elecciones andalucía 2018

Susana Díaz sacude su campaña usando a Vox para movilizar a los abstencionistas

Pedro Sánchez acusa a PP y Cs de "abrazar los argumentos de la ultraderecha" y junto a la candidata socialista pide a los votantes que no den por hecho que ganan y acudan a votar

Foto: Pedro Sánchez y Susana Díaz, durante el inicio de su segundo acto de campaña juntos para las andaluzas; esta vez, en Marbella, este 27 de noviembre. (EFE)
Pedro Sánchez y Susana Díaz, durante el inicio de su segundo acto de campaña juntos para las andaluzas; esta vez, en Marbella, este 27 de noviembre. (EFE)

De la “campaña de la alegría” a la del miedo a Vox y a la “ultraderecha” para movilizar a los socialistas que están en la abstención. El PSOE tenía uno de sus días grandes de campaña en Marbella con un multitudinario acto, más de 2.000 personas, y la presencia, por segunda y última vez, de Pedro Sánchez en la campaña de las andaluzas. Tanto el presidente como Susana Díaz pidieron a los andaluces que frenen a la ultraderecha acudiendo a las urnas.

Susana Díaz sacude su campaña usando a Vox para movilizar a los abstencionistas

El día antes la candidata socialista había metido a Vox en el debate electoral. Interpeló, hasta en cuatro veces y sin respuesta, a PP y Cs preguntándoles si iban a pactar con este partido para desalojar al PSOE del Gobierno andaluz. Con este mensaje tratan de movilizar a su electorado en la abstención tras 36 años de gobiernos ininterrumpidos del PSOE en Andalucía. “Que nadie se confíe, que nadie se quede en casa”, pidió Díaz, “no nos resignemos a que esté ganado, hay que ganar bien, muy bien”.

Fue un giro inesperado. Hasta ahora Susana Díaz había protagonizado una campaña muy suave, plana, huyendo, decía, de los insultos. El PSOE andaluz calculó que tenía que mantenerse al margen del clima de crispación nacional ante el desembarco de líderes nacionales, Pablo Casado (PP) y Albert Rivera (Cs), dispuestos a pelear por el control de la oposición en España. Era la forma también de eludir acusaciones como que Pedro Sánchez está en manos de Podemos y los independentistas catalanes. Las encuestas daban al PSOE por ganador y se decidió un tono bajo: “La campaña de la alegría contra los cenizos de Madrid”, dijeron.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Por eso el hecho de que Díaz introdujera a Vox en el debate político en el primer nivel desconcertó a muchos dirigentes socialistas en Andalucía que están al margen del núcleo duro de la campaña. Para algunos se dispararon las alarmas: “Si Susana [Díaz] ha sacado a Vox es que las cuentas no le salen”, comentó un alcalde del PSOE. Para otros, podía ser “un error”, "una jugada con demasiado riesgo". Muchos socialistas en la primera fila aseguraron que se trataba sólo de movilizar el voto. ¿Ahora? ¿A cuatro días de que se abran las urnas? ¿Por qué no antes? A eso no contestaron.

Denuncia de Vox

Díaz subió al mitin de Marbella y dejó claro que pasa a la ofensiva. Lo de Vox no fue pasajero. Lo repitió durante todo el día y remató en el mitin. “Les pregunté (a PP y Cs) es tanto lo que sentís frente al PSOE que estáis dispuestos a pactar con Vox, un partido racista, xenófobo, que justifica la violencia contra las mujeres y no contestaron”. En ese momento el partido de Santiago Abascal había comunicado que acudirían al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) contra Susana Díaz por afirmar que Vox es “machista” y acusarle de “justificar la violencia contra las mujeres”. Se amparará, dijeron, en el artículo 510 del Código Penal sobre delitos de odio. Abascal aseguró: “Quiero una ley que proteja a mis hijas, madre y esposa, pero también a mis dos hijos varones de denuncias falsas de cualquier desaprensiva”. Llamó a la presidenta de Andalucía “sinvergüenza”.

Hay muchos escaños que penden de un puñado de votos y los socialistas temen que haya poca movilización en su electorado

Para dejar claro que no tienen dudas, ni hay nervios, ni piensa que la campaña plana del PSOE les ha hecho perder espacio, la candidata socialista remarcó en su intervención que esto ya no va de ganar, esto ya va de ganar muy bien, para que en enero podamos tener Gobierno”. “Que me escuche bien [Pablo] Casado, estoy feliz, contenta, con alegría”. También respondió a Adelante Andalucía, que acusó a Díaz de "irresponsable" por dar proyección a Vox. “La otra coalición dice que cómo es posible que lo pregunte, que lo meta en el debate, la gente tendrá que saber que blanquearon a la extrema derecha”, dijo la socialista, recordando que Pablo Casado y José María Aznar dijeron de Abascal que “era buen chaval”. “Los mismos que lo plantearon ahora no descartan apoyarse en sus votos para abrirles la puerta en Andalucía”, subrayó. “Con nosotros fueron muy valientes, se fueron al notario, nos insultaron”, dijo en alusión al hecho de que el PP firmara ante notario que no pactaría con el PSOE y pidiera a Cs que hiciera lo mismo.

Subida del PER

Susana Díaz dijo que quiere sentirse “la presidenta de la igualdad” y anunció que va a subir los fondos del Programa del Fomento del Empleo Agrario (PFEA), antiguo PER, que completa las cotizaciones de los trabajadores del campo, un 15%.

Pedro Sánchez llegó a Andalucía mostrando total sintonía con Díaz. Trajo cinco anuncios bajo el brazo, entre otros que el próximo viernes el Consejo de Ministros aprobará la eliminación de los aforamientos para parte de los cargos públicos que la tienen o que copiará la medida andaluza de bonificar al cien por cien las matrículas universitarias. “Claro que vamos a aguantar, vamos a hacer muchas cosas antes de convocar las elecciones”, dijo. Se especula con que unos buenos resultados en las andaluzas precipiten unas generales en marzo, como le pide una parte del PSOE, lo que podría complicar mucho las posibilidad de Díaz de pactar una investidura. “Sois el espejo en el que nos miramos y nos inspiramos, Susana”, aseguró Sánchez.

Sánchez exhibe total sintonía con Díaz, dice que es "su espejo" y confirma que la eliminación de los aforamientos irá el viernes al Consejo de Ministros

Pero sobre todo, el líder del PSOE remarcó esa idea de Díaz de que ningún socialista puede quedarse en casa y que hay que ir a votar para frenar a las derechas. “Nadie duda, se sabe, que vamos a ganar las elecciones pero para que no haya bloqueo tenemos que ganar bien el día 2. Nadie se puede quedar en casa. A coger la papeleta y a votar PSOE [...]. Las derechas a lo único que aspiran es a sumar para recortar y bloquear”, advirtió Sánchez.

Subrayó que PP y Cs “no dicen no a pactar con Vox”, “uno mira hacia otro lado”, dijo en alusión a Cs, y el otro, por el PP, “se ha entregado absolutamente”. “Abrazan los argumentos de la ultraderecha”, aseguró Sánchez del partido de Casado, poniendo como ejemplo la “recentralización” de competencias que ahora propone el PP, pidiendo devolver educación al Estado. “No vamos a admitir que se cuestione la libertad de las mujeres para abortar ni se frivolice con la violencia de género”, subrayó el presidente del Gobierno. Pidió a los andaluces que voten para “dejar con la miel en los labios a las derechas”.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

En Marbella, a no muchos kilómetros de Gibraltar, defendió su posición en el Brexit y dijo que comprende que a Theresa May “le duela” reconocer “a lo que ha renunciado” pero no puede entender, dijo, que a Casado y Rivera “les duela que sea el Gobierno de España el que haya defendido los intereses de los trabajadores del campo de Gibraltar”. “Deben tener más sentido de Estado”, aseguró.

Las obras del hospital de la Costa del Sol estaban paralizadas desde 2010. Justo el día que Susana Díaz y Pedro Sánchez celebraron en Marbella este mitin, el Consejo de Gobierno andaluz aprobó una partida de 12 millones de euros para la ampliación del centro hospitalario.

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios