EL DIFÍCIL CAMINO HACIA LA CONFORMACIÓN DE UN NUEVO GOBIERNO

Sánchez acepta las condiciones de Rivera y cierra un acuerdo de legislatura con C's

El líder del PSOE acepta la propuesta de reforma constitucional exprés exigida por el jefe de la formación naranja. El problema es que ambos suman 130 escaños: la investidura así es imposible

Foto: Pedro Sánchez, durante su breve comparecencia en el Congreso este 23 de febrero. (EFE)
Pedro Sánchez, durante su breve comparecencia en el Congreso este 23 de febrero. (EFE)

Pedro Sánchez acepta íntegramente las condiciones de Albert Rivera para firmar el pacto con Ciudadanos. Sin pestañear. Así que "habrá acuerdo" porque hay "voluntad" de entendimiento firme entre las dos formaciones. Un acuerdo de legislatura que, sin embargo, adolece de un grave problema: los número no dan, no procuran la elección de Sánchez como presidente del Gobierno. Mañana mismo, la ejecutiva socialista rubricará el pacto y convocará la consulta a la militancia para que respalde esta y las otras alianzas que se puedan suceder estos días, que deberá ser refrendadas en última instancia por el comité federal. 

Sánchez anunció su respuesta a Albert Rivera en una brevísima comparecencia de cinco minutos ante los periodistas en el Congreso -tanto, que solo admitió dos preguntas-, horas después de que el presidente de la formación naranja verbalizara como "condición 'sine qua non" la reforma exprés de la Constitución. Una modificación que contendría cinco puntos: supresión de los aforamientos, eliminación de las diputaciones provinciales, mandatos máximo de ocho años del presidente del Gobierno, despolitización de la Justicia y rebaja del número de firmas de las iniciativas legislativas populares (ILP), de 500.000 -artículo 87 de la Carta Magna- a 250.000. 

Sánchez acepta las condiciones de Rivera y cierra un acuerdo de legislatura con C's

"Cuando hay voluntad de cambio, hay voluntad de acuerdo. Si esas son las peticiones de Ciudadanos, que no les quepa duda a los españoles: habrá acuerdo (...). Si estas son las propuestas que permitan culminar un acuerdo entre el PSOE y C's, nosotros decimos que sí", subrayó rotundo el secretario general ante los informadores, muchos de ellos sentados en el suelo de la pequeña sala de prensa donde compareció para hacer su anuncio. El Gobierno que quiere encabezar, en consecuencia, facilitará la presentación de ILP, reducirá a la mitad el número de miembros del Consejo General del Poder Judicial (de 20 a 10), eliminará los aforamientos en Congreso y Senado "y en todos los parlamentos autonómicos".  

El anuncio del secretario general se produce en medio de las negociaciones con Podemos, Compromís e Izquierda Unida en otra zona del mismo Congreso

Y se "iniciará" la supresión de las diputaciones "para crear un nuevo ente público que serán los consejos provinciales de alcaldes y alcaldesas, que garanticen la igualdad de los españoles vivan donde vivan", porque también es "fundamental" para el PSOE que los ciudadanos que vivan en municipios de menos de 20.000 habitantes tengan asegurado el "suministro de servicios esenciales". No se trata, por tanto, de una supresión total y radical de las instituciones provinciales, sino su reemplazo por una estructura más simple. El PSOE ya planteó esta fórmula para la campaña de 2011, con Alfredo Pérez Rubalcaba como candidato, y la recogió en su manifiesto electoral, pero el partido no la incluyó en su programa para las generales del pasado 20 de diciembre. En este último texto solo se habla de "modernizar" las diputaciones, nada más. No era extraño, porque ya en 2011 la apuesta de Rubalcaba generó ruido interno y la oposición de federaciones como la andaluza. 

Tampoco se habla de las diputaciones forales vascas, con mucho más poder que las de régimen común -recaudan ellas mismas los impuestos-, que quedan así blindadas. Condición absolutamente indispensable para que el PNV mantenga sus conversaciones con el PSOE. 

Sin el PP, nada que hacer

De cualquier modo, esta reforma constitucional no puede salir adelante sin el concurso del PP. Es un mero brindis al sol El partido de Mariano Rajoy dispone de mayoría absoluta en el Senado y, por tanto, tiene capacidad de bloqueo

Sánchez recalcó que se abrirá "un nuevo tiempo" en la política española, si consigue la investidura, "presidido por el diálogo, el acuerdo y las políticas progresistas y reformistas". 

 

El líder anunció que mañana miércoles por la mañana convocará a su ejecutiva federal para conocer "los siguientes pasos que dará el PSOE". No quiso concretar más, aunque es evidente que lo que habrá será aprobar el referéndum a la militancia, que podrá votar el texto 'online' a partir del jueves, y el sábado de forma presencial y secreta, en urna, en las agrupaciones locales. "Ciudadanos ha dicho que eran sus últimas propuestas para llegar a un acuerdo de investidura y de legislatura. El PSOE quiere sumar al cambio a todas aquellas fuerzas que quieran liderar el cambio en este país, y vamos a decir sí a estas propuestas", se limitó a responder. 

Sánchez acepta las condiciones de Rivera y cierra un acuerdo de legislatura con C's

"Una buena base" para el cambio

El problema es que a Sánchez no le basta ni con el sí de Ciudadanos para conseguir ser elegido por el Congreso. Ambos solo suman 130 escaños, lejos de los 176 de la mayoría absoluta. Si Podemos o PP no se abstienen, sería imposible su investidura. Pero el secretario general no quiso responder a eso, ni a las siguientes combinaciones, ni a los acercamientos de la izquierda, ni si es posible la abstención del partido de Pablo Iglesias: "Estamos en un momento histórico, a las puertas de que dos partidos con vocación nacional podamos llegar a entendernos" y eso es "una buena base para liderar ese cambio". No quiso dar más explicaciones, y por eso se había elegido ese formato breve, para no tener que dar más detalles. Esos quedan para la reunión de la ejecutiva de mañana. 

"Estamos en un momento histórico, a las puertas de que dos partidos con vocación nacional podamos llegar a entendernos", recalca eufórico

Lo que firmará el PSOE es un acuerdo "de legislatura" con Rivera, aunque este había hablado esta mañana de pacto "de gobierno". El líder de la formación centrista aseguraba que alcanzar un acuerdo de gobierno “estaba muy cerca” y para culminarlo instaba a Sánchez a hacer un “último esfuerzo” y aceptar cinco puntos de una reforma constitucional exprés como condición 'sine qua non' para sellar el pacto final.

Sánchez acepta las condiciones de Rivera y cierra un acuerdo de legislatura con C's

Sánchez hizo el anuncio del cierre del pacto con Rivera justo cuando comenzaba la reunión, en otra sala del Congreso, de su equipo negociador con el de Podemos, previa a otra cita a cuatro -ambos partidos de izquierda, más Compromís e IU-, con el que el PSOE pretende acercar posturas. Su pretensión es pescar apoyos a izquierda y derecha, que ninguna de las "fuerzas del cambio" vote lo mismo que el PP, el no a la investidura del candidato. 

Minutos antes de que compareciera el dirigente barcelonés por la mañana, su mano derecha y vicesecretario general, José Manuel Villegas, y el secretario general del grupo parlamentario de Ciudadanos, Miguel Gutiérrez, se encontraban en dependencias socialistas con Pedro Sánchez y tres 'pesos pesados' de Ferraz: Jordi Sevilla, José Enrique Serrano y César Luena, demostrando hasta qué punto las citas del más alto nivel continuaban a marchas forzadas cuando ya no quedaba apenas tiempo.

Sánchez acepta las condiciones de Rivera y cierra un acuerdo de legislatura con C's

En teoría, el resto de asuntos abordados entre los equipos negociadores del PSOE y Ciudadanos están en fase completamente avanzada a falta de algunos detalles. Otra de las grandes condiciones de la formación naranja es el cambio de la actual ley electoral que, sin embargo, Rivera no ha incluido en sus cinco exigencias finales, como tampoco la supresión del Senado.

El PSOE de Rubalcaba incluyó en 2011 la propuesta de sustitución de las diputaciones por consejos de alcaldes, pero el partido abandonó la idea para el 20-D

En principio, estaba previsto que Sánchez compareciera ante los medios a las 12 de la mañana, muy pocos minutos después de concluida la rueda de prensa de Rivera, pero se pospuso a las cuatro de la tarde. En todo caso, que se programara la salida del líder tan pegada a la del jefe de C's da buena cuenta de cómo estaba ya preparado el cierre del acuerdo entre las dos fuerzas. 

La sesión de investidura se adelanta un día

El pleno de investidura comenzará finalmente dentro de una semana, el próximo martes 1 de marzo, a las cuatro de la tarde. El presidente del Congreso, Patxi López, propuso a la Mesa un adelanto de un día para que la primera votación sea al día siguiente y "garantizar" que, si hay que ir a nuevas elecciones, estas sean el domingo 26 de junio, y no el lunes 27. Pero su idea generó recelos tanto en PP como en Podemos, ya que con ella se consigue que todo el foco mediático se sitúe el 1 de marzo en el candidato, orillando todo el debate para la jornada siguiente. La segunda votación, para la que se requiere mayoría simple de escaños, sería en la mañana del sábado 5 de marzo

López se apoyó en los precedentes de 1982 y 1986, en las dos primeras investiduras de Felipe González, ambas con holgada mayoría absoluta. En los dos años, la sesión arrancó por la tarde, y sólo contuvo el discurso del candidato socialista. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
66 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios