11 millones de hogares afrontan un alza de la luz del 10% con la reforma de la factura
  1. Economía
Nueva estructura de cargos y peajes

11 millones de hogares afrontan un alza de la luz del 10% con la reforma de la factura

Los primeros cálculos revelan que el usuario medio que actualmente está acogido a la discriminación horaria verá incrementada la factura el 1 de junio alrededor de un 10%, entre 60 y 80 euros más al año

placeholder Foto: La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera. (EFE)
La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera. (EFE)

Casi 11 millones de hogares en España afrontan una subida inminente de su factura eléctrica de más del 10% con la actual propuesta de reforma del recibo de la luz, que está previsto que entre en vigor el 1 de junio. Esta modificación, obligada por diversas directivas de Bruselas, pretende reducir el término de potencia de la factura y subir la variable incluyendo en esta parte más costes fijos de cargos (extrapeninsular, déficit de tarifa, primas a las renovables) y peajes (pago a distribuidoras, al transporte y a la operación del sistema).

Según revelan los cálculos preliminares de varios expertos del sector consultados por El Confidencial a raíz de la estimación de precios publicados por el Ejecutivo, los consumidores minoristas con una tarifa 2.0A con discriminación horaria (dispone de periodo nocturno más barato y diurno de precio más alto), cuya potencia contratada está por debajo de los 10 kW (10,54 millones de consumidores, según datos de la CNMC), verán incrementada su factura eléctrica entre 58 y 80 euros al año.

La intensidad del impacto depende del consumo. Las estimaciones elaboradas toman de base a consumidores en PVPC (tarifa regulada) de entre 3.000 y 4.000 kWh al año, la media que utiliza la CNMC, y sobre un perfil de consumo estándar, según establece Red Eléctrica de España.

Las fuentes consultadas destacan que el resto de usuarios que no tienen discriminación horaria, unos 18 millones, apenas verán cambios en la factura. Dependiendo de su consumo, tendrán un impacto mínimo de pocos euros al año hacia arriba o hacia abajo.

Sí que se aprovecharán del nuevo sistema de tarificación y precios de cargos y peajes, que a diferencia del actual cuenta con dos potencias en lugar de una y tres periodos de facturación, los usuarios que actualmente están en la tarifa de 2.1A. Es decir, aquellos que tienen una potencia de entre 10 y 15 kW. En este rango, en que hay algo menos de 800.000 usuarios, se encuentran consumidores con alta necesidad de potencia como grandes residencias (grandes viviendas con piscina climatizada, etc.) y pymes de un consumo considerable (no incluirían bares o comercios pequeños, por ejemplo).

En el caso de los consumidores industriales, que se conectan en media y alta tensión, los primeros estudios apuntan a que tampoco se beneficiarían en exceso del nuevo sistema de tarificación, aunque los expertos consultados señalan que la casuística es mucho más variada y la afectación, por consiguiente, más particular.

Entre los que han realizado cálculos está la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), cuyas estimaciones están en línea con las de los expertos consultados por El Confidencial. La OCU ya advierte de que "va a pedir al Ministerio para la Transición Ecológica que establezca un reparto de los costes fijos del sistema eléctrico más equilibrado y que permita una rebaja efectiva de la factura que pagan los consumidores".

OCU va a pedir al Ministerio para la Transición Ecológica "que establezca un reparto de los costes fijos del sistema eléctrico más equilibrado"

Los cálculos del sector están hechos después de que el pasado jueves el departamento dirigido por Teresa Ribera lanzara a audiencia pública el proyecto de orden por la que se establecen los precios de los cargos del sistema eléctrico y de los pagos por capacidad que resulta de aplicación a partir del 1 de junio de 2021. Previamente, la CNMC ya había hecho su propuesta de precio de peajes, que aún está a falta de la aprobación definitiva.

La consulta pública se cierra el próximo 18 de marzo y de ahí deberá salir la versión definitiva una vez se estudien las alegaciones a la orden. El Gobierno ha establecido un diseño en el que la parte fija de la factura es más reducida y la parte variable (vinculada al consumo) es más cara, con el objetivo de establecer patrones de gasto de luz más eficientes. Estos cambios que está tramitando el Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos vienen a dar cumplimiento a varias directivas europeas que exigía transponer Bruselas. En las mismas, arrebató competencias del mercado eléctrico en poder del Gobierno y se las transfirió a la CNMC.

La CNMC pregunta a las comercializadoras

En vista de que la factura de la luz pasará a tener una estructura más compleja, lo que la hace si cabe más ininteligible para los ciudadanos, la CNMC está preguntando a las comercializadoras por sus planes.

Foto: Los vicepresidentes del Gobierno Pablo Iglesias, Nadia Calviño y Teresa Ribera, de izda. a dcha., antes de participar en la XIX cumbre bilateral de España e Italia. (EFE)

En una reciente comunicación, aun cuando no se conocían los planes de peajes que quería establecer el ministerio, el superregulador presidido por Cani Fernández preguntaba a las comercializadoras de luz por sus planes en la adaptación de precios de los contratos a los nuevos periodos horarios y nuevos peajes. En este sentido, la CNMC pide saber cómo van a informar de estos cambios a sus clientes, con qué antelación a su entrada en vigor y si van a dar la posibilidad de rescindir el contrato sin penalización una vez comunicados los nuevos precios. El hecho de que la CNMC se preocupe por si las comercializadoras podrían establecer penalizaciones es, según fuentes del sector, la prueba de que el organismo está tratando de anticiparse ante la inminente subida de precios.

En paralelo a otra reforma para abaratar la luz

Esta alza de la factura para millones de usuarios se da en paralelo al anteproyecto de ley para la creación de un Fondo para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE) que, según el Gobierno, prevé abaratar un 13% la factura eléctrica en los próximos cinco años, aunque aún debe ser aprobado por las Cortes. Sin embargo, esta subida de cargos neutralizaría para muchos consumidores domésticos el efecto de la bajada de la creación del FNSSE, mientras el fondo también va a suponer que se traslade el coste de las primas a las renovables a la factura del gas y a los carburantes.

Foto: La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica Teresa Ribera. (EFE)

Aunque algunas fuentes creen que la reforma de cargos y peajes busca que los consumidores establezcan unos patrones de consumo más eficientes (hacer gastos durante el fin de semana o la noche, que es más barato, etc.), otros creen que los usuarios en general no condicionan su vida al precio instantáneo de la luz, lo que al final se traducirá en un mayor coste. Esta subida, creen sin embargo, es obligatoria para acabar con el déficit del sistema eléctrico, máxime con la caída de consumos que ha provocado el covid-19, explica otro consultor energético, que ve que el Gobierno pretende con esta medida cuadrar las cuentas del sector, y eso pasa por subir el precio de la luz.

CNMC Hogares Déficit de tarifa eléctrico OCU Primas a las renovables Teresa Ribera Red Eléctrica de España (REE) Inflación Petróleo PSOE
El redactor recomienda