones por despido improcedente, que pasa de los 33 a los 20 días, y el mantenimiento de las indemnizaciones por finalización de contrato, al mantenerse en 12 días por año trabajado. Con respecto al despido improcedente, los socialistas introdujeron modificaciones sobre el documento firmado para mantenerle como en la actual, tras las críticas vertidas. Por otra parte, critican que el despido a trabajadores con contrato temporal ya no tiene que estar vinculado a una causa objetiva jurídica.

Podemos esconde a Iglesias hasta la investidura mientras justifica el desacuerdo

El complemento salarial para los trabajadores con menor sueldo lo interpretan como una forma de premiar con dinero público a los empresarios que pagan bajos salarios. La subida del salario mínimo interprofesional un 1% es para Podemos sinónimo de congelación, pues sería semejante a la subida del IPC. La formación emergente hecha también en falta los objetivos concretos en términos de déficit público, ingresos y gastos públicos, así como los compromisos para reducir la tasa de paro que sí contemplaba el primer documento planteado por el PSOE. En definitiva, lamentan la ausencia de medidas para asegurar la financiación del Estado de bienestar.  

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios