Eleva al 2,4% su previsión de crecimiento

BdE: España crecerá el doble que la eurozona por primera vez desde la crisis

El Banco de España ha subido dos décimas su estimación de crecimiento para España gracias a la fortaleza de la inversión y al menor dinamismo de las importaciones

Foto: Estación de Metro del Banco de España, junto a la sede de la entidad (Reuters).
Estación de Metro del Banco de España, junto a la sede de la entidad (Reuters).

En medio de la desaceleración europea, España ha mostrado un comportamiento mucho mejor que el de sus socios comunitarios. La resistencia de la economía, basada en un círulo positivo de creación de empleo y aumento del consumo de los hogares, ha permitido a España lograr elevadas tasas de crecimiento a pesar de la desaceleración del resto de países del euro. Esta brecha se ampliará en 2019, año que será complicado para Europa, lo que permitirá a España lograr el hito de crecer el doble que la eurozona, algo que no había conseguido desde el estallido de la crisis económica.

El Banco de España (BdE) ha revisado este viernes sus previsiones macroeconómicas para España en el contexto de la actualización del Banco Central Europeo (BCE) realizada también esta semana. Partiendo de las estimaciones del emisor europeo, el BdE concluye que España crecerá este año un 2,4%. Esto significa que ha subido dos décimas su estimación frente a las proyecciones de hace tres meses, lo que confirma la confianza de la entidad en la fortaleza del país. Este 2,4% es justo el doble de lo que prevé el BCE para el conjunto de la zona del euro. Si se confirman estas cifras al cierre del año, España logrará un significativo acercamiento hacia las tasas de renta comunitarias.

La clave de la resistencia española volverá a ser la demanda interna. Sin embargo, esta vez el consumo de los hogares sí mostrará una mayor desaceleración, hasta el 1,8%, pero toma el relevo la inversión empresarial. El Banco de España ha elevado en cinco décimas su previsión de inversión en bienes de equipo respecto a la que tenía en marzo, hasta situarla en el 3,7%. La entidad confía en que las condiciones financieras favorables generadas por los estímulos del BCE y la baja Además, la inversión en construcción seguirá creciendo a tasas próximas al 5%.

[El BCE pierde toda esperanza: encefalograma plano hasta 2021]

El sector exterior seguirá mostrando una gran debilidad, muy afectado por la debilidad de la economía europea. El BdE ha rebajado a la mitad su previsión de crecimiento de las exportaciones, hasta el 1,6%. La única noticia positiva de la debilidad del sector exterior es que también frenarán las importaciones, ya que una buena parte de las exportaciones requieren consumos intermedios importados. Así, el Banco de España ha rebajado en 2,2 puntos su previsión de crecimiento de las importaciones. Como consecuencia, la demanda exterior aportará este año dos décimas al crecimiento económico.

Para el trimestre en curso, el Banco de España anticipa un avance del 0,6%, lo que aseguraría un crecimiento superior al 2% en el conjunto del año

Si finalmente España logra crecer un 2,4% este ejercicio, significará que la desaceleración apenas habrá sido de dos décimas, muy lejos de las 7 décimas de 'frenazo' de la eurozona. Esta previsión se sustenta sobre los datos del primer trimestre del año, en el que la economía española aceleró hasta crecer un 0,7% trimestral. Para el trimestre en curso, el Banco de España anticipa un avance del 0,6%, lo que aseguraría un crecimiento superior al 2% en el conjunto del año.

El dinamismo de la economía permitirá mantener un elevado ritmo de creación de empleo. La ocupación crecerá un 2% este