"LAS FOTOS, PARA EL FINAL", SI HAY ACUERDO, LE DICE

Sánchez empieza a perder la paciencia con Podemos: no se reunirá ahora con Iglesias

El PSOE intenta desbloquear el parón: el equipo negociador estudiará el texto de Podemos e incorporará algunas medidas a la propuesta del candidato, y se lo remitirá a Iglesias

Foto: Pedro Sánchez, antes de la rueda de prensa de este 16 de febrero en el Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez, antes de la rueda de prensa de este 16 de febrero en el Congreso. (EFE)

Algo ha cambiado en las últimas horas. El PSOE ha podido comprobar que la negociación con Podemos, que aún ni ha comenzado, se está poniendo muy cuesta arriba. Y empieza a acusar el cansancio de que la interlocución, en lugar de en los despachos, se produzca "a través de ruedas de prensa". El propio Pedro Sánchez no se preocupó este martes por esconder ese malestar y cierta irritación. Envuelto su discurso con buenas palabras, para no tensar más la situación, pero el mensaje ahí estaba. No quiere más "fotografías" con Pablo Iglesias que no sirvan para entrar al detalle de la negociación. Estas llegarán "al final", si hay acuerdo, claro

Iglesias recobró el protagonismo con su contrapropuesta. Con su documento de casi 100 páginas que presentó ayer en una comparecencia ante los medios. Incluía el referéndum en Cataluña, una memoria económica, una estructura del Gobierno de coalición que él aspira a vicepresidir. Y ya adelantó que se quería ver con el secretario general del PSOE para exponérselo, cara a cara. El PSOE, ya desde un primer momento, le fue indicando que ese no era el cauce, que es Sánchez el candidato a la investidura propuesto por el Rey, y es él quien tiene "la iniciativa". Pero Iglesias y su equipo insistieron, aumentaron la presión. Este martes, el portavoz socialista, Antonio Hernando, derivó el diálogo a las respectivas comisiones negociadoras, aunque la de Podemos ni está nombrada. La formación morada no cedió. "No entendería que alguien que quiere hacer un Gobierno con nosotros tuviera problemas para reunirse conmigo. Si Pedro Sánchez va a ser presidente y yo voy a ser su vicepresidente, creo que deberíamos reunirnos con más frecuencia", aseguró Iglesias a los periodistas antes de la reunión con su grupo, esta tarde. 

El PSOE intentó buscar una salida. La expuso Sánchez la tarde del martes, tras su reunión protocolaria con ERC y Democràcia i Llibertat: dio orden a su equipo negociador, encabezado por Hernando, de que estudie el documento de Podemos de arriba abajo, para que vea "cuáles son las propuestas" que las dos formaciones pueden "compartir", para a su vez "incorporarlas" a la propuesta de Gobierno del PSOE. Esa nueva propuesta, "revisada", se hará llegar, "en los próximos días", a Podemos. "Si quiero hacerme una fotografía o no con el señor Iglesias, estaría encantado de reunirme con él para firmar un acuerdo, y primero tenemos que negociar y trabajar, y por eso he dado la orden a mi comité negociador" para que examine cuáles son los "espacios comunes". "Las fotos, al final", sentenció. 

Sánchez empieza a perder la paciencia con Podemos: no se reunirá ahora con Iglesias
 

Sánchez exteriorizó la irritación con Podemos en varias ocasiones durante su comparecencia por la noche con los periodistas. Se quejó en varias ocasiones de que la formación morada quiera dialogar "a través de ruedas de prensa". Unas formas que no gustan, porque no es el formato idóneo para una negociación seria, entienden los socialistas. "Si es su forma de dialogar, la respetamos. Para mí, pueden más las ganas de cambiar las cosas que las formas. Me quedo con el fondo", sostuvo. Y el fondo son las coincidencias que encuentra en cuestiones como la emergencia social, la regeneración democrática o la política económica. De las ideas de la formación emergente, el PSOE espera "extraer" ideas para su proyecto político que se puedan "hacer realidad". 

