Trabajo descarta congelar el salario mínimo en 2021 y negociará con los agentes sociales la subida
  1. Economía
En contra de la opinión de la CEOE

Trabajo descarta congelar el salario mínimo en 2021 y negociará con los agentes sociales la subida

El ministerio señala que la congelación del SMI es un "panorama plenamente descartable" y pide a la patronal que tenga "margen suficiente" para alcanzar un acuerdo sobre la subida

placeholder Foto: La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. (Efe)
La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz. (Efe)

El Ministerio de Trabajo ha trasladado este martes a los agentes sociales que descarta totalmente la congelación del salario mínimo interprofesional (SMI) y que negociará con ellos cuál será la subida de cara al año 2021. De esta forma, la cartera liderada por Yolanda Díaz abre camino hacia una nueva subida del SMI a pesar de que algunos miembros del Ejecutivo pedían prudencia y la CEOE se ha mostrado en contra de cualquier alza en esta situación económica tan delicada e incluso ha pedido una rebaja de emergencia. El secretario de estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey, ha presidido la reunión con la que ha dado el pistoletazo de salida a esta negociación, que se retomará el próximo lunes, ya con las propuestas concretas de los sindicatos y las patronales.

"Para el Gobierno, la congelación del salario mínimo interprofesional no es una variable en la que estemos trabajando", ha explicado el secretario de estado, "congelar el SMI es una opción descartable porque constituiría una verdadera anomalía en la progresión que lleva desde la aprobación del Estatuto de los Trabajadores". Solo en dos años se mantuvo el SMI congelado: 2012 y 2014, en medio de la grave crisis del euro. "Fue la señal de la respuesta de la austeridad a la crisis", ha remarcado Pérez Rey, quien ha señalado que, en esta crisis, la respuesta de la política económica está siendo opuesta, apostando por mejorar las rentas de los trabajadores.

Foto: Un camarero, en una terraza de Valladolid durante el mes de agosto. (EFE)

Lo que no ha querido hacer Pérez Rey es avanzar una propuesta concreta sobre la cuantía de la subida más allá de que "la congelación no es una opción posible". Sí se ha referido a algunas previsiones importantes para el año que viene derivadas del cuadro macroeconómico del Gobierno. En concreto, la inflación será del 0,9%, lo que significa que, si se quiere evitar una caída del poder adquisitivo del SMI, la subida tendría que ser, al menos, de ese 0,9%. También se ha referido al crecimiento previsto de la productividad, que oscilará entre el 1,5% y el 2%, siempre según el cuadro macro. Esto es, cifras que apuntarían a una subida moderada del SMI el próximo año, pero que evite el 'titular' de la congelacion. Y, por último, ha citado la subida de los convenios colectivos, que también está subiendo entre un 1,5% y un 2%.

La congelación del SMI no es una variable en la que estemos trabajando

Aunque la subida en el próximo año vaya a ser moderada como consecuencia de la crisis económica, el Ministerio de Trabajo sigue comprometido con elevar el SMI hasta el 60% del salario medio al final de la legislatura. Según las estimaciones del ministerio, el SMI protege a unos 1,8 millones de trabajadores, que son aquellos cuyo salario no está bajo el paraguas de los convenios colectivos. "Los trabajadores más débiles, los que ni siquiera tienen la cobertura de la negociación colectiva, son los que merecen ser apoyados en su dinámica salarial", ha remarcado el secretario de estado.

La fijación del salario mínimo es competencia exclusiva del Gobierno, aunque previamente tiene que consultar a los agentes sociales. En esta ocasión, el Ministerio de Trabajo se ha marcado, como objetivo, alcanzar un acuerdo con los agentes sociales, de modo que la patronal se adhiera a esta subida igual que hizo al inicio de año. Sin embargo, Pérez Rey ha remarcado que, si no fructifica un acuerdo unánime, no impedirá que el ministerio "tenga que seguir cumpliendo con las iniciativas que le corresponden", o incluso alcanzar "acuerdos con alguno de los integrantes". En otras palabras, Trabajo tiende la mano a la patronal para negociar, pero advierte de que no tendrá capacidad de veto a la subida del SMI.

Foto: Pedro Sánchez, durante la firma el pasado mes de enero con patronal y sindicatos del acuerdo para subir el SMI a 950 euros. (EFE)

El secretario de estado también se ha pronunciado sobre el debate interno surgido en el Gobierno a propósito de la subida del SMI, ya que desde el Ministerio de Economía se mantienen serias dudas sobre la idoneidad de subir ahora el SMI. "Los debates en el seno de un Gobierno, y más en uno de coalición, son habituales", ha explicado Pérez Rey, "que haya distintas opiniones al respecto no deja de ser la fórmula normal de actuación de un Gobierno". El secretario de estado ha recordado que su ministerio no será quien fije la subida del SMI, sino que será fruto del diálogo social. No obstante, su ministerio sí ha marcado claramente la hoja de ruta al descartar la congelación.

SMI de 1.000 euros

La patronal no ha querido atender a los medios a la salida de la reunión, pero sí lo han hecho los representantes de CCOO y UGT. Los sindicatos han celebrado que el Gobierno descarte la congelación del SMI y que acceda a negociar con los agentes sociales la subida en vez de imponer su voluntad. Eso sí, han pedido que el alza no se limite al 0,9% previsto para la inflación, sino que sea más ambicioso para proteger a los trabajadores más precarios.

Foto: Recogida de alimentos en el barrio madrileño de La Elipa. (EFE)

Para Carlos Gutiérrez, secretario de juventud y nuevas realidades del trabajo de CCOO, hay dos referencias que son fundamentales a la hora de fijar el incremento del SMI. La primera es la variación del salario pactado en convenio, que se sitúa cerca del 1,9% de media en lo que va de año. En segundo lugar, la subida de las pensiones mínimas para 2021, que será del 1,5%. Estos dos datos deberían marcar la subida final del SMI, según la opinión de CCOO.

Por su parte, para Gonzalo Pino, secretario de política sindical de UGT, el SMI debería alcanzar los 1.000 euros, lo que supondría una subida del 5%. "No se puede vivir dignamente en este país con un salario de menos de 1.000 euros", ha señalado Pino. En su opinión, esta cifra debería ser aceptable para la CEOE, ya que es el salario mínimo de convenio pactado hace dos años en el último AENC. Aunque ha señalado que su postura está abierta a negociación (es la más ambiciosa respecto a la subida), también ha advertido que no aceptará una subida que se quede en el entorno del 0,9% de la inflación prevista.

Empleo SMI Salarios de los españoles
El redactor recomienda