El gasto del Estado en asesores a dedo se dispara un 52% con los gobiernos de Sánchez
  1. Economía
Este año superará los 62 millones

El gasto del Estado en asesores a dedo se dispara un 52% con los gobiernos de Sánchez

La inflación de ministerios y el aumento de asesores nombrados a dedo han provocado un fuerte incremento del presupuesto destinado a remuneraciones de este personal, que superará los 62 millones este año

placeholder Foto: Pedro Sánchez y el primer ministro de Polonia, Mateus Morawiecki, en Alcalá de Henares, Madrid. (EFE)
Pedro Sánchez y el primer ministro de Polonia, Mateus Morawiecki, en Alcalá de Henares, Madrid. (EFE)

El Estado se gastará este año más de 62 millones de euros en pagar los salarios de los asesores elegidos a dedo por los diferentes altos cargos del Gobierno. Una cifra histórica que muestra la gran inflación de puestos de cargos públicos en las altas instancias del sector público, a pesar de la delicada situación de las cuentas públicas tras la pandemia. La llegada a la Moncloa de Pedro Sánchez inició esta senda de creación de cargos de confianza que se aceleró de forma brusca con la entrada de Unidas Podemos en el Ejecutivo en 2020. El resultado es un coste de asesores histórico que es similar, por ejemplo, al presupuesto anual del Tribunal de Cuentas, o del Consejo General del Poder Judicial.

Solo hasta abril, el Estado se ha gastado 21 millones de euros en asesores, según los datos de ejecución recopilados por la Intervención General de la Administración del Estado (IGAE). Se trata de la cifra más alta registrada en el primer cuatrimestre del año. Si se compara con el mismo periodo del año anterior, el incremento es del 16%. En 2020, el Gobierno se constituyó en las primeras semanas de enero, sin embargo, el nombramiento de todos los asesores no se produjo de forma inmediata, sino que se fue realizando a lo largo de los meses de enero a marzo. Esto explica que, con la misma estructura ministerial de 2020, el crecimiento del gasto sea tan elevado.

En total, a cierre del año 2020, ya con el Gobierno de coalición consolidado, el número de asesores del Estado alcanzó la cifra de 1.073 personas, según el Boletín Estadístico del personal del Estado. Casi la totalidad de estos trabajadores (989) son asesores nombrados a dedo por el presidente, los ministros o el resto de altos cargos del Estado. Los demás son asesores de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. A pesar de la crisis económica y del abultado déficit público forzado por la pandemia, el Gobierno no ha escatimado en elevar el gasto destinado a los cargos de confianza, que marcará este año un nuevo máximo histórico.

Foto: Imagen de una UCI en el Hospital Puerta de Hierro en Madrid. (EFE)

La inflación de cargos ha sido tan acelerada que en menos de tres años, esto es, desde el final del Gobierno de Mariano Rajoy, el número de asesores se ha disparado un 51%. Desde el año 2018, tras la moción de censura, se han producido dos grandes saltos de trabajadores a dedo en las altas instancias del Estado. El primero fue el cambio al primer Ejecutivo de Pedro Sánchez en solitario. Este salto se hizo incluso sin unos nuevos Presupuestos, ya que el Gobierno no consiguió los apoyos parlamentarios para sacar adelante las cuentas públicas. Lo que hizo fue una modificación presupuestaria para aumentar la partida destinada a los asesores en casi un 34%. Esto es, añadió un euro más por cada tres euros de presupuesto.

El segundo salto se produjo con el Gobierno de coalición, formado a principios de 2020. Para hacer hueco a los representantes de Unidas Podemos, el presidente aumentó hasta 23 el número de carteras ministeriales, el segundo Ejecutivo más numeroso de la democracia. A partir de ese momento, se multiplicó el número de cargos a dedo, hasta los casi 1.000 efectivos al cierre del año 2020.

Es importante tener en cuenta que los datos del presupuesto de 2020 todavía no recogieron todo el mayor gasto en salarios, ya que el Ejecutivo se conformó al inicio del año y muchos asesores no entraron hasta bien avanzado el primer trimestre del año. Por ese motivo, las verdaderas cifras del gasto en asesores son las que se van publicando este año.

Además, en 2021 el Gobierno sí tiene unas cuentas públicas propias, de modo que no tiene que recurrir a ampliaciones de crédito para financiar todo su gasto en asesores. En concreto, en los PGE figuraba una partida presupuestaria para los asesores de más de 62 millones de euros. En abril, aumentó este capítulo en otros 12.000 euros esta partida para asumir nuevos gastos en asesores. En los cuatro primeros meses del año, el Estado se ha gastado casi 21 millones de euros en asesores del Gobierno. Una cuantía que es la más alta de la historia. Si se compara con el último año de Rajoy (el primer cuatrimestre de 2018), el aumento del gasto es del 52%.

Foto: Edificio de Correos, actual sede del Ayuntamiento de Madrid. (EFE)

En solo tres años (2018-2021), el gasto en asesores ha aumentado más que en los 15 años anteriores. Se trata, por tanto, de un gasto exponencial que muestra la cantidad de trabajadores colocados por el Gobierno a dedo. Solo la entrada de Unidas Podemos en el Gobierno ha supuesto la incorporación de 75 asesores para cuatro carteras, con datos al cierre de 2020, la mayoría bajo el mando del entonces vicepresidente, Pablo Iglesias.

En algunos ministerios, el número de asesores ha llegado a duplicarse. Por ejemplo, en 2017 había 18 asesores en el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. Esta cartera ahora está dividida en dos, Trabajo y Seguridad Social, y entre ambas suman 37 asesores. En Moncloa, también se ha multiplicado el número de asesores: si en Presidencia con Rajoy había 447 trabajadores, a finales de 2020 eran 492, 45 asesores más.

De esta forma abrupta, el Gobierno termina con casi una década de control del gasto en asesores. Las restricciones presupuestarias posteriores a la crisis de la burbuja inmobiliaria forzaron a un ajuste del gasto en ministerios. El recorte comenzó en 2011, tras la bajada del sueldo de los funcionarios. Y se completó en el año 2012, tras la llegada a la presidencia de Rajoy, que redujo a 13 el número de carteras. En la actualidad, son 10 ministerios más, lo que explica el gran aumento del número de asesores.

El Estado se gastará este año más de 62 millones de euros en pagar los salarios de los asesores elegidos a dedo por los diferentes altos cargos del Gobierno. Una cifra histórica que muestra la gran inflación de puestos de cargos públicos en las altas instancias del sector público, a pesar de la delicada situación de las cuentas públicas tras la pandemia. La llegada a la Moncloa de Pedro Sánchez inició esta senda de creación de cargos de confianza que se aceleró de forma brusca con la entrada de Unidas Podemos en el Ejecutivo en 2020. El resultado es un coste de asesores histórico que es similar, por ejemplo, al presupuesto anual del Tribunal de Cuentas, o del Consejo General del Poder Judicial.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Gasto público Déficit público
El redactor recomienda