Debate electoral

Los partidos azuzan el miedo a Vox y Podemos en la recta final de las andaluzas

Susana Díaz interpela a PP y Cs sobre si pactarán con el partido de extrema derecha, al que las encuestas aseguran presencia en el Parlamento autonómico

Foto: Los cuatro principales candidatos a la presidencia de la Junta de Andalucía. (EFE)
Los cuatro principales candidatos a la presidencia de la Junta de Andalucía. (EFE)

Quedan cuatro días de campaña electoral en Andalucía y en la recta final los partidos azuzan el miedo. Susana Díaz preguntó a PP y Cs, hasta cuatro veces, si están dispuestos a pactar con Vox para desalojar al PSOE de la Junta, después de que varias encuestas coincidan en dar entrada a este partido en el Parlamento andaluz. Era el mensaje que llevaba. Juan Marín (Cs) interpeló a la candidata socialista, las mismas veces, sobre si va a dejar Andalucía y la economía en manos de Podemos. Ella dijo que no. La alianza con Adelante Andalucía es la más probable para la investidura de Díaz. Aún no han votado los andaluces, pero los partidos están en el día después y en el miedo.

Fue lo más llamativo del segundo debate electoral, esta vez en Radio Televisión Española (RTVE) y moderado por Pilar García Muñiz. De rojo coincidieron Susana Díaz y Teresa Rodríguez, como la otra vez fueron de verde. El debate prácticamente reeditó lo que hace una semana se vio en Canal Sur. Algo más animado y menos encorsetado. Algo. Con un escenario oscuro, demasiado grisáceo, el encuentro a cuatro volvió a ser plomizo excepto en algunos momentos en los que los candidatos sacaron más que la espada el azadón.

El ruido llegó de medio millar de taxistas que protestaron a las puertas y caldearon el ambiente, días después de que Susana Díaz se viera obligada a suspender un mitin por sus protestas contra las VTC, por lo que el Ayuntamiento de Sevilla ha amenazado con retirar varias licencias.

Cs y PP, que en la primera ocasión estuvieron a la gresca hasta llevarse el titular de la pelea de las derechas, moderaron su enfrentamiento, aunque Marín dejó claro que no tiene química con Moreno (PP), al que insistió en seguir llamando "señor Bonilla". Se perdió la cuenta de cuántas veces le afeó que le hubiera llamado "perro" días atrás. En realidad, Moreno le dijo que había pasado de ser "un perro de compañía a un perro de presa". También le dijo a Susana Díaz que "los sanchistas" habían llamado "perros" a los de Cs por defender a la Guardia Civil en Alsasua.

PSOE y Adelante Andalucía siguieron con guante blanco, aunque hubo algún encontronazo. Teresa Rodriguez, candidata de Adelante Andalucía, está convencida de que tiene que moderar el tono y no asustar al votante socialista desencantado, el que creen que puede hacer subir a esta fuerza a la izquierda del PSOE.

Condescendencia de Díaz

Susana Díaz trata con condescendencia a la líder de Adelante Andalucía. Esto también es fruto de la campaña. Antes se detestaban. "Señora Rodríguez, estoy convencida de que tiene buenas intenciones, pero gobernar no es fácil. Que esto no es 'Juego de tronos", le dijo aprovechando las apelaciones de Adelante Andalucía a esta serie durante su campaña. La líder de Podemos iba preparada: "Usted es Cercei Lannister por dar un golpe de Estado en su partido para dar el Gobierno a Rajoy", acusó a Díaz. Moreno (PP) también reprochó a la actual presidenta en funciones que estaba ahí, en ese debate, porque su partido y sus compañeros no la quisieron como secretaria general.

Juan Marín: "Los que han vivido durante 40 años robando a los parados no pueden hablar de crear empleo en Andalucía"

Juan Marín, el candidato de Cs, fue el más ofensivo. Empezó sacando dos pergaminos muy largos donde llevaba, dijo, el listado de casos de corrupción de PSOE y PP. "Los que han vivido durante 40 años robando a los parados no pueden hablar de crear empleo en Andalucía", señaló. "A usted no le avergüenza, señora Díaz, que haya familias con todos los miembros en paro, a usted no le avergüenza que haya jóvenes teniendo que irse fuera de Andalucía. No se le cae la cara de vergüenza. No han puesto piedras en las ruedas, es que han pinchado las cuatro ruedas del coche", le dijo a la socialista. "Señor Marín, quién le ha visto y quién le ve", ironizó Díaz, que le recordó que había estado "a su vera". Hasta septiembre eran socios preferentes en Andalucía. Un idilio que ha durado tres años y medio.

Cs insistió en introducir Cataluña para pedir el voto a los andaluces, agitando otro fantasma, el de que los Presupuestos Generales del Estado que se están negociando en la cárcel con los políticos presos catalanes. Rodríguez (Adelante Andalucía) le afeó que introdujera Cataluña en el bloque de educación y sanidad. "Para negociar el salario mínimo me iría no a la cárcel, me iría a Marte". "Los Presupuestos no ha ido nadie a la cárcel para negociarlos", zanjó Díaz, "tendrán que ir a La Moncloa".

El bloque de corrupción fue, como ocurrió en el anterior debate, el más animado. Teresa Rodríguez va libre de manos en ese apartado y reparte a PP y PSOE tanto como a Cs por haber mantenido al primer partido en Madrid, con la Gürtel y Púnica, y al segundo en Andalucía, con los ERE.

Susana Díaz dijo que ella es la que menos cobra de los cuatro candidatos, mientras Rodríguez le decía "es mentira, es mentira". Negó que cobrara dietas, aunque en el portal de transparencia de la Junta están colgados todos los gastos por desplazamiento y alojamiento de la presidenta y se pueden consultar.

Moreno Bonilla llevó dos cajas con "tochos" sobre casos de corrupción de Susana Díaz. "Se está riendo de los andaluces en su cara", le dijo a Susana Díaz, que repetía que nadie podría encontrar "ni una mancha" en sus cinco años. "¿Mintió usted a los andaluces cuando dijo que en la Faffe [la antigua fundación de Empleo] no había tarjetas 'black', ni verdes ni amarillas", le replicó el candidato del PP a Díaz, aludiendo a lo que había defendido en el Parlamento antes de que trascendiera la investigación de la Guardia Civil.

En el debate también nos enteramos de que Susana Díaz ha ordenado a la editorial responsable del libro de texto que el PP sacó en el anterior debate y donde se hablaba de "España plurinacional" que lo corrija. Moreno (PP) le recriminó la "situación sumisa" de la socialista frente al presidente Sánchez.

Nuevo hubo poco más allá de esa pregunta al aire, que quedó sin respuesta, de si PP y Cs piensan sumar los votos de Vox para desalojar al PSOE de Andalucía. No hubo respuesta sino otra pregunta en sentido inverso: "¿Va a dejar usted Andalucía en manos de Podemos?". Primero, el domingo votarán los andaluces.

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios