422.850 euros por una carta: así funciona el mercado del "mejor juego del mundo"
  1. Economía
MAGIC TE QUIERE AYUDAR

422.850 euros por una carta: así funciona el mercado del "mejor juego del mundo"

Hablamos con uno de los grandes expertos en el mercado de Magic de España para que nos explique quién, por qué y por cuánto está comprando las cartas del juego

placeholder Foto: El célebre 'Black Lotus'. (Foto: YouTube/Alpha Investments)
El célebre 'Black Lotus'. (Foto: YouTube/Alpha Investments)

Mediados de los años noventa. Arte 9, tienda de cómics y juegos de rol madrileña, entonces en Hilarión Eslava. Dos chavales sacan de sus mochilas sendos mazos de cartas de ‘Magic: the Gathering’ y comienzan a jugar entre ellos. La partida se desarrolla a toda velocidad, de manera casi automática. En el primer turno, ya hay un ‘Black Lotus’ y varios ‘moxes’ en juego. Terminan la partida, recogen sus cosas y se marchan a casa.

El autor guarda esta escena entre sus recuerdos preadolescentes porque ya en su día resultaba impresionante ver alguna de esas cartas en juego. Hoy en día, es prácticamente imposible hacerlo si uno no forma parte de la élite. Nadie lleva un reloj de diamantes a la playa.

El precio de aquel mazo podía rondar los 1.000 euros hace 25 años. ¿Y hoy en día? “Lo que tú quieras, 15.000 o 20.000 euros. Más que un coche, pero de lejos”. Quien responde es Guillem Salvador, responsable de Willy Bizarre, compañía de compraventa de cartas, y uno de los grandes conocedores españoles del mercado de cartas Magic. Un juego de cartas coleccionable ideado por el matemático Richard Garfield, que se publicó por primera vez en 1993 y que varias veces al año ofrece nuevas colecciones de cartas que permiten mejorar el propio mazo o reimpresiones de las existentes.

"En su versión más barata, el ‘Black Lotus’ puede rondar los 8.000 o 10.000 euros"

Con varias excepciones, las cartas de la ‘reserved list’, el grupo que en 1996 la compañía se comprometió a no reimprimir jamás para que conservasen su valor en el mercado secundario. La joya de la corona es el Power 9, las nueve cartas más poderosas, y entre ellas, el archifamoso ‘Black Lotus’ que ha vuelto a la primera plana de los periódicos después de que a finales de enero alguien pagase 511.100 dólares (422.850 euros) por ella.

Un ‘Black Lotus’ de Alpha, la primera remesa de cartas de la serie, en condición excepcional, “como recién salida de un sobre”, con su funda (que no la carta) firmada y ‘gradeada’, como lo llama Salvador, es decir, certificada por una agencia de calificación.

Hay aproximadamente 22.800 copias de dicha carta (salvo las perdidas o destruidas), y nunca va a haber más. Muchas de ellas ya han encontrado sus clientes finales, pero unas cuantas aún siguen asomando la cabeza en el mercado. “Si el ‘Black Lotus’ en su versión más barata y en mal estado puede rondar los 8.000 o 10.000 euros, en perfecto puede costar 30.000 o 40.000”, añade Salvador.

“Es coleccionismo prémium, hay que estar un poco loco para jugar esas cartas”. Que Wizards se comprometiese a respetar su exclusividad “generó una confianza en el consumidor y la sensación de que podías guardar tus cartas en una caja de zapatos y no venderlas inmediatamente porque iban a seguir valiendo”. El gran mercado de Magic acababa de nacer.

Alpha Investments es una de las cuentas de YouTube que muestran Magic como un negocio

A Magic le está saliendo un nuevo competidor que hasta hace relativamente poco nunca había aspirado a sus precios: el juego de cartas de ‘Pokémon’. El pasado 17 de enero, se vendió un ‘Blastoise’ por 468.000 dólares. En ese caso, la irrupción de ‘youtubers’ como Logan Paul abriendo sobres de primera edición de Pokémon (precio: dos millones de dólares) o los de Alpha Investments con Magic comerciando con ‘Black Lotus’ como el que intercambia cromos, son pequeños empujones a un mercado en el que los paracaidistas no abundan.

“Yo entré en el mundo de Magic a través de los canales clásicos, pero a veces aparece gente en Instagram, YouTube o Twitter diciendo que va a invertir en Magic, o un superempresario que de repente invierte, pero esa gente no forma parte de la comunidad”, explica Salvador. “En EEUU, se ven muchos casos de gente que va de cero a 100, gente que dice ‘voy a meter dinero en Magic’ y compra cartas muy caras por afán especulativo”.

¿Quién compra y por qué?

Las mareantes cifras suenan muy espectaculares, pero están muy lejos de la realidad. La mayor parte del mercado de estas cartas coleccionables siguen siendo “pequeños pedidos de 20 euros para completar tu baraja” o “pedidos completos de una baraja entera por 80 euros”. El público objetivo no dejan de ser chavales que quieren mejorar la competitividad de sus barajas para jugar con sus amigos o presentarse a algún torneo local. En un menor porcentaje, los que participan en los torneos Legacy, donde se pueden juntar cientos de personas, y en los que sí abundan piezas de alrededor de 300 euros, como las tierras dobles. Como recuerda el vendedor, “el mundo de las cartas de más de 10.000 euros no lo vas a ver en una tienda”.

"La gente joven con dinero busca nuevas formas de invertir, como Magic o bitcoin"

La pregunta del millón: ¿qué hace la gente pagando medio millón de dólares, valga la redundancia, por una carta? “Hay dos factores: uno, que hay una crisis económica en sectores como el turístico y de servicios, y dos, que una nueva generación está empezando a llegar a los puestos ejecutivos de las empresas y a tocar más dinero”, valora Salvador. Muchos de aquellos chavales que comenzaron a jugar en los años noventa ya se han hecho mayores.

“La gente que tiene dinero lo está sacando del mundo convencional, de tener acciones en Repsol o Telefónica, y está buscando formas alternativas de inversión, como el bitcoin o el coleccionismo”.

De vez en cuando, el mercado nota el efecto de la irrupción de oleadas de nuevos compradores de Magic o Pokémon, al igual que ocurre con el mercado del lujo y los bienes exclusivos, como las zapatillas originales, los automóviles personalizados o el arte. Además, el que las plataformas de compraventa como MagicCardMarket hayan aligerado los procesos es un punto a su favor.

¿Un nuevo oro? “La abuela de 90 años conoce el valor del oro o del valor refugio inmobiliario, pero los que llegamos de nuevas generaciones buscamos cosas diferentes”, explica Salvador. “Por eso funciona el bitcoin: porque hay una nueva generación con una nueva mentalidad, y esa es la de las nuevas formas de coleccionismo”. Antes, sellos y monedas. Ahora, cartas de Magic.

Pero ¿para qué quieres realmente un ‘Black Lotus’ de 500.000 dólares? “Las cartas más caras siempre tienen un componente de especulación, porque no las adquieren para venderlas esta misma tarde como podemos hacer los vendedores, sino que es gente que tiene mucho dinero, que está en contacto con otros ultracoleccionistas, que se las compran entre ellos hasta que aparece otro y la adquiere”, señala el valenciano. “Es un mundo endogámico y pequeño, en comparación con el inmenso mundo de jugadores que sigue habiendo”.

Por cada Messi, hay 2.000 jugadores de segunda B, y por cada comprador de ‘Black Lotus’, cientos de miles de jugadores que tal vez nunca se gasten más de seis euros en una carta. “Por cada jugador de un formato caro hay 1.000 jugadores en el Magic Arena, que es ‘online’ y gratuito”, explica. “Puede llamar la atención el jugador de más de 30 que lleva carpetas con cartas de más de 300 euros para enseñárselas a los niños, pero la masa de jugadores no está ahí”.

La competición es otra de las formas de rentabilizar tu afición, y en España hay varios jugadores que se ganan la vida compitiendo en torneos, como Javier Domínguez. En el tuit que aparece en esta noticia, puede verse un mazo de Domínguez con el ‘Power Nine’ completo antes de jugar una partida en Twitch, donde cada vez es más común ver a jugadores de primer nivel.

No corras a comprar sobres

Una advertencia antes de que el lector salga corriendo a su tienda más cercana a comprar una caja entera de sobres con la esperanza de que le toque el próximo ‘Black Lotus’: no se va a hacer rico. La realidad es que la mayor parte de cartas apenas se revalorizan con el tiempo, porque como recuerda Salvador, están sujetas a reimpresiones que devalúan su precio y sus tiradas son mucho más grandes. “No se puede comprar Magic, guardarlo en tu casa y pensar que en unos años vas a tener un tesoro”, recuerda.

"Puedes jugar con un mazo de 10€ o de 15.000"

El grueso del negocio de segunda mano sigue siendo de compraventa, semejante al de los vendedores de cromos que se instalaban en lugares como la madrileña plaza del Campillo Nuevo. Es decir, “darle a la gente los cromos que le faltan y comprarle los que le sobran para vendérselo a otros”. Las cartas de más de 10.000 euros son una “apuesta”. “Yo no puedo gastarme tanto dinero para esperar dos años a que suba”, recuerda Salvador.

España es un país donde ha habido una tradición relativamente fructífera de jugadores del que algunos han considerado “el mejor juego del mundo”, como explica el vendedor. O, al menos, el más complejo. Hace un par de años, tres investigadores midieron la complejidad computacional del juego y llegaron a la conclusión de que es “el juego del mundo real más complejo del que se tenga constancia”.

Final del campeonato del mundo de 2020

Ello, a pesar de que “no puedes haber jugado en tu vida y aprender en 10 minutos”, como concluye Salvador. Ese sigue siendo, 28 años después, el principal reclamo de un juego que cada vez vende más, aunque se haya dejado a unos cuantos fans por el camino. “Lo bueno de Magic es que puedes jugar con un mazo de 10 euros o de 15.000”. El resto es especulación.

Juegos Compraventa Mercado secundario Twitch Crisis
El redactor recomienda