Es noticia
Menú
Semana 'horribilis' para Teresa Ribera: desde Moncloa desacreditan sus medidas estrella
  1. Economía
Asegura no sentirse desautorizada

Semana 'horribilis' para Teresa Ribera: desde Moncloa desacreditan sus medidas estrella

El Gobierno ha bajado el IVA de la luz —que rechazó Ribera— tras los tímidos resultados aportados por el plan pactado con Bruselas para bajar la luz. Además, ha suspendido dos leyes impulsadas por Transición Ecológica

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), junto a la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera (i). (EFE/Javier Lizón)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d), junto a la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera (i). (EFE/Javier Lizón)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Semana política 'horribilis' para la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. Varias de las medidas estrella que ha puesto en pie la máxima responsable de la política energética de este país, en una de las coyunturas más complicadas que se recuerdan en décadas, se han visto deslucidas en gran parte por las decisiones que ha tomado Moncloa. Pero pese a todo, Ribera dijo el jueves que "en absoluto" se siente desautorizada.

Dicha afirmación llegaba después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciara que este mismo sábado bajará el IVA del 10% al 5% en el Consejo de Ministros. Una medida que suponía enmendarse a sí mismo, ya que la propia vicepresidenta Tercera dijo solo quince días antes que la citada rebaja de impuestos, propuesta por el PP, era "insuficiente" y "cosmética".

En el sector, además, la interpretación que se dio a ese anuncio fiscal por sorpresa es que trataba de paliar los escasos resultados obtenidos por el 'tope al gas', la medida que el Gobierno llevaba peleando durante tres meses con la Unión Europea y que está cosechando unos resultados mucho más tímidos de lo que desde el propio ministerio habían vaticinado.

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, interviene, junto a la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera. ( EFE Javier Lizón)

Aunque el mecanismo esté logrando ahorros, el bajo nivel de los mismos respecto a lo prometido ha descafeinado el potencial capital político que se le presuponía. El 6% de ahorro obtenido en factura en la primera semana, respecto de lo que el Gobierno cree que sería la situación sin el plan, está muy lejos del 15% o 20% que había pregonado el Gobierno solo una semana antes. Mientras, las fisuras que amenazaban el plan, como que gran parte de los clientes de las eléctricas no contribuyen al mismo o que se subvenciona la luz a Francia, están confirmándose y siendo objeto de muchos más titulares.

Tras este fiasco político, no tanto económico o energético a ojos de los expertos, Ribera, encargada de lidiar con la peor crisis energética en décadas, se ha encontrado con un segundo sin sabor. Este mismo viernes, El Confidencial ha avanzado que la Comisión de Transición Ecológica ha suspendido la tramitación del Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE) y la ley de minoración de los beneficios extra por el CO₂. Ambos proyectos de ley estaban guardados en el cajón desde hace un año. Ambos se reactivaron hace menos de un mes tras dar la orden el Ministerio para la Transición Ecológica que lidera Ribera y ambos han sido suspendidos por Moncloa, aseguran fuentes al tanto de la situación. Imponer ahora mismo un recargo a combustibles y gas es, a ojos del sector, un suicidio político. La sombra de los chalecos amarillos en Francia es aún alargada.

Foto: La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera. (EFE/Emilio Naranjo)

La principal razón esgrimida para este segundo paso atrás es que es incongruente sacar adelante dos medidas que van en dirección contraria al paquete anticrisis que va a aprobar el Gobierno este mismo sábado. Hay razones de tipo técnico. Uno de los expertos al tanto de la situación resta fuerza a las causas políticas y apuesta por argumentos de corte técnico y económico. Según señala, "el coste del FNSSE (que se trasladará al consumidor final de combustibles fósiles) es incongruente mientras esté en vigor la bonificación de carburantes y el tope de la tarifa regulada de gas".

Con respecto al otro proyecto de ley, explica que "la minoración de CO₂ sería incongruente con el límite de 67 euros para la minoración del gas y produciría automáticamente una revisión de precios en los contratos a plazo que llevaría inmediatamente a toda la demanda cubierta en España a financiar el coste del mecanismo de ajuste (tope al gas) mientras que en Portugal la demanda cubierta seguiría exenta de la compensación. Sería una asimetría perjudicial para la demanda española".

Se trata de argumentos económicos de peso para paralizar dicha tramitación, pero ese escenario ya era conocido cuando se reactivaron ambos planes, por lo que de haberse abordado de otra forma no hubiera quedado patente la enmienda política sufrida por Transición Ecológica desde Moncloa.

Por no hablar de que tanto la suspensión del FNSSE como la bajada del IVA eran medidas que pedía reiteradamente el Partido Popular. Moncloa ha recogido las tesis del principal partido de la oposición en su mejor momento electoral y sobre el tema más trascendental que se dirime en la actualidad política y económica.

Moncloa ha comprado en menos de una semana los argumentos del PP sobre uno de los temas clave de la actualidad política

La desautorización de Moncloa sobre Ribera deja su imagen en mayor debilidad frente a las empresas del sector, que se sonríen de ver cómo varias de las amenazas que pesaban sobre su negocio se van diluyendo. Todas las grandes, Iberdrola, Endesa, Naturgy, Repsol o Cepsa, se veían de una u otra manera afectadas. La idea transmitida por el Gobierno es reactivar la tramitación de estas leyes en septiembre, pero los analistas políticos creen que el escenario preelectoral hará cada vez más complicado lograr los apoyos suficientes.

Fuentes consultadas aseguran que sacar en este momento dichos proyectos de ley, cuando la inflación es la más alta en décadas, era un empeño personalísimo de la vicepresidenta, que ha cogido con el pie cambiado a todos los diputados de la Comisión de Transición Ecológica que debían tramitarla, incluidos los de los propios grupos parlamentarios del Gobierno.

Foto: La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, acompañada por el presidente de la comisión, Juan Antonio López de Uralde. (EFE/Chema Moya)

Para la reflexión política también queda la oposición en este momento de ERC, socio preferente del Gobierno, que previamente era favorable a apoyar dicha medida. Esta misma semana, Gabriel Rufián pedía desde su escaño a Sánchez explicaciones sobre el precio de un melón. Una metáfora que escenifica a la perfección el elevado coste alcanzado por algunos productos hasta hace muy poco al alcance de cualquiera. Tampoco el PNV, que en el pasado se mostró favorable al FNSSE, se sentía ahora cómodo con la medida, aseguran fuentes parlamentarias, aunque otras reconocen que en ningún momento han verbalizado su rechazo a la misma.

Pese a todo lo anterior, Teresa Ribera, una de las personas más influyentes hasta ahora del gabinete de Sánchez, no ha dado marcha atrás, y mantenía tras las decisiones de Moncloa que las bajadas de impuestos no son la mejor solución, ya que supone trasladar costes del consumidor al contribuyente y que la verdadera medida eficaz es aquella que logra ahorros detrayendo los sobreingresos de las empresas. Con ese cóctel, ahora habrá que ver en qué queda el inconcreto impuesto a las energéticas confirmado por Hacienda esta semana.

Semana política 'horribilis' para la vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. Varias de las medidas estrella que ha puesto en pie la máxima responsable de la política energética de este país, en una de las coyunturas más complicadas que se recuerdan en décadas, se han visto deslucidas en gran parte por las decisiones que ha tomado Moncloa. Pero pese a todo, Ribera dijo el jueves que "en absoluto" se siente desautorizada.

Moncloa Teresa Ribera IVA Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Partido Popular (PP) Unión Europea Gabriel Rufián Cepsa
El redactor recomienda