Sánchez insiste en que no se cierra a un Gobierno de coalición, pero apunta que ninguna formación, salvo Podemos, le ha pedido entrar en el Ejecutivo aún

¿Cuáles? No quiso entrar al detalle. Pero, como en otras ocasiones, insistió en que la consulta, que Podemos rotula como "imprescindible", no es negociable. La propuesta del PSOE es una reforma constitucional. Los catalanes y el resto de españoles, dijo, "deben saber que este tipo de referendos no son constitucionales". De modo que para que cupiera en la Carta Magna, esta habría de reformarse. Los socialistas entienden que es mejor por tanto revisar la Ley Fundamental, y no trasladar a la ciudadanía, a través de una votación, el conflicto. A Sánchez tampoco le gusta la propuesta de incrementar el gasto público en 96.000 millones de euros. "No es bueno crear falsas expectativas", recordó. 

Pablo Iglesias, con Íñigo Errejón e Irene Montero, este martes en el Congreso. (EFE)
Pablo Iglesias, con Íñigo Errejón e Irene Montero, este martes en el Congreso. (EFE)

Sobre la estructura del Gobierno, el PSOE no quiere entrar aún. Sánchez reiteró que él no cierra la puerta a ninguna fórmula, como una coalición gubernamental -la exigencia de Podemos-, pero la negociación aún no está "en esa fase". Se encuentra en un estadio previo, el de las políticas. Desveló que aún ninguno de sus interlocutores le ha pedido entrar en el Ejecutivo, porque todos ellos, explicó, se encuentran "en una misma lógica", que es la de primero consensuar los contenidos y luego la configuración del Gabinete. 

"Mucho más cerca de los acuerdos"

El candidato se preocupó en mostrar el contraste. Con Podemos, la negociación es "más complicada", mientras que a Albert Rivera le agradeció su "disponibilidad y disposición", porque "ha entendido" lo que los ciudadanos expresaron en las urnas, que hay que acordar sobre ideas y no sobre siglas, y que España necesita un "Gobierno progresista y reformista" para afrontar sus enormes desafíos.

Sánchez, antes de su rueda de prensa de este martes en el Congreso. (EFE)
Sánchez, antes de su rueda de prensa de este martes en el Congreso. (EFE)

Ese mismo reconocimiento hizo extensivo a Alberto Garzón. En efecto, con C's, IU, Compromís, PNV y Coalición Canaria las conversaciones están mucho más avanzadas. Y a todos ellos les agradeció "de corazón" su actitud durante el proceso. Sánchez, por eso, se mostró confiado en poder superar la investidura el 2 y 3 de marzo. "No estoy preocupado, al contrario, soy razonablemente optimista. Nadie me dijo que esto iba a ser fácil, pero hoy estamos mucho más cerca de esos acuerdos que hace 10 días". 

El candidato se muestra "razonablemente optimista" y agradece "de corazón" la voluntad de negociar de Ciudadanos e IU, y también Compromís, PNV y CC

Desde el entorno del secretario general, se expresaba este martes con más ahínco la desazón por el comportamiento de Podemos. La mano tendida seguirá hasta el final -"Por nosotros no va a ser", dijo él en su rueda de prensa-, pero otra cosa es que se crea en realidad que el acuerdo es posible. En lo que se trabajará en los próximos días es en añadir al documento del PSOE algunas medidas de la formación morada, pero sólo aquellas que le garanticen que no da marcha atrás en lo avanzado con Ciudadanos, IU, PNV, Compromís y Coalición Canaria. Para el PSOE es fundamental no perder esos apoyos, porque su estrategia pasa por que, llegado el momento de la investidura, Iglesias esté obligado a elegir entre votar con el PP (y dirigir al país a nuevas elecciones) o bien apoyar a Sánchez como presidente del Gobierno. La dirección, no obstante, no descarta que se repita lo que ocurrió en Cataluña: que la elección del nuevo jefe del Ejecutivo se produzca casi en el último minuto, a punto de disolverse las Cortes. Allá por finales de abril. Y como último recurso antes de ir a la repetición de las generales. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios