la investidura de la socialista continúa bloqueada

Podemos plantea ahora una consulta a las bases antes de dar paso a Susana Díaz

Los socialistas siguen intentando la abstención de la oposición, pero asumen que la investidura puede retrasarse hasta después de las municipales y confían en que salga “antes o después”

Foto: La secretaria general y portavoz del grupo Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, durante la toma de posesión de su cargo como parlamentaria (EFE)
La secretaria general y portavoz del grupo Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, durante la toma de posesión de su cargo como parlamentaria (EFE)

Podemos no se lo va poner fácil a Susana Díaz. Las ofertas de la socialista para desbloquear su investidura con medidas que tratan de abanderar la lucha contra la corrupción en el mapa nacional, con políticas económicas de corte socialdemócrata y muchas promesas de calado social, no están sirviendo. La dirección de Podemos en Andalucía, capitaneada por Teresa Rodríguez, ha planteado internamente la consulta a las bases del partido antes de moverse del no a la candidata socialista. Esta era una demanda de los críticos, empeñados en devolver la capacidad de decisión a los círculos, que consideran que en los últimos meses han sido descabalgados de la toma de decisiones. Supone un cambio importante en la estrategia del partido y además alejaría la posibilidad de que la candidata socialista sea investida esta misma semana en segunda vuelta antes de las municipales. La dirección de Podemos descartó en un primer momento abrir la consulta a la militancia, pero ahora esa opción vuelve a instalarse con fuerza en el partido para decidir qué posición final adoptarán en Andalucía.

Fuentes de la dirección de Podemos en Andalucía confirmaron que el debate existe y se inclinaron por la consulta abierta a los círculos si van a moverse de la que consideran que es la “posición natural” del partido: el no a la continuidad de los Gobiernos socialistas. La dirigente andaluza ha vivido políticamente las últimas semanas entre la presión de las bases y la posición de la cúpula de Pablo Iglesias, que se inclina por una abstención que permita cultivar su imagen de partido útil y de gobierno, alejado de posiciones más radicales. Sin embargo, aunque hay diferentes opiniones en el seno del grupo parlamentario, insisten en que las tensiones iniciales y los “diferentes lenguajes” que han podido darse dentro del partido están superados y ahora van todos a “a piñón”.

Susana Díaz durante el debate de investidura celebrado ayer en Andalucía (EFE)
Susana Díaz durante el debate de investidura celebrado ayer en Andalucía (EFE)

 

Los responsables del partido en Andalucía niegan que este nuevo movimiento interno de abrir a las bases la consulta sobre el voto en la investidura esté relacionado con el seísmo interno que hay en el partido tras la dimisión de Juan Carlos Monedero. La retirada del número dos y la ruptura con Pablo Iglesias e Íñigo Errejón han apuntalado el cisma abierto entre la dirección de Podemos y los círculos. Fuentes próximas a la secretaria general en Andalucía aseguran que la decisión de tener en cuenta lo que diga la militancia es fruto de una reflexión interna mucho más profunda y sobre todo responde a los “avisos continuos” que la dirección ha recibido “desde la calle”, donde aseguran que reciben el mensaje inequívoco de que deben de cerrar el paso a cualquier Gobierno socialista tras 33 años de este partido en la Junta.

Teresa Rodríguez tendría que elevar una consulta a la dirección estatal antes de abrirla a los círculos, aunque en las conversaciones con el PSOE está el secretario de Organización nacional, Sergio Pascual. Insisten en que este planteamiento político, que doblaría el pulso a la abstención por la que se inclina la cúpula nacional, no es un globo sonda ni será una sorpresa para el equipo de Pablo Iglesias. Indican que todos asumen que, si no hay unanimidad sobre la estrategia que seguir, sería “lo más razonable”. En su discurso de investidura la socialista Susana Díaz lanzó a Podemos dos ofertas que le habrían permitido mover ficha hacia la abstención. La presidenta de la Junta en funciones prometió una reducción del 10% de altos cargos y eventuales en la Administración autonómica. En materia de lucha contra los desahucios avanzó medidas encaminadas a condicionar futuros contratos con la banca al cumplimiento de cláusulas sociales. Ninguno de estos dos gestos fueron bienvenidos por Podemos. Su dirigente andaluza realizó una dura intervención al término del debate atacando a la socialista y asegurando que todo quedaba en pura palabrería. Exigen saber el número exacto de altos cargos y asesores que hay en la Administración y que, de forma inmediata, se cancelen los contratos con las entidades financieras que siguen desahuciando.

Susana Díaz recoge propuestas de Podemos y Ciudadanos

El PSOE lleva semanas instalado en el optimismo y se han mostrado convencidos de la posibilidad de acuerdos con la oposición para una abstención en segunda vuelta que les permitiera formar gobierno en los próximos días. El paso adelante de Ciudadanos inclinó el tablero político hacia este escenario de investidura en segunda vuelta y antes de las municipales. El partido de Albert Rivera sabe el riesgo que corre electoralmente cuando se sugiere que han pactado con el PSOE, pero defienden que debían mover ficha y dejar gobernar a la lista más votada. A cambio se apuntan el tanto del paquete de medidas anticorrupción que Susana Díaz ha asumido en su discurso de investidura y que firmará solemnemente con Ciudadanos en los próximos días.

El PSOE se muestra algo desconcertado por la dureza de Podemos y atribuyen a diferencias internas de este partido su negativa a abstenerse en segunda vuelta. Insisten en el fantasma de la pinza de Podemos y el PP y en el “boicot” a las instituciones. De la euforia de los días anteriores ahora han pasado a asumir como escenario posible que no haya investidura hasta pasadas las elecciones municipales. Susana Díaz se dirigió al grupo parlamentario socialista poco antes de pronunciar su discurso de investidura y les pidió “tranquilidad” y que “no pierdan los nervios”, según han confirmado varios asistentes a la reunión. Los socialistas creen que “antes o después” su candidata podrá formar gobierno. Se abonan a la llamada teoría de la fruta madura que cuenta con que antes o después “la investidura caerá por su propio peso”. Para tener este razonamiento político se amparan en la teoría de que la oposición está en un callejón sin salida y defienden la máxima de que ningún partido de la oposición quiere que se vuelvan a repetir elecciones en Andalucía el próximo septiembre.

Ni el Partido Popular, que es junto a Izquierda Unida el partido que con más contundencia asegura que repetirá el no en todas las votaciones que se sucedan en el Parlamento, quiere que se repitan los comicios autonómicos. El presidente Mariano Rajoy habría dado orden de que los populares se abstengan en el último minuto y pasadas las municipales antes de permitir unos nuevos comicios. Fuentes de la dirección de este partido en Andalucía defienden que la decisión final corresponderá al equipo de Juan Manuel Moreno Bonilla y no a Génova. Insisten en que ellos son el principal partido de la oposición y no deben pulsar la abstención. No todos los alcaldes del partido creen que esta estrategia de bloqueo sea la más útil ante los próximos comicios y cuando muchas alcaldías están en juego si no se da paso a la lista más votada. Desde este partido aseguran que el PSOE “no ha hecho nada” para trabajar el diálogo político y aseguran que era Moreno Bonilla quien tenía una posición “más posibilista” y cercana la abstención. Este martes los portavoces de los grupos políticos tendrán su primer cara a cara con Susana Díaz tras su discurso de investidura. Se verá si hay movimientos o bloqueo en una investidura intrigante que va camino de convertirse en un folletín político por entregas.

Elecciones Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios