Los indicadores adelantados evidencian dudas

No, el virus no golpea todas las economías por igual: por qué España va rezagada

La desescalada más lenta y la composición de su tejido productivo provocan que las previsiones de los agentes económicos sean más pesimistas que en el resto de grandes países europeos

Foto: La ministra de Economía, Nadia Calviño, en el Senado. (EFE)
La ministra de Economía, Nadia Calviño, en el Senado. (EFE)
Adelantado en

Aunque los líderes políticos del sur de Europa se han empeñado en repetir que el 'shock' económico es homogéneo a todo el continente, la realidad es tozuda y se empeña en demostrar que ni la expansión de la pandemia ha sido igual en todos los países, ni la caída de la actividad ha sido la misma y, por supuesto, tampoco será igual la recuperación. En los últimos días, se están publicando los primeros indicadores de confianza que ya apuntan hacia esa esperada recuperación, y los de España destacan por estar recurrentemente entre las últimas posiciones de Europa, o incluso en la última.

España ha sido uno de los países del mundo más golpeados por la pandemia del coronavirus, lo que ha obligado a adoptar medidas de confinamiento severas y duraderas que están pasando una grave factura a la economía. Pero no solo eso, el país también está sufriendo un duro golpe por su exposición a los servicios y en especial al turismo, así como por el reducido tamaño del sector empresarial. Por último, está el escaso margen de maniobra con el que ha contado el Gobierno para aplicar políticas contracíclicas, en comparación con los países europeos líderes.

Todos estos factores explican por qué España se enfrenta a un escenario más desafiante. Los datos económicos publicados en los últimos días muestran que España está un paso por detrás en el inicio de la recuperación económica. La encuesta mensual del PMI que realiza IHS Markit muestra que la confianza en España sigue rezagada. En concreto, el PMI compuesto, que recoge los niveles de confianza del conjunto de sectores de actividad, se mantuvo en mayo por debajo de 30. Fue el único país europeo, de todos los que hace la encuesta Markit, por debajo de ese umbral.

Es cierto que el resto también está muy lejos del nivel de 50, que es el que marca el inicio del terreno de expansión económica, pero España es el que está más lejos. Por ejemplo, en la eurozona, este indicador ascendió a 31,9; en Alemania, se situó en 31,2, y en Italia, alcanzó el nivel de 33,9. Esto significa que el deterioro de la actividad todavía está siendo intenso en todo el continente, pero especialmente en España.

El PMI de servicios ofrece una lectura muy similar, también con España por debajo del nivel de 30. La dependencia de la hostelería y el retraso en la desescalada respecto a otros países europeos explican esta brecha. En la encuesta de España, Markit destaca que “las empresas del sector servicios continuaron mencionando su preocupación sobre el impacto a largo plazo de la pandemia del covid-19 en el consumo y la actividad económica en general”.

Las empresas del sector servicios continuaron mencionando su preocupación sobre el impacto a largo plazo de la pandemia

Aunque la desescalada favorecerá el consumo, la oferta y el empleo, la gran preocupación ahora, además de la evolución de la pandemia, es conocer cómo impactará esta crisis en la confianza de los agentes económicos. Actualmente, “impera la preocupación, porque las continuas pérdidas de empleo y el persistente pesimismo reinante entre las empresas apuntan a un largo camino por recorrer si queremos volver a niveles de producción y actividad cercanos a los observados antes del covid-19”, señala Paul Smith, director de Economía de Markit.

La incertidumbre de las empresas se hace extensiva a los economistas. FocusEconomics recoge mensualmente las previsiones de las principales casas de análisis para elaborar el consenso de mercado. Su informe de junio, publicado el lunes, refleja la preocupación de los expertos sobre la evolución a corto plazo de la economía española.

En concreto, el consenso de analistas prevé un hundimiento del PIB de España del 15,5% en el segundo trimestre del año en tasa interanual y, en el tercero, a pesar de la recuperación, España seguirá un 9,7% por debajo del nivel del año anterior. Este es el peor dato de todos los países de la eurozona, por detrás del 8,5% esperado para la eurozona y muy lejos del 6,7% previsto para Austria, el mejor país del euro. De hecho, al inicio de 2021, ya habrá algunos países europeos con un nivel de PIB superior al del primer trimestre de 2020, pero no será el caso de España, que seguirá un 1,3% por debajo.

Es cierto que la dependencia del sector turístico golpeará con dureza España e Italia este año, pero el gran problema está en el consumo de los hogares. Las previsiones de los analistas apuntan a un desplome del 10,5% para los dos países, una diferencia de más de dos puntos respecto al resto de países del euro y también por encima del 8,8% de caída que estima el Gobierno. Esta caída es el resultado de las duras medidas de confinamiento que han tenido que aprobar los dos países, lo que demuestra el enorme coste del coronavirus en los países que no lo frenaron de forma temprana.

La última encuesta de confianza de las que elabora mensualmente la Comisión Europea pone en evidencia la delicada situación del sector del comercio minorista en España. El indicador sobre la evolución de las ventas en los últimos tres meses mostró una caída histórica en mayo, muy superior a la media de la eurozona. Este indicador es muy sencillo, consta de una resta entre respuestas positivas y negativas, y el resultado que dejó en España fue de -66,5 puntos. Una cifra histórica que refleja la magnitud de la caída de las ventas, incluso a pesar del inicio de la desescalada.

La pandemia también arrastrará a la inversión empresarial, con la agravante para España de la cantidad de pymes del tejido productivo. En concreto, el consenso de analistas prevé un desplome del 17,1%, solo mejor que Portugal, donde prevé un descenso del 17,7%.

España también destacará por su elevada tasa de paro, aunque esto no es ninguna novedad. Según el consenso de FocusEconomics, la tasa de paro promedio del año será del 18,9%, solo mejor que Grecia y casi el doble que el 10% de la media europea.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios