REFERÉNDUM Y NUEVO PACTO CONSTITUCIONAL

Podemos quiere ser el partido del 15-M sin descuidar los guiños al nacionalismo

El nuevo enfoque estratégico pretende convertir el 20-D en un plebiscito preconstituyente, del que salir con una posición de fuerza para emprender las negociaciones de cara a un pacto constitucional

Foto: Pablo Iglesias e Iñigo Errejón junto a la coordinadora de Programa, Carolina Bescansa, el secretario de Organización, Sergio Pascual y la secretaria de Coordinación de Áreas, Irene Montero. (EFE)
Pablo Iglesias e Iñigo Errejón junto a la coordinadora de Programa, Carolina Bescansa, el secretario de Organización, Sergio Pascual y la secretaria de Coordinación de Áreas, Irene Montero. (EFE)

La formación liderada por Pablo Iglesias vuelve a apelar con fuerza a las esencias del 15-M, tanto en las formas como en el fondo, para enfocar su campaña electoral del 20-D. Durante la presentación del equipo de campaña, que compondrán una ciencuentena de personas, en su mayoría menores de 40 años, Pablo Iglesias e Íñigo Errejón han defendido un pacto constitucional basado en cinco propuestas prácticamente coincidentes con los consensos de mínimos alcanzados por el movimiento de los indignados: reforma de la ley electoral, reforma de la justicia para asegurar su independencia, garantizar los derechos sociales, luchar contra la corrupción y solucionar la cuestión territorial mediante cauces democráticos. “El espíritu del 15-M ha marcado la nueva Transición, nacimos ahí y ahora nos hemos transformado en una fuerza política”, explicó Pablo Iglesias.

El modelo territorial, basado en un “Estado plurinacional”, es la única aportación más allá de las reivindicaciones consensuadas por el 15-M, movimiento al que han apelado los líderes de la formación en repetidas ocasiones durante el lanzamiento de la precampaña. Podemos defenderá sin ambajes la celebración de un reférendum en Cataluña, superando así la ambigüedad en la que pudo haber caído su discurso en la campaña de las elecciones autonómicas catalanas. Derecho de autodeterminación, dicen, para decidirlo todo y, aunque estarían en contra de la independencia de Cataluña, defienden “una solución democrática”.

Podemos ha enterrado de su argumentario el “asaltar los cielos” por el que se apelaba al “ciclo corto”, a la tan mentada metáfora de la “ventana de oportunidad”, según la cual el momento para el cambio político solo podía producirse en estos comicios. Por el contrario, el jefe de campaña y secretario Político de la formación morada, Íñigo Errejón, ha apelado al “ciclo largo” para argumentar que el cambio se producirá durante la próxima década.

Convencidos de que durante las dos próximas legislaturas se abordarán reformas constitucionales, centrarán esta campaña en la defensa de sus propuestas de mínimos para alcanzar un pacto constitucional. Un "nuevo pacto" con el que, añadió Pablo Iglesias, prentenden “estar a la altura de nuestros padres y abuelos”.

“Queremos convertir esta campaña en la campaña de una década”, ha asegurado Errejón, para quien España está en una “encrucijada que no solo es la de cambiar un gobierno”, sino reformar la constitución. El nuevo enfoque estratégico de Podemos pretende convertir el 20-D en un plebiscito preconstituyente, del que salir lo más airosos posibles para tener una posición de fuerza en las negociaciones para un pacto constitucional. “Al cambio político le queda una batalla más, pero el avance de la historia es inevitable”. Con todo, el equipo de campaña insiste en que “salimos a ganar”.

“Al cambio político le queda una batalla más, pero el avance de la historia es inevitable“

Sin bajar la guardia sobre la otra formación emergente, Ciudadanos, Podemos centrará buena parte de sus dardos en la diana de los socialistas, por pasar de considerarlos como antisistemas a copiar algunas de sus medidas programáticas, como la renta mínima o el impuesto a los ricos. La vocación de Podemos para reinvindicarse en las esencias del 15-M e inspirarse en sus consensos de mínimos, impide sin embargo un acercamiento a los socialistas, pues no se fían “de quienes traicionaron el pacto cambiando el artículo 135 de la Constitución”.

En una campaña que para Podemos arranca oficialmente hoy, y en la que habrá tanto grandes actos como pequeños, “para escuchar a la gente”, la recuperación de la “ilusión” perdida en los últimos meses, según las encuestas, será otra de las constantes. Para ello, nada mejor que recuperar las esencias 'quincemayistas': “Si en algo ha tenido éxito Podemos es en su capacidad para entender el 15-M. Podemos fue la primera prueba de que el cambio social podía transformarse en cambio político”, reivindicó Iglesias. Un cambio, que tendrá un límite temporal de, al menos, dos legislaturas.

Los denominados "ayuntamientos del cambio" también entrarán en la campaña para las generales, destacando un nombre propio: el de Ada Colau, que participará activamente en la campaña tomando las riendas de la candidatura catalana. Sus triunfos, son el ejemplo para Pablo Iglesias de que "la política en este país ha cambiado. Y Ahora toca cambiar el parlamento".

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios