ADVIERTE DE UN PELIGRO DE "CONTAGIO"

El BCE avisa: la crisis industrial arrastra ya a los servicios

Primero fue la industria, y ahora es el sector servicios el que comienza a debilitarse. Es lo que observa el banco central, que advierte de que hay riesgo real de contagio

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

La crisis de la industria, que se manifiesta en un descenso creciente de la actividad manufacturera desde finales de 2017, comienza a trasladarse al sector servicios. Lo dice el Banco Central Europeo (BCE) en su último boletín económico, donde recuerda que los servicios representan más del 70% del valor añadido total de la eurozona, lo que da idea de su importancia estratégica.

Pues bien, según los economistas del banco central, existe un riesgo real de que el deterioro de la industria “contagie” a los servicios, lo cual es “especialmente relevante en el ámbito de los servicios empresariales”. Es decir, los más expuestos al funcionamiento del mercado.

Estos sectores, en concreto, abarcan parte del transporte; una porción de los servicios relacionados con las tecnologías de la información; los servicios profesionales, científicos y técnicos, y algunos servicios administrativos y auxiliares. En conjunto, calcula el BCE, representan alrededor del 14% del valor añadido total. Su peso, por lo tanto, es muy determinante desde el punto de vista del crecimiento y del empleo. Y en el pasado, precisamente, fueron los más resistentes a la Gran Recesión de 2009.

Entre las causas que explican ese mejor comportamiento se encuentra, como sostiene el estudio, la política monetaria ultraexpansiva del BCE, que ha sostenido el empleo y, en general, la demanda interna, creando unas condiciones financieras muy favorables. En el caso de España, por ejemplo, y según un reciente estudio publicado conjuntamente por la Fundación BBVA y el IVIE (Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas), el porcentaje de los beneficios que las empresas españolas destinan a pagar su deuda ha caído a más de la mitad desde el inicio de la crisis. En concreto, ha pasado de cerca del 43% al 22,8% en 2017, lo que ha favorecido la inversión y el empleo.

Ahora bien, asegura el BCE, hay una evidencia encontrada a partir de las encuestas que realiza la Comisión Europea a empresas: existe una “insuficiencia de la demanda” en determinados servicios, que se mantienen por debajo de su media a largo plazo. Y lo que es más preocupante, “los resultados de encuestas más recientes han empeorado, lo que apunta a que el crecimiento se está desacelerando”.

Estrecho seguimiento

De hecho, el propio BCE adelanta que en los próximos meses realizará un “estrecho seguimiento” de la evolución de los servicios empresariales, así como de otros sectores de servicios importantes, para detectar “signos de contagio de la ralentización registrada en el sector manufacturero”.

No hay que olvidar que la importancia de los servicios (de mercado y no mercado) para la economía española es muy significativa. En concreto, según el Banco de España, el peso del sector terciario se situó en un 76,8% en 2015, prácticamente el mismo registro que en la Unión Europea (77,5%). Por lo tanto, el doble que en 1960, al comienzo del Plan de Estabilización, lo que muestra el cambio radical que ha sufrido la economía española en las últimas décadas.

Los datos más recientes del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre producción industrial, correspondientes al mes de septiembre, muestran una variación mensual, eliminando los factores estacionales y de distinto calendario, del -0,8%. Es decir, 1,4 puntos por debajo de la observada en agosto. En términos anuales, el avance es del 0,8%, por debajo del 1,4% registrado el mes anterior.

En cuanto al sector servicios, la ralentización por el contexto exterior es ya evidente. En el tercer trimestre, las exportaciones han pasado de crecer un 3,5% a hacerlo un 0,7%, lo que explica, en parte, la desaceleración global de la economía española. En la misma línea, aunque de forma más pronunciada, las importaciones de servicios, como recuerda el último balance semanal del Ministerio de Economía, perdieron impulso en el tercer trimestre del año (2,6%, frente al incremento del 7,5% del periodo abril-junio). Los técnicos del departamento de Nadia Calviño lo achacan a la evolución del componente de servicios no turísticos (0,8%, frente al 7,9% en el trimestre anterior).

Igualmente, el último PMI del sector servicios, basado en una pregunta en la que se solicita a las empresas que den su opinión sobre la evolución de su actividad con respecto al mes anterior, marcó en octubre el nivel 52,7, frente al 53,3 registrado en septiembre. Aunque el índice, como recuerda IHS Markit, se situó “cómodamente” por encima de los 50 puntos (por debajo es contracción), se trata del ritmo de crecimiento más débil desde septiembre de 2018.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios