SE DESBLOQUEA EL CHOQUE ENTRE IGLESIAS Y SÁNCHEZ

El PSOE acepta la reunión con Podemos, IU y Compromís que propuso Alberto Garzón

El candidato socialista remite una carta al portavoz de IU donde le muestra su disposición para "pactar un programa y para la investidura", no para un Ejecutivo de coalición

Foto: Pedro Sánchez con Pablo Iglesias, antes de su reunión en el Congreso del pasado 5 de febrero. (EFE)
Pedro Sánchez con Pablo Iglesias, antes de su reunión en el Congreso del pasado 5 de febrero. (EFE)

La respuesta es 'sí'. El PSOE acepta la reunión a cuatro bandas -con Podemos, IU y Compromís- que propuso ayer jueves Alberto Garzón. Así se desencalla el bloqueo entre los socialistas y la formación de Pablo Iglesias, que hasta ahora no se habían sentado a la mesa

Fue el propio Pedro Sánchez el que ratificó su disposición a través de una carta que remitió al propio portavoz parlamentario de Izquierda Unida-Unidad Popular, y que publicó él mismo en su cuenta de Twitter. "Queremos seguir hablando con todos los que apuestan por el cambio. Por eso te confirmo nuestra disposición a participar en la reunión de trabajo que propones con representantes de Podemos, IU-UP y Compromís, de cara a pactar un programa para la investidura, que proyecte en la legislatura la acción de un Gobierno progresista y reformista", dice en su misiva [consúltala aquí en PDF]. 

 

En este caso, los matices son importantes. El secretario general de los socialistas precisa que quiere que los equipos negociadores -y no él, por cierto, como quería Iglesias- discutan sobre las políticas, sobre el programa de Gobierno. Pero no habla nada de un Ejecutivo de coalición, que es la pretensión de Podemos, y que su líder ha reiterado hasta la saciedad. Ayer mismo insistía en que él también estaba dispuesto a asumir la propuesta de Garzón, y que se hablase sobre el futuro Gabinete, en el que quiere ocupar una Vicepresidencia con muchísimo poder

El PSOE acepta la reunión con Podemos, IU y Compromís que propuso Alberto Garzón

En su carta -que encabeza con un "Querido Alberto" de su puño y letra-, Sánchez pone de manifiesto su "coincidencia" en la "necesidad de mantener un proceso de diálogo para identificar políticas y ropuestas compartidas que permitan la constitución de un Gobierno progresista y reformista, apoyado por distintas fuerzas políticas". De nuevo, el matiz: dice "apoyado", y no "integrado", si bien el candidato ha señalado siempre que no se cierra a un Gabinete de coalición, aunque eso se estudiará posteriormente.  

"Abrir una nueva etapa"

El candidato subraya que la "prioridad" del Ejecutivo que presida será atender "con urgencia la difícil situación en la que viven millones de españoles" y "abrir una nueva etapa de cambio para modernizar el país y cohesionarlo en torno a un proyecto común". También indica que en los dos meses que han transcurrido desde las elecciones generales del 20-D ha defendido un "entendimiento" entre distintas fuerzas políticas que permita un Gobierno alternativo al del PP para llevar a cabo "políticas progresistas", y "con más énfasis" lo está haciendo, alega, desde que Mariano Rajoy renunció a acudir a la investidura. De ahí que remitiera un programa de Gobierno a Podemos, Ciudadanos, IU, Compromís, PNV, Coalición Canaria y Nueva Canarias, con el fin de ir negociando políticas. 

Mientras muchos estamos trabajando, hay quien apuesta por que la interinidad se prolongue, o incluso prefieren nuevas elecciones

Con todas ellas se han producido acercamiento. Y aquí es donde el líder introduce su queja: "Mientras muchos estamos trabajando intensamente, hay quien apuesta por que la situación de interinidad se prolongue, con el consiguiente perjuicio para la mayoría de los ciudadanos, o incluso prefieren la convocatoria de nuevas elecciones, que llevarían hasta el mes de agosto la constitución de un nuevo Gobierno". No pone destinatarios, pero el candidato parece mirar a Podemos, a quien ha acusado en los últimos días de haber malgastado el tiempo poniendo obstáculos a la negociación, y al PP, cuyo líder, Mariano Rajoy, dejó ayer bien claro que tiene la vista puesta en la repetición de las generales, porque así se lo trasladó en conversación informal, y sin darse cuenta de que estaba siendo grabado por las cámaras, al primer ministro británico, David Cameron. 

Pedro Sánchez, con Cayo Lara y Alberto Garzón, el pasado 3 de febrero. (EFE)
Pedro Sánchez, con Cayo Lara y Alberto Garzón, el pasado 3 de febrero. (EFE)

Los cuatro invitados a la mesa, por tanto, ya han dicho que 'sí'. Ahora falta que se ponga día y hora a la reunión. Y que prospere el acuerdo. Cosa que no será fácil. Con IU y Compromís el PSOE sí ha ido avanzando en distintas materias, pero con Podemos no hay nada hablado aún. Es más, hay profundas discrepancias, como en la cuestión del gasto público o en el control del aparato del Estado. Además, los socialistas no quieren hablar aún de la distribución de carteras, ni quieren aceptar el papel de "presidente del Gobierno honorífico" que el documento de la formación morada adjudica a Sánchez. 

Acuerdo cerrado ya con Coalición Canaria

A falta de que se fije en el calendario la reunión -y no quedan muchos días, porque Ferraz quiere cerrar los acuerdos el partes, para después consultar a su militancia-, los socialistas aún tienen otra tarea previa pendiente: remitir a Podemos un texto con las aportaciones que sí está dispuesto a aceptar y que no le desbaraten el camino recorrido con sus otros interlocutores. El portavoz en el Senado, Óscar López, aseguró esta mañana que el PSOE lo haría "en breve". Se calcula que se rebotará a Iglesias entre esta tarde de viernes o en las primeras horas del sábado. 

El PSOE acepta la reunión con Podemos, IU y Compromís que propuso Alberto Garzón

Por ahora, el único acuerdo que sí han cerrado ya los socialistas es con Coalición Canaria, que aporta una diputada, Ana Oramas. Con el partido nacionalista se ha rematado ya la agenda propia del archipiélago, pero el pacto final -y la comunicación del sentido del voto- sólo llegará cuando vea el documento último que Ferraz acuerde con el resto de formaciones con las que está dialogando. 

La respuesta de Sánchez llega poco tiempo antes de la reunión que Iglesias mantendrá con Mònica Oltra, líder de Compromís, en el Congreso. A las 17.30 horas. El portavoz en el Senado, Óscar López, ya había apremiado a Podemos a no desperdiciar la "ocasión de oro" de desbancar, dentro de 12 días, cuando arranque el pleno de investidura, a la "corrupción del PP" y sacar a Mariano Rajoy de La Moncloa. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda