Es noticia
Menú
El mercado laboral acelera en noviembre y el paro baja en 33.500 personas
  1. Economía
En un mes que suele ser muy malo

El mercado laboral acelera en noviembre y el paro baja en 33.500 personas

El empleo resiste el impacto de la crisis inflacionista con la incorporación de 78.700 afiliados en términos desestacionalizados. Comercio, tecnología y sector público tiraron de la contratación

Foto: Imagen de una oficina de empleo en Madrid. (EFE/Luis Millán)
Imagen de una oficina de empleo en Madrid. (EFE/Luis Millán)

El mercado laboral sigue resistiendo el impacto de la crisis inflacionista global. A pesar de todas las dificultades, el mes de noviembre terminó con una evolución plana de la afiliación en términos brutos (-155 afiliados) en un mes en el que tradicionalmente se destruye mucho empleo: en los cinco noviembres previos a la pandemia se perdían, de media, 29.000 afiliados. Esto es, la diferencia de la afiliación respecto al mismo mes de los años previos a la pandemia es de casi 29.000 empleos más, el mejor dato desde el mes de junio, según los registros difundidos este viernes por la Seguridad Social.

Noviembre es uno de los peores meses del año para el empleo, ya que el turismo se encuentra en plena temporada baja y porque los hogares ahorran en gastos para preparar la campaña navideña. De hecho, la hostelería destruyó este noviembre algo más de 102.000 empleos. Sin embargo, si se desestacionalizan los datos (se eliminan las variaciones propias del calendario) la afiliación total de España aumentó en 78.700 personas. Se trata del mejor mes de noviembre desde los años de la burbuja inmobiliaria descontando los años extraordinarios de la pandemia y es el mejor dato de todo el año.

Al margen de posibles errores en la desestacionalización de las series (es posible que se hayan producido algunos cambios en los patrones de contratación en España tras la pandemia y la reforma laboral), lo que muestran estos datos es que el mercado laboral está resistiendo a la difícil coyuntura económica. La mayor parte de los sectores registraron un comportamiento muy positivo, solo empañado por la destrucción de empleo de la hostelería, habitual a estas alturas del año. Las cifras alejan el riesgo de una recesión inminente en España y apuntan a avance positivo del PIB.

El número total de afiliados se sitúa por encima de los 20,3 millones (20,28 millones en términos brutos), lo que supone una creación de algo más de medio millón de empleos acumulados en el último año.

La mayor parte de los sectores tuvieron un comportamiento favorable durante el mes, comportándose mejor que en los noviembres previos a la pandemia. Destaca, una vez más, la Administración pública, que incorporó a 11.300 trabajadores, un 50% más de lo normal (promedio de los cinco años anteriores a la pandemia). También el comercio ha mantenido un buen ritmo de contrataciones, lo que indica que la demanda interna mantuvo su dinamismo durante todo el mes de noviembre. En concreto, el empleo se incrementó en 25.000 personas, un tercio más de lo que suele ser habitual. Los servicios auxiliares y administrativos dejaron igualmente buenos datos, sector que está muy vinculado a la vuelta a la presencialidad en los puestos de trabajo. En total, estas actividades incorporaron a más de 6.700 afiliados.

Los peores registros se dieron, como se ha señalado, en la hostelería, que neutralizó la ganancia de empleo en el resto de sectores con una destrucción de casi 102.000 puestos de trabajo. Se trata de una cifra algo peor a la que habitualmente se daba en los meses de noviembre, lo que evidencia que todavía se mantiene una gran estacionalidad en el empleo a pesar de la reforma laboral. También el sector de actividades de ocio y cultura (muy vinculado al turismo) perdió algo de empleo, unos 400 afiliados menos, en un mes en el que tradicionalmente se creaba empleo.

Foto: Fachada de la Agencia Tributaria. (EFE)

La composición sectorial también anticipa cuál fue la evolución territorial del empleo. Baleares, que entra de lleno en su temporada baja turística, concentró la gran destrucción de empleo con 80.300 afiliados menos. Por el contrario, el empleo creció intensamente en las grandes ciudades. La Comunidad de Madrid incorporó a 34.100 afiliados; la provincia de Valencia, a 16.900 afiliados, y la provincia de Barcelona, a 13.200.

El paro se redujo en 33.500 personas a lo largo del mes, lo que supone el mejor noviembre de la serie histórica, descontando los registros de la pandemia. En este caso, aunque los trabajadores de la hostelería con contrato fijo discontinuo no estén activos, no se les contabiliza como parados, de modo que la cifra de parados queda maquillada como consecuencia de la reforma laboral. En total, el número de parados se situó en 2,88 millones, la cifra más baja desde el mes de junio.

La contratación indefinida siguió dejando registros históricos también como consecuencia de esta reforma. En total, se firmaron 1,4 millones de contratos, de los que el 43% fueron indefinidos. Lo normal en los meses de noviembre es que los contratos indefinidos no superaran el 10% del total.

El mercado laboral sigue resistiendo el impacto de la crisis inflacionista global. A pesar de todas las dificultades, el mes de noviembre terminó con una evolución plana de la afiliación en términos brutos (-155 afiliados) en un mes en el que tradicionalmente se destruye mucho empleo: en los cinco noviembres previos a la pandemia se perdían, de media, 29.000 afiliados. Esto es, la diferencia de la afiliación respecto al mismo mes de los años previos a la pandemia es de casi 29.000 empleos más, el mejor dato desde el mes de junio, según los registros difundidos este viernes por la Seguridad Social.

Laboral Paro Noadex