Es noticia
Menú
El coste de encadenar contratos temporales es un salario un 15% inferior a los indefinidos
  1. Economía
La importancia del capital humano

El coste de encadenar contratos temporales es un salario un 15% inferior a los indefinidos

Un estudio publicado por el BdE muestra como los trabajadores que encadenan contratos temporales acumulan menos capital humano y su salario se ve penalizado a lo largo del tiempo

Foto: Sede del Banco de España en Madrid. (EFE)
Sede del Banco de España en Madrid. (EFE)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La temporalidad es uno de los principales enemigos del crecimiento en España. Los economistas han argumentado en infinidad de ocasiones todo el abanico de efectos negativos que genera la elevada rotación sobre diferentes aspectos, como la acumulación de capital humano, la tasa de desempleo, la pobreza laboral, etc. Sin embargo, pocas veces se dispone de evidencia científica en España del coste para los trabajadores de la temporalidad. Un estudio publicado esta semana por el Banco de España, y elaborado por los investigadores José García-Louzao, Laura Hospido y Alessandro Ruggieri, ofrece datos concretos que cuantifican la lacra que supone la temporalidad. Y, sorprendentemente, este coste es mayor cuanto más cualificados están los trabajadores.

Lo que hacen los investigadores es analizar la evolución de los salarios de los trabajadores jóvenes (para analizar el proceso de entrada al mercado laboral) durante casi dos décadas para comprobar si existen diferencias entre aquellos que tienen trabajos indefinidos y los temporales. Para ello, utilizan la Muestra Continua de Vidas Laborales que tiene los registros de una muestra de ciudadanos a lo largo del tiempo. Tras analizar sus carreras, constatan que en un primer momento los jóvenes no tienen apenas diferencia salarial en los empleos fijos o temporales. Sin embargo, a medida que pasan los años, esta brecha empieza a ampliarse tanto que incluso acelera durante un periodo de 15 años.

Foto: Manuel Arellano. (Ana Beltrán)

Esto significa que en un primer momento, la ausencia de experiencia laboral hace que indefinidos y temporales cuenten con un salario similar. Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, el salario de los indefinidos aumenta rápidamente gracias a la acumulación de capital humano. Por el contrario, en los temporales este proceso no se produce o es mucho más lento, lo que hace que su salario crezca a un ritmo muy inferior.

En los contratos temporales, tanto el empleador como el trabajador tienen menos incentivos a la acumulación de capital humano a través de la formación o la adquisición de nuevas habilidades con la experiencia. Al fin y al cabo, si el trabajador va a pasar poco tiempo en su puesto, las dos partes apenas van a sacar mejoría de la acumulación de capital humano. De hecho, muchas empresas solo dan formación a sus trabajadores indefinidos. Este freno en la acumulación de habilidades en los trabajadores temporales supone un lastre para todo el país, ya que muchos jóvenes no adquieren la experiencia suficiente para mejorar rápidamente sus ingresos. Y, al mismo tiempo, las empresas tienen difícil encontrar a trabajadores de mediana edad con la experiencia que necesitan.

Los economistas han teorizado sobre este extremo en numerosas ocasiones, pero ahora cuentan también con evidencia científica. Esto es lo que muestra el siguiente gráfico:

La línea roja muestra a los trabajadores temporales y la azul, a los indefinidos. Lo que representa el gráfico es la variación salarial acumulada a lo largo del tiempo en función del tiempo de experiencia acumulada. La población analizada (jóvenes) se divide en 22 celdas, en las primeras, quienes tienen menos tiempo de trabajo acumulado y en las últimas, quienes más tienen. Esto es, lo que refleja es cómo evolucionan los salarios a medida que los trabajadores van acumulando años de experiencia laboral.

Como se observa, en el inicio del gráfico, la variación salarial es similar porque en un primer momento de incorporación al mercado laboral apenas existe diferencia de capital humano y, por extensión, de salarios. Sin embargo, a medida que se acumulan unos años de experiencia, la brecha empieza a ampliarse a un ritmo que acelera con el tiempo. El resultado es que la subida salarial acumulada a lo largo de los años llega al 50% en el caso de los indefinidos, mientras que en los temporales se queda por debajo del 35%.

Foto: EFE.

"Nuestros resultados sugieren que el uso generalizado de contratos temporales reduce la adquisición de habilidades de los trabajadores altamente cualificados, lo que frena el crecimiento salarial a lo largo de su carrera profesional hasta en 16 puntos porcentuales 15 años después de su entrada al mercado laboral", escriben los investigadores. Cada año de experiencia en los empleos indefinidos aporta una subida salarial para los trabajadores indefinidos que implica una subida del salario del 3,5%, sin embargo, entre los temporales la subida es 1,5 puntos inferior. Esto es, poco más de la mitad que la mejora que consiguen los indefinidos.

Los investigadores comparan también la brecha salarial para los trabajadores que siempre han tenido empleos temporales y para los que han combinado un empleo temporal con uno indefinido. En el caso de los que han sido siempre temporales, la brecha de rentas salariales respecto a los indefinidos llega a ser de más del 15% a lo largo de los años respecto a los indefinidos. Por el contrario, para los que han combinado ambos tipos de contratos (el empleo temporal ha sido de entre el 30% y el 90% de su trayectoria laboral) la penalización supera el 5%.

Esta aproximación confirma, por tanto, que cuanto más tiempo se pasa un trabajador acumulando empleos temporales, peor es la evolución de su salario a lo largo del tiempo. El problema de España es que es uno de los países desarrollados del mundo con mayor tasa de temporalidad, lo que supone un freno para la acumulación de capital humano y, por extensión, para la productividad del país.

Uno de los hallazgos más relevantes del estudio es que la penalización es mayor cuanto mayor es la cualificación de los trabajadores. Tiene sentido que sea así, ya que los empleos con más cualificación requieren de formación continua, lo que conlleva la acumulación de capital humano a lo largo del tiempo y mejora del salario. "La experiencia acumulada en empleos temporales es menos valiosa y las menores oportunidades de aprendizaje afectan a la desigualdad de salarios a lo largo de todo el ciclo vital", señalan los investigadores.

Foto: La hostelería explica una parte menor de la temporalidad. (EFE/Cabalar)

De ahí la importancia de combatir la temporalidad en el mercado laboral, especialmente aquella fomentada por el mal diseño de la normativa laboral en España. La reforma laboral está encaminada, en parte, a reducir este tipo de contratos, pero está por ver cuál es su efecto en el medio plazo. Los autores del estudio señalan que sería favorable adoptar "las políticas que reduzcan la alta dualidad en el mercado laboral español manteniendo un grado adecuado de flexibilidad en las condiciones contractuales".

La temporalidad es uno de los principales enemigos del crecimiento en España. Los economistas han argumentado en infinidad de ocasiones todo el abanico de efectos negativos que genera la elevada rotación sobre diferentes aspectos, como la acumulación de capital humano, la tasa de desempleo, la pobreza laboral, etc. Sin embargo, pocas veces se dispone de evidencia científica en España del coste para los trabajadores de la temporalidad. Un estudio publicado esta semana por el Banco de España, y elaborado por los investigadores José García-Louzao, Laura Hospido y Alessandro Ruggieri, ofrece datos concretos que cuantifican la lacra que supone la temporalidad. Y, sorprendentemente, este coste es mayor cuanto más cualificados están los trabajadores.

Laboral
El redactor recomienda