pero para hablar sobre un "acuerdo de gobierno"

Iglesias acepta la reunión con PSOE, IU y Compromís que propone Garzón

El líder de Podemos ya no supedita la entrada en escena de su equipo negociador a una nueva entrevista con Sánchez, pero sí le sigue apremiando a que decida entre C's o él

Foto: Pablo Iglesias con Alberto Garzón, este 18 de febrero al inicio de su reunión en el Congreso. (EFE)
Pablo Iglesias con Alberto Garzón, este 18 de febrero al inicio de su reunión en el Congreso. (EFE)

Un elemento más se añade al complejísimo sudoku de las negociaciones. En este caso, quien lo pone sobre la mesa es Izquierda Unida-Unidad Popular, en un intento de ejercer de puente entre el PSOE y Podemos, en un momento en el que las negociaciones entre los dos ni han arrancado. La propuesta para desencallar el bloqueo es una reunión a cuatro bandas entre las fuerzas de progreso: PSOE, Podemos, Compromís e IU. 

Alberto Garzón remitió esa oferta por carta a los líderes de las tres formaciones este jueves, poco antes de verse con Pablo Iglesias y con el equipo negociador socialista. Del primero y de la coalición valenciana recabó el 'sí'. De los segundos, la promesa de que la estudiarán, aunque no la perciben con malos ojos. El principal interpelado, Pedro Sánchez, contestó desde Bruselas, donde tenía hoy agenda europea. Sí dijo que estaba abierto siempre "al diálogo con todas las formaciones políticas" y que se siente "razonablemente optimista" para la investidura, aunque también recordó que la única fuerza que no ha querido sentarse a negociar es Podemos. 

Como defendió el portavoz parlamentario de IU-UP, los partidos de izquierdas tienen la "necesidad moral" de ponerse de acuerdo para configurar un Gobierno alternativo al del PP, porque que Mariano Rajoy siguiera en La Moncloa sería un "drama" para el país. 

Iglesias cedió a medias en las pretensiones en las que había insistido en los últimos días. No renuncia a su entrevista bilateral con Pedro Sánchez, que buscaba para poderle presentar su documento de bases para un Gobierno de coalición. Sigue creyendo que sería "sensato" reunirse con él, puesto que si uno es jefe del Ejecutivo y el otro su número dos, lo lógico es que hablaran con frecuencia y no fuera siquiera noticia. "Digo yo que si Pedro va a ser presidente del Gobierno y yo su vicepresidente, sería normal vernos pasear juntos" y "tener reuniones", sin necesidad de "fotos ni selfis" si no quiere Sánchez, ironizó. Eso sí, ese encuentro ya no es condición indispensable. En todo momento Iglesias, en la comparecencia ante los medios que siguió a su despacho con Garzón, buscó mostrarse conciliador, e incluso apeló a "rebajarel tono" porque los votantes de uno y otro partido demandan el entendimiento. Y él ni siquiera quiere ya "entrar en provocaciones". 

Iglesias acepta la reunión con PSOE, IU y Compromís que propone Garzón

Sólo dos opciones

Por tanto, el líder de Podemos mantiene su idea de verse a solas con Sánchez, pero al tiempo acepta sin pestañear la propuesta de Garzón de una reunión a cuatro -idea que calificó de "magnífica" y ante la que tiene "plena disponibilidad"-, aunque para hablar de un "acuerdo de Gobierno". Iglesias tampoco exige ya que los socialistas dejen de verse con Ciudadanos, con quienes sigue avanzando hacia un pacto, porque la formación morada no pone "vetos" a ninguna fuerza, aunque continúa considerando "incompatibles" a los dos emergentes entre sí. El secretario general diferencia entre un acuerdo para formar un Gobierno de coalición, una fórmula más estable, de los acuerdos puntuales que puedan establecerse en el Congreso, y en los que pueden coincidir incluso Podemos y C's -como en la reforma electoral-. Pero sí enfatizó que una cosa son esos pactos legislativos y otra un Ejecutivo, y con Podemos y Ciudadanos a la vez "no se puede gobernar"

Iglesias: "Digo yo que si Pedro va a ser presidente del Gobierno y yo su vicepresidente, sería normal vernos pasear juntos" y "tener reuniones"

Por eso Iglesias sigue apremiando a los socialistas a que decidan ya, porque como ha reiterado en innumerables ocasiones, a su juicio sólo hay dos opciones: o un Gobierno de "gran coalición" de PSOE y C's con el PP o el acuerdo de los socialistas con Podemos y las confluencias, IU y Compromís. La cúpula morada no valora otras alternativas, como que Ferraz logra convencer a Rivera, de un lado, y también a IU y a Compromís. 

Iglesias acepta la reunión con PSOE, IU y Compromís que propone Garzón

Sánchez, a esa reflexión binaria de Iglesias, siempre contesta que su partido ya optó por el "cambio", y que las fuerzas que lo representan (la suya y los dos emergentes, más las pequeñas formaciones) deben pensar en lo que les une. El PSOE, ante la imposibilidad de negociar hasta ahora con Podemos, ha dado pasos hacia adelante con Ciudadanos, y espera cerrar un acuerdo con la formación de Albert Rivera entre el lunes y el martes de la próxima semana. "Quiero pensar que no, que no ha elegido" esa alternativa aún, la de un pacto "con el PP en diferido", deslizó Iglesias, y en ese caso trabajará para "convencer" al PSOE de que es "mucho mejor" un Gobierno "progresista". 

Garzón, Antonio Hernando y Rodolfo Ares, durante la reunión de los equipos de IU y PSOE, este jueves. (EFE)
Garzón, Antonio Hernando y Rodolfo Ares, durante la reunión de los equipos de IU y PSOE, este jueves. (EFE)

El secretario general de la formación morada sostuvo en todo momento que se dejará "la piel" en que prospere ese Ejecutivo de izquierdas, y prometió hacer lo necesario para que "Sánchez sea presidente", y en esa voluntad incluyó los contactos con Garzón -hoy-, con la vicepresidenta valenciana y líder de Compromís, Mònica Oltra -mañana viernes-, y con ERC y DiL la próxima semana, pese a que ambas formaciones sólo se plantearían facilitar la investidura del candidato socialista sí garantizase el referéndum de autodeterminación en Cataluña. Sobre este asunto, Iglesias reiteró que está dispuesto a escuchar una propuesta del PSOE, aunque la suya, la apuesta por la consulta, es la misma que defendió en su día el PSC, defendió. 

IU no se levantará de la mesa

Garzón compareció tras Iglesias visiblemente satisfecho. Su intento de desencallar una situación que dura ya 60 días, y en la es "intolerable" que no se hayan producido conversaciones "sinceras" entre las fuerzas progresistas, había comenzado a dar sus frutos. Su propuesta había arrancado el plácet de Podemos y Compromís, y estaba a falta de la respuesta del PSOE. Durante la rueda de prensa salió la respuesta dada por Sánchez en Bruselas, que no era muy clara al respecto porque no había podido estudiar con detenimiento su oferta. Eso es, a ojos del diputado, un "quizá". 

Garzón: "La reunión debe servir para que se diga a la ciudadanía que ya vale de mareo. Si hay alguien que no quiere un Gobierno progresista, que lo diga"

El dirigente de IU admitió que ese encuentro puede ser entre los líderes o entre los equipos negociadores, porque hay que ser "flexibles". Pero sí tiene un propósito claro: "Que la reunión a cuatro sirva para dejar claro qué es lo que quiere cada uno y que se diga a la ciudadanía que ya vale de mareo. Si hay alguien que no quiere un Gobierno progresista, que lo diga, que diga cuáles son sus condiciones o sus líneas rojas, pero que lo diga y salgamos ya de esta situación". IU, por tanto, quiere ofrecerse de puente, de facilitador, de mediador entre la "hostilidad" que se cruzan Sánchez e Iglesias. 

Iglesias acepta la reunión con PSOE, IU y Compromís que propone Garzón

Garzón quitó hierro a la precisión del líder de Podemos de que el encuentro debe ser para hablar del Gobierno. En su caso, las conversaciones están dirigidas a la investidura, y son sólo programáticas. IU no se cierra a entrar en el Ejecutivo, pero lo estudiará a posteriori, y siempre que sus militantes y simpatizantes lo validen. "El PSOE en ningún caso nos ha ofrecido un ministerio, ni nos ha ofrecido formar parte del Gobierno, les dijimos desde el primer momento que sólo hablábamos de investidura y de cuestiones programáticas. Sí nos dijo que le gustaría dejar la puerta abierta para explorar otras posibilidades, pero no hubo ninguna propuesta explícita", concretó. 

El sentido del voto de IU-UP dependerá del texto que se acuerde, lo que digan las bases y los apoyos. Si el acuerdo es con C's, el 'sí' de Garzón será "más difícil"

El portavoz de IU explicó que trasladó a los socialistas que se sienten "incómodos" con la negociación que mantienen con Ciudadanos, porque su programa contiene medidas "regresivas" para las clases populares. Pero la federación dice desconocer las cuestiones concretas que el PSOE ha amarrado ya con la formación naranja. El voto en el pleno de investidura dependerá, por tanto, de los contenidos pactados "y de los apoyos", aunque el 'sí' "será más difícil" en la hipótesis de que Sánchez sólo hubiera tejido un acuerdo con C's y las pequeñas fuerzas, y sin Podemos. De cualquier modo, el equipo negociador de IU-UP no se levantará de la mesa con el PSOE, seguirá hablando "con todo el mundo" a la izquierda del PP. 

En una posición similar a la de IU está Compromís. Sus negociaciones con el PSOE -la última, el martes 16 de febrero- están muy avanzadas, ya que el PSOE está dispuesto a asumir la agenda valenciana, que comprende un mejor sistema de financiación autonómica, más inversiones para la comunidad o el pago de la deuda histórica, como adelantaba 'El Mundo'. Este jueves, Mònica Oltra advirtió a los socialistas, no obstante, de que cree "bastante complicado" apoyar a un Gobierno en el que no esté Podemos -con el que concurrió el 20-D- y llegar a un acuerdo de contenidos con Ciudadanos. Su apuesta, desde el principio, es la reproducción del Pacte del Botànic, en el que estén todas las fuerzas progresistas. "Si en esa tesitura se abstiene C's, perfecto", aseguró la vicepresidenta desde Valencia. Lo mismo dijo Garzón en el Congreso, que la abstención de Rivera ante un acuerdo de progreso sería "positiva". 

Una ley electoral "mucho más proporcional"

Iglesias acepta la reunión con PSOE, IU y Compromís que propone Garzón

Con IU no hay aún un acuerdo, como subrayó Garzón. Sí avances muy sustanciales. Uno capital es el compromiso de reforma electoral para caminar hacia un sistema "mucho más proporcional". Los equipos barajan varias posibilidades, como aumentar a 400 el número de diputados en el Congreso (50 más que ahora), con una "bajada de salario" a sus señorías para que no se incrementara el gasto público. También se han comentado otras alternativas, como cambiar la fórmula de cálculo de atribución de escaños (sustituir D'Hondt por otro mecanismo que garantice más equidad) o una bolsa de restos, de forma que se cuenten los votos que no se aprovechan en cada distrito. Con el PSOE también hay consenso en derogar la reforma laboral del PP y aprobar un nuevo Estatuto de los Trabajadores, subir el salario mínimo, acentuar la lucha contra el fraude fiscal o caminar hacia un sistema tributario más progresivo. 

Oltra advierte de que es "bastante complicado" apoyar un Gobierno sin Podemos y llegar a la vez a un acuerdo de contenidos programáticos con C's

Lo que IU-UP no pone por delante es el referéndum en Cataluña. Es más, cree que no puede ser una línea roja que impida el cambio. Garzón apuntó que hay que defender la consulta, sí, pero no puede anteponerse a los problemas reales de los ciudadanos, como la lucha contra el hambre o contra las "injusticias". 

¿Cuál es concretamente la propuesta de Garzón?

Este jueves Alberto Garzón, el portavoz parlamentario de Izquierda Unida-Unidad Popular, tenía programadas dos reuniones por separado en el Congreso con Pablo Iglesias y con el equipo negociador socialista. Pero antes de que comenzasen sus dos citas, remitió una carta al líder de Podemos, a Pedro Sánchez y a Joan Baldoví, portavoz de Compromís, para emplazarles a un encuentro a cuatro, "lo antes posible", para "trabajar en la conformación" de un Gobierno alternativo al del PP. Justo la idea que Iglesias recogió y aceptó. Igual que Compromís.

El cuerpo del escrito es exactamente el mismo para sus tres destinatarios [consulta aquí en PDF el remitido a Pedro Sánchez]. Garzón explica que, con la "esperanza de que pueda fructificar" el diálogo, considera que hay tres cuestiones fundamentales a tratar. Uno, la "emergencia social, con sectores cada vez más grandes de la población sufriendo las consecuencias de la crisis económica y las políticas neoliberales". Emergencia que se ha de "resolver desde la política". 

Dos, que las elecciones del 20-D demostraron que la sociedad española es "la más plural" desde 1978 y que por tanto no se pueden "cerrar los ojos" ante la nueva realidad que exige "diálogo y debate público".

Tres, que el PP perdió su mayoría absoluta y "su gestión y corrupción le inhabilitan para gobernar" España. De modo que "los partidos progresistas tenemos la necesidad moral de explorar todas las vías posibles para conformar un Gobierno de cambio", concluye la carta.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios