Pablo Iglesias propone un referendo en el que defendería el 'no' a la independencia
  1. España
  2. Cataluña
SI GANA LAS ELECCIONES GENERALES

Pablo Iglesias propone un referendo en el que defendería el 'no' a la independencia

El líder de Podemos defiende la apertura de un “proceso constituyente” mediante el que se encaje la "nación catalana" dentro de lo que denomina "Estado plurinacional español"

Foto: Rueda de prensa de pablo iglesias
Rueda de prensa de pablo iglesias

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha expuesto las líneas maestras que defenderá su partido para desatascar “la situación de callejón sin salida” en Cataluña tras los resultados del 27-S. Apelando a la “responsabilidad de Estado”, el líder de la formación morada apuesta por la convocatoria de un referendo en Cataluña. Eso sí, la postura que apoyará en esa consulta es el 'no' a la independencia.

“No quiero que se vayan”, ha afirmado Iglesias, paro a renglón seguido asegurar que las soluciones no pasan ni por el inmovilismo ni por las propuestas cosméticas, sino por el derecho a decidir y por las mayores cotas de democracia. “No tenemos miedo a la democracia y la asumimos con todas sus consecuencias”, aseveró para defender que sea el pueblo catalán quien decida sobre su futuro.

Ante la posibilidad de que la opción ganadora fuese el 'sí' a la independencia en la consulta puesta sobre la mesa por Podemos, Iglesias reconoce un horizonte con una “difícil situación jurídica”. Para salir al paso de este hipotético escenario, la única propuesta que valora el líder de Podemos pasa por abrir un “proceso constituyente” mediante el que se encaje la "nación catalana" dentro de lo que denominó "Estado plurinacional español".

Podemos está dispuesto a llevar a cabo una consulta, solo en Cataluña, si ganan las elecciones generales, que previsiblemente se celebrarán el próximo 20 de diciembre. "Esta es la única solución que puede desbloquear la situación actual", explicó Pablo Iglesias en rueda de prensa. Sin embargo, desde la formación morada vaticinan que si son ellos quienes llegan a La Moncloa, "los catalanes no querrán irse" porque entienden que su diseño del modelo territorial será lo suficientemente atractivo como para que "la mayor parte de los catalanes se enganchen a el".

“No tenemos miedo a la democracia y la asumimos con todas sus consecuencias“

Con un discurso antagónico a la "tranquilidad" apelada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, el secretario general de Podemos ha insistido en llamar a la "responsabilidad de Estado" y a avitar la guerra de banderas. Mirarse a los ojos de la democracia británica, dijo Iglesias en referencia a la consulta por la independencia en Escocia, en lugar de "amenazar con sacar los tanques a la calle", es para el líder de Podemos la única vía posible.

Crítico con la postura de los socialistas, que tildó de "irresponsable" por hacer campaña con la bandera española y limitarse a proponer el traslado del Senado a Cataluña como "solución cosmética", Pablo Iglesias abogó por trabajar "para que la fraternidad que vimos el 24-M entre Madrid y Barcelona (ciudades gobernadas por candidaturas de unidad popular) se vuelva a repetir".

La declaración unilaretal de independencia tampoco está "a la altura" de las circunstancias, al igual que la "poca pericia" del PP para gestionar esta situación, según el secretario general. "Somos los únicos que tenemos responsabilidad de Estado, quién lo iba a decir de un partido que tiene un año y medio de vida", añadió.

Hoja de ruta electoral intacta

La hipotética ruptura interna de Junts Pel Sí, máxime con la presión de la CUP para no investir a Artur Mas, hace reflexionar a Podemos sobre su participación en una hipotética mayoría de progreso. "Si en un futuro se produce una mayoría de progreso en Cataluña, estaremos de acuerdo", explicó Iglesias, al tiempo que afirmaba su total oposición a una declaración unilateral de independencia.

El líder de la formación morada confía en que “la responsabilidad de Estado se impondrá en diciembre". Un vaticinio que justifica porque “España no necesita un presidente del Gobierno que amenace a Cataluña con enviar al ejército, sino que necesita un presidente para escuchar, y yo quiero ser ese presidente".

Podemos tendrá que lidiar ahora ante una encrucijada, tanto estratégica como discursiva, de cara a las elecciones generales. Si bien desde la formación se reconoce que el puesto en la parrilla de salida es desfavorable para sus intereses, apuestan por mantener intacta su hoja de ruta electoral. Mientras tanto, afloran las reticencias sobre las ya de por sí tensas negociaciones que Podemos mantiene con otras fuerzas de izquierda, provincia por provincia, de cara a las generales.

El redactor recomienda