Es noticia
Menú
El Gobierno resta más de 10.000 millones a la recuperación económica por el alza del petróleo
  1. Economía
clave junto a tipos y demanda exterior

El Gobierno resta más de 10.000 millones a la recuperación económica por el alza del petróleo

El Ejecutivo remitió a Bruselas en 2021 un análisis de sensibilidad que advertía del daño que podrían sufrir el PIB y otras variables macroeconómicas en España si se producía un aumento del crudo, tal y como está ocurriendo

Foto: Un surtidor de gasolina 95 en una gasolinera en Madrid. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
Un surtidor de gasolina 95 en una gasolinera en Madrid. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La subida del precio del petróleo, que en los últimos días roza los 90 euros por barril de Brent (máximo desde 2014), supondrá un duro golpe para la economía española y amenaza con retrasar la recuperación pospandemia. Según los cálculos que maneja el Ejecutivo, las alzas del crudo restan más de 10.000 millones de euros por cada 10 euros de repunte del barril de Brent con respecto al escenario base, que ha quedado ampliamente superado por la realidad.

Este factor es, junto con la fluctuación de los tipos de interés y la demanda exterior, el principal riesgo de 'shock' para la economía, según comunicó el Gobierno de España en el Programa de Estabilidad 2021-2024 remitido a la Comisión Europea en 2021.

"El precio del petróleo influye en los agregados macroeconómicos al cambiar el coste de la energía. España, como país netamente importador, se vería afectado por un 'shock' sobre los precios del petróleo por dos vías: los costes de producción y el saldo de la balanza corriente", advierte el Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos.

Por lo anterior, España advierte a Bruselas de que si hay un aumento de 10 dólares por barril respecto a su escenario base, "el PIB podría caer alrededor de 0,8 puntos porcentuales". El problema para la economía nacional es que el escenario base que planteó el Gobierno tanto en abril como posteriormente en septiembre, para la elaboración de los presupuestos generales del Estado de 2022, ha quedado ampliamente superado por las circunstancias actuales.

Foto: Pozo petrolífero (Reuters)

El Programa de Estabilidad 2021-2024 vaticinaba que el precio del crudo sería de 60,8 dólares por barril de Brent en 2021 y de 58,2 euros en 2022. El propio Ejecutivo corrigió al alza meses más tarde. En septiembre ya advertía de que para 2021 cerraría en más de 70 dólares por barril, pero estimaba que en 2022 el precio se relajaría hasta los 60 euros por barril.

Ahora todos los indicadores apuntan a que en 2022 el crudo estará muy por encima de los 60 dólares/barril. En primer lugar, el mercado de futuros descuenta que se situará por encima de 80 dólares por barril el resto del año. Es decir, 20 euros más de lo pronosticado, por lo que el daño sobre el PIB, de confirmarse este escenario, superaría ampliamente el 0,8% de caída que refería el Ejecutivo por 10 dólares de subida del petróleo respecto de su escenario base, lejos ya de la situación actual.

Es en este contexto en el que se enmarcan las revisiones a la baja del PIB de las principales instituciones que monitorizan la economía española, como el Banco de España, la Comisión Europea, el FMI, la OCDE o diversas entidades financieras.

Este mismo miércoles, la Agencia Internacional de la Energía ha metido más presión sobre el petróleo tras asegurar que seguirá subiendo desde los niveles actuales al entender que la demanda continuará fuerte pese a la situación actual de la pandemia. Los analistas de Goldman Sachs, con amplia repercusión en el mercado, sitúan el precio del oro negro en 100 dólares por barril. El banco estadounidense apoya su tesis en el aumento de las tensiones geopolíticas centradas fundamentalmente en el conflicto entre Rusia y EEUU por el control de Ucrania.

Foto: Imagen de una plataforma petrolífera en California. (Reuters/Lucy Nicholson)

Hay previsiones aún más dañinas. Los analistas de JP Morgan ven el petróleo en 125 euros para este mismo año, con una tendencia alcista que no frenará hasta 2023, cuando podría alcanzar los 150 dólares.

La subida del petróleo de los últimos meses está deteriorando con fuerza el poder adquisitivo de los españoles. La gasolina 95 y el gasóleo A están en máximos de siete años. Este componente del IPC está contribuyendo a las mayores subidas del coste de la vida registradas en 30 años. La inflación contribuye, por otro lado, a que se acrecienten los temores de una subida de tipos por parte del Banco Central Europeo, que ya ha relajado los estímulos.

En esta línea, ya están actuando otras instituciones como la Reserva Federal de EEUU, el Banco de Inglaterra o el Banco de Japón. El bono alemán cotizaba este miércoles en positivo por primera vez desde 2019. Precisamente, este es el otro factor clave de riesgo de 'shock' para la economía, junto con el petróleo y la demanda exterior, recogido en el citado Programa de Estabilidad 2021-2024.

Por otro lado, el PIB no es el único factor macro que para el Gobierno podría provocar la subida del petróleo. El análisis de sensibilidad remitido a Bruselas también advierte de que "las variables fiscales también se verían perjudicadas por este escenario más adverso", señalaba el Ejecutivo de Pedro Sánchez en 2021, que añadía un impacto para el empleo y aseguraba que "el déficit y la deuda públicos son superiores a los del escenario base".

La subida del precio del petróleo, que en los últimos días roza los 90 euros por barril de Brent (máximo desde 2014), supondrá un duro golpe para la economía española y amenaza con retrasar la recuperación pospandemia. Según los cálculos que maneja el Ejecutivo, las alzas del crudo restan más de 10.000 millones de euros por cada 10 euros de repunte del barril de Brent con respecto al escenario base, que ha quedado ampliamente superado por la realidad.

Petróleo PIB Comisión Europea Recuperación económica Tipos de interés PSOE Presupuestos Generales del Estado Banco Central Europeo (BCE) Agencia Internacional de la Energía (AIE) IPC JP Morgan Japón Estados Unidos (EEUU) Inflación Pedro Sánchez
El redactor recomienda