Es noticia
Menú
La sequía hunde la producción hidráulica y obliga a más contención en el consumo energético
  1. Economía
Más presión a la inflación y contaminación

La sequía hunde la producción hidráulica y obliga a más contención en el consumo energético

La falta de agua reduce la producción eléctrica en los embalses a niveles históricamente bajos en junio y julio. La situación exige producir más electricidad con gas, en precios récord y pese al compromiso de rebajar su uso

Foto: Vista del embalse de As Portas, en Vilariño de Conso (Ourense). (EFE/Brais Lorenzo)
Vista del embalse de As Portas, en Vilariño de Conso (Ourense). (EFE/Brais Lorenzo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La histórica falta de agua en los embalses tensa aún más la crisis energética que vive España. Según los datos reportados por Red Eléctrica, durante los meses de junio y julio la producción hidroeléctrica se ha hundido un 50% con respecto al nivel del mismo periodo un año antes. No existen registros tan bajos para los dos primeros meses del verano en la serie histórica. Además, en lo que va de agosto, la situación no mejora. El nivel medio de caudal de los pantanos ya está por debajo del 40%, mientras que la media de la última década es de casi un 60%, según datos oficiales. Es la peor situación vivida desde 1995.

El hundimiento de la producción de electricidad gracias al desembalse de agua llega en el peor momento. La generación de luz que no cubre esta tecnología tiene que sustituirse con plantas de ciclo combinado a partir de gas natural, cuyo coste está en niveles récord, con precios 10 veces superiores a los de los últimos años. El precio del gas en el mercado internacional TTF ha alcanzado este martes los 240 euros por MWh, cuando dicho hidrocarburo se comercializaba en 20 euros por MWh antes de que se desatara la crisis energética en 2021.

En este contexto, la demanda de gas para la producción eléctrica se ha disparado un 83,2% entre enero y julio de 2022, según datos de Enagás. En el 'mix' de producción de luz, las plantas que generan con gas representaron en julio un 31% del total, cuando un año antes suponían el 14%. Es decir, que aumentó la producción de 3,1 TWh a 7,8 TWh en el mes. Por el contrario, la hidráulica ha pasado de cubrir el 11% de la demanda de julio de 2021 a quedarse en un exiguo 4% un año después: pasó de 2,2 TWh a 1 TWh. Solo en septiembre y octubre de 2017 —meses con producción hidroeléctrica históricamente menor por la época del año—, esta tecnología produjo ligeramente menos del 4% del total.

placeholder Vilariño de Conso (Ourense). (EFE/Brais Lorenzo)
Vilariño de Conso (Ourense). (EFE/Brais Lorenzo)

En lo que va de 2022, las plantas hidráulicas, controladas principalmente por Iberdrola, Endesa y Naturgy, han producido 11.420 GWh. De mantenerse la sequía, las plantas hidroeléctricas van camino de firmar su peor año de la historia. Iberdrola, la empresa con más plantas de producción en los embalses (unos 10.000 MW de potencia instalada), ha producido un 45% menos, mientras que ha aumentado el funcionamiento de sus ciclos combinados un 86,9%, según detalla la compañía en su memoria semestral de resultados.

Cabe destacar que con la entrada del mecanismo del tope al gas, las eléctricas tienen menos incentivo para producir con energía hidráulica, ya que no pueden cobrar el coste de oportunidad como sucedía hasta ese momento, lo que puede hacer que en algún momento puedan preferir activar plantas de gas que turbinar agua. Justo antes de que el mecanismo entrara en vigor, las compañías eléctricas dispararon la producción hidráulica pese al bajo caudal de los ríos. Otro factor a tener en cuenta es el vaciado de determinados embalses que se produjo el pasado ejercicio y que acarreó un enfrentamiento entre Iberdrola y el Gobierno, aunque la polémica no fue a más.

Luz más cara y más contaminante

La imposibilidad de disponer de energía hidroeléctrica provoca, por otro lado, que el precio de la luz suba mucho más en el mercado mayorista, ya que aunque el Gobierno ha establecido un tope al gas, se debe pagar una mayor compensación a las plantas que producen con este hidrocarburo. De esta manera, la luz continúa en niveles anormalmente altos. De forma estructural, supera cada día los 200 euros por MWh, cuando lo normal es que estuviera rondando los 50 euros por MWh. Este es uno de los factores que más están contribuyendo al alza de la inflación. Según los datos del IPC de julio, que publicó la pasada semana el INE, la electricidad se ha encarecido un 50% y es uno de los elementos que más encarecen el coste de la vida.

Foto: Imagen tomada con un dron del antiguo pueblo de Aceredo, en Lobios, que quedó sepultado en la década de los 90 por las aguas del embalse de Lindoso y que en los últimos meses ha vuelto a emerger debido a la sequía.

Por otro lado, una mayor producción a partir de gas como sustituto de la energía hidráulica supone un menoscabo para las arcas públicas, ya que Hacienda cobra un elevado canon hidráulico y un mayor impuesto de sociedades por este concepto. La mayor compra de gas a países como EEUU, Argelia, Rusia o Qatar, entre otros, deteriora en parte la balanza comercial. Además, el mayor peso del gas en el 'mix' energético en detrimento de la hidroeléctrica provoca mayores emisiones de CO₂ a la atmósfera, un hándicap para cumplir con los objetivos climáticos pactados con Bruselas.

Más presión para ahorrar energía

El fuerte aumento del consumo de gas para generar electricidad, que casi se ha doblado dada la escasez de agua, complica más si cabe el compromiso que acaba de adquirir el Gobierno con la Comisión Europea de rebajar el consumo de esta materia prima un 7%. El propio Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos ya ha reconocido que las medidas implementadas en el reciente Real Decreto-ley 14/2022 de ahorro energético supondrían una rebaja de consumo del 4% o 5% en el mejor de los casos. Es decir, si el cumplimiento de las medidas aprobadas fuera generalizado. Un escenario que se antoja complicado a tenor del rechazo mostrado en diversas comunidades autónomas, que son las competentes en materia sancionadora.

Varios dirigentes autonómicos —la mayoría del PP—, así como determinados municipios, han pedido la retirada del decreto, que establece medidas como el apagado generalizado de escaparates y edificios públicos a partir de las 22:00. También se obliga a no bajar de 27 grados el aire acondicionado de determinados establecimientos y no subir la calefacción de 19 grados en invierno. El Gobierno mantiene el decreto, que tendrá que convalidar el Parlamento antes del 2 de septiembre.

Foto: El Gobierno aprueba un paquete de medidas de ahorro y eficiencia energética.

Por ahora, el Ejecutivo ha descartado imponer restricciones de consumo energético a los hogares y a la industria. Sin embargo, Moncloa es consciente de que con las medidas implantadas hasta ahora no es suficiente y la sequía no hace más que complicar aún más esta situación. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sigue defendiendo su plan en público, mientras la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha pedido a las comunidades autónomas que le hagan llegar propuestas de ahorro antes de que finalice este mes de agosto.

El Gobierno está obligado a elaborar un plan de ahorro energético más amplio que tendrá que enviar a Bruselas en septiembre. El objetivo de la Comisión Europea es tener un plan de eficiencia energética a corto plazo con el que capear el próximo invierno en caso de que Vladímir Putin cierre el grifo del gas que fluye de Rusia a Europa. Ahora está por ver si España es capaz de librar de los recortes de gas a la industria, que acusaría el golpe y dañaría la situación económica. Y, por otro lado, tiene por delante el difícil reto de conseguir que los hogares no se vean obligados a tomar medidas de ahorro, un escenario siempre delicado en el invierno previo a elecciones generales, municipales y autonómicas.

La histórica falta de agua en los embalses tensa aún más la crisis energética que vive España. Según los datos reportados por Red Eléctrica, durante los meses de junio y julio la producción hidroeléctrica se ha hundido un 50% con respecto al nivel del mismo periodo un año antes. No existen registros tan bajos para los dos primeros meses del verano en la serie histórica. Además, en lo que va de agosto, la situación no mejora. El nivel medio de caudal de los pantanos ya está por debajo del 40%, mientras que la media de la última década es de casi un 60%, según datos oficiales. Es la peor situación vivida desde 1995.

Red Eléctrica de España (REE) Gas natural Naturgy Enagás Eficiencia energética
El redactor recomienda