Es noticia
Menú
El Gobierno anuncia un nuevo impuesto a las energéticas que entrará en vigor en 2023
  1. Economía
Gravará los beneficios extraordinarios

El Gobierno anuncia un nuevo impuesto a las energéticas que entrará en vigor en 2023

Hacienda asegura que la intención es encontrar la fórmula para gravar los beneficios extraordinarios generados en 2022 aunque el tributo no entre en vigor hasta 2023

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras el Consejo de Ministros. (Efe/Kiko Huesca)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, tras el Consejo de Ministros. (Efe/Kiko Huesca)

El Gobierno aprobará un nuevo impuesto a las empresas energéticas para gravar los beneficios extraordinarios que están generando gracias a la subida de los precios energéticos. Así lo ha anunciado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Consejo de Ministros extraordinario celebrado este sábado. Se trata de un nuevo tributo que no puede ser aprobado en el real decreto-ley que incorpora todo el resto de ayudas anticrisis y que tendrá que ser tramitado como ley en el Parlamento. Esto significa que el plazo de diseño y de tramitación obligan al Ejecutivo a retrasar su entrada en vigor hasta el año 2023. Sin embargo, desde el Ministerio de Hacienda se precisa que la intención es encontrar la fórmula para gravar los beneficios conseguidos en 2022. Esto es, tendría una aplicación retroactiva sobre bases imponibles generadas antes de la entrada en vigor de la figura fiscal.

"El Gobierno está diseñando un nuevo tributo que gravará los beneficios extraordinarios de las energéticas como consecuencia del alza de los precios energéticos", ha anunciado el presidente. Se trata de un impuesto nuevo, no una actualización de sociedades, lo que implica un esfuerzo adicional para diseñar la ley. Esto significa que el Ejecutivo ha descartado definitivamente la petición inicial de su socio de Gobierno, Unidas Podemos, que reclamaba aprobar un alza transitoria en el impuesto sobre sociedades para que pudiera aprobarse por real decreto-ley y entrara en vigor de forma instantánea sin problemas de retroactividad. El motivo es que Hacienda considera que esta vía es menos eficiente porque las empresas cuentan con bases imponibles negativas de otros años con las que esquivar la nueva carga fiscal.

Foto: Nadia Calviño, ministra de asuntos económicos.

Esta nueva figura fiscal será tramitada como una proposición de ley de los dos partidos del Gobierno, PSOE y Unidas Podemos. Se trata de un trámite poco habitual para un impuesto, ya que lo normal es que sea presentado por el Gobierno, lo que implica sacar la norma a audiencia pública y someterla al escrutinio del Consejo de Estado y el resto de organismos de control. Sánchez no ha proporcionado más detalles sobre este nuevo impuesto que aún está en fase de elaboración. El Ministerio de Hacienda ya está negociando los detalles de esta medida con Unidas Podemos con el objetivo de presentar el Proyecto de Ley "en las próximas semanas", ha anunciado Sánchez. "Lo que no cabe es que algunos resulten beneficiados a costa de la mayoría. Lo que deben hacer es realizar una aportación adicional", ha justificado el presidente.

En cualquier caso, ha querido poner en valor las medidas contra los beneficios extraordinarios que han conseguido las petroleras y las eléctricas hasta la fecha. Entre las medidas que ha ennumerado se encuentra el 'tope al gas' o el recorte a los beneficios 'caídos del cielo' de las renovables. Según los cálculos de Moncloa, estas medidas han permitido que "el precio de la electricidad en el mercado mayorista español esté entre un 40% y un 50% por debajo del europeo". Sin embargo, el problema para los consumidores es que la compensación a los ciclos combinados para la compra del gas está provocando que este ahorro no sea tal.

"El precio de la electricidad en el mercado mayorista está entre un 40%-50% por debajo del europeo"

Este nuevo impuesto tendrá que ser compatible con el impuesto sobre sociedades, que ya grava los beneficios de las empresas. En definitiva, 'ataca' a la misma base imponible, de modo que el diseño del mismo tiene que ser muy cuidadoso para que no genere problemas legales. El impuesto no podrá ser incorporado a la ley de presupuestos, ya que la creación de un nuevo tributo tiene que realizarse a través de su propia ley.

Sánchez ha reconocido que este impuesto extraordinario para las empresas de energía genera malestar en el sector. "Este es un Gobierno muy incómodo para determinados grupos económicos", ha afirmado el presidente, "eso está a pie de calle y cualquier persona que lo analice con un mínimo de objetividad lo podrá ver".

El Gobierno aprobará un nuevo impuesto a las empresas energéticas para gravar los beneficios extraordinarios que están generando gracias a la subida de los precios energéticos. Así lo ha anunciado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Consejo de Ministros extraordinario celebrado este sábado. Se trata de un nuevo tributo que no puede ser aprobado en el real decreto-ley que incorpora todo el resto de ayudas anticrisis y que tendrá que ser tramitado como ley en el Parlamento. Esto significa que el plazo de diseño y de tramitación obligan al Ejecutivo a retrasar su entrada en vigor hasta el año 2023. Sin embargo, desde el Ministerio de Hacienda se precisa que la intención es encontrar la fórmula para gravar los beneficios conseguidos en 2022. Esto es, tendría una aplicación retroactiva sobre bases imponibles generadas antes de la entrada en vigor de la figura fiscal.

Energía Ministerio de Hacienda
El redactor recomienda