¿pretemporada de las generales?

Susana Díaz se marca tener Gobierno en enero para evitar un adelanto de Sánchez

El PP dice que es "un chiste" la oferta de Cs de una vicepresidencia y Marín eleva el tono contra Díaz y Adelante Andalucía: “Van a meternos la mano en la cartera”

Foto: La candidata del PSOE-A a la reelección, Susana Díaz, conversa con varias trabajadoras durante su visita a la Cooperativa La Bella, en Lepe. (EFE)
La candidata del PSOE-A a la reelección, Susana Díaz, conversa con varias trabajadoras durante su visita a la Cooperativa La Bella, en Lepe. (EFE)

Susana Díaz quiere tener Gobierno en enero para esquivar interferencias de otras campañas electorales y de unas generales que están ahí, en el aire. Insiste en exigir el compromiso a los partidos de evitar bloqueos políticos.

[Consulte el especial Elecciones Andalucía]

Las caravanas electorales siguen recorriendo kilómetros por Andalucía, pero sin escapar al ambiente político nacional. Aunque PSOE y Adelante Andalucía se quejen de que PP y Cs hayan convertido las andaluzas del 2 de diciembre en un especie de pretemporada de las generales, con Pablo Casado y Albert Rivera a los mandos, la realidad insiste en esa radiografía. Se podría plantear a la inversa: si PSOE y Adelante Andalucía suman y obtienen buenos resultados, ¿sería el empujón defitivo para que Pedro Sánchez abra las urnas confiando en gobernar con Podemos? Díaz dice que no sabe y no contesta.

Susana Díaz se marca tener Gobierno en enero para evitar un adelanto de Sánchez

El Gobierno de Pedro Sánchez no se aclara sobre cuándo convocará elecciones generales. Tras días de mensajes contradictorios, la afirmación del presidente de que sin unos Presupuestos su “vocación de llegar hasta el final de la legislatura se ve acortada” dejó claro que el escenario está muy abierto. La posibilidad de un adelanto cobra cada vez más entidad.

Sánchez, posiblemente midiendo el desgaste y con encuestas sobre la mesa, decidirá sobre la fecha. Es su prerrogativa. Toda la oposición se lo pide. No hay nada claro, pero sí varios escenarios posibles que manejan dirigentes del PSOE y miembros del Gobierno. Uno, que se convoquen para marzo. Otro, que no gusta a muchos barones, que se celebren en el superdomingo de mayo, junto a las europeas, autonómicas y municipales. La tercera posibilidad es que sean en octubre de 2019, aunque los socialistas saben que será difícil aguantar tanto.

Al PSOE andaluz no le interesa

Susana Díaz no se mete en lo que decida el presidente. “Es su prerrogativa”, dijo, ni quiere comentarlo ni valorarlo. No le interesa contestar a si este amago de adelanto de Sánchez podría ser una medida de presión a los independentistas catalanes para que apoyen los Presupuestos. Tampoco le conviene valorar si a ella le interesan unas generales en marzo o le complicarían mucho el escenario.

Cuando Díaz adelantó a diciembre las andaluzas, que hubieran tocado en marzo, públicamente alegó que la estabilidad se había roto tras la ruptura con Cs. En privado, los socialistas admitieron que alejar las autonómicas de cualquier otra convocatoria facilitaría las negociaciones para una investidura. De momento, todas las encuestas dan por ganadora a la socialista, pero necesitaría un pacto para formar Gobierno. En 2015 ocurrió. Las autonómicas de marzo se mezclaron con las municipales de mayo y hubo intento de cambalaches de capitales por el Gobierno andaluz.

“En el día de ayer vi dos bloques, el de izquierdas, que parece una misma candidatura, y el bloque de derechas, que es como un matrimonio a las puertas de una iglesia diciendo no te soporto, no te aguanto, que solo me voy a casar contigo porque quiero quitar al PSOE y a esta mujer, pero que sepas que no te soporto y no te aguanto”, dijo sobre el debate que el lunes enfrentó a los cuatro candidatos en la RTVA y que, pese a lo encorsetado del formato, logró una audiencia récord para esa cadena, con un 13% de cuota de pantalla (431.000 espectadores).

Temor a los vetos

El mensaje de Díaz es reiterativo. Se compromete a no bloquear si Cs y PP alcanzan mayoría. “Si suman, gobernarán y si no suman, que no nos bloqueen, no nos paralicen y permitan que el mes de enero nos coja a todo el mundo trabajando”, pidió la presidenta en funciones. Apeló a los argumentos económicos. Sabe que tiene en la patronal a un aliado fundamental para pedir que no se prorrogue un vacío en el Gobierno. “Andalucía está en un buen momento, el crecimiento económico está ahí, eso permite generar empleo, que nuestra industria siga creciendo”, desgranó.

Susana Díaz evitó en todo momento interferir en la decisión de Sánchez y recordó que convocar elecciones es su prerrogativa. No tiene información, admitió, ni ha hablado con el líder socialista sobre esto. Ella tuvo autonomía para decidir y será “respetuosa”. La ruptura de Cs y PSOE en Andalucía y la imposibilidad de sacar adelante el presupuesto fueron los argumentos esgrimidos por Díaz para adelantar en Andalucía. ¿Podría Sánchez seguir gobernando sin las cuentas estatales? “En Andalucía había unas circunstancias diferentes. Había estabilidad hasta que Rivera entró en estado de nervios y se dedicó, en su pelea con Casado, a utilizar Andalucía como campo de batalla, y yo no podía dejar que Andalucía estuviera varios meses en esa pelea por ver quién gobernaba la derecha”, respondió.

La crispación nacional

Con todos estos argumentos, aprovecha para pedir el voto y una “mayoría tan sólida y tan amplia que nadie tenga tentación de bloquearnos”. “Que no traigan aquí la crispación que no quieren para otros territorios de España”, pidió a PP y Cs.

La quinta jornada de campaña electoral en Andalucía discurrió marcada por la actualidad nacional, con asuntos sobre la mesa como el Brexit, y por la resaca del primer debate a cuatro de los candidatos. En televisión, los partidos dieron algunas pistas de por dónde irá el día después en Andalucía. Cs hizo una oferta firme a PP para formar Gobierno, aunque la pelea por la derecha se hizo más que patente, con Juanma Moreno y Juan Marín a la gresca. El contraste lo puso la candidata de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, que dejó en casa el tono agresivo frente a Díaz para mostrar un talante y una posibilidad de acuerdo que las mujeres de la izquierda no habían mostrado hasta ahora. “Las derechas mostraron una faceta muy agresiva, se hunden porque se echan las manos al cuello”, sostuvo en el posdebate.

Desde el PP, Moreno se tomó a “chiste” la oferta de Cs de que ocupe una vicepresidencia en un Gobierno de Marín, descartando totalmente esa posibilidad y el sorpaso del partido naranja. “Te estás equivocando, Juanma, yo no soy el adversario, soy la persona con la que te puedes poner de acuerdo”, le replicó Marín. Para evitar que toda la gresca fuera en el arco de la derecha, el líder de Cs también arremetió contra un acuerdo de PSOE y Adelante Andalucía: ”Si gobiernan, van a meter la mano en la cartera de los andaluces”.

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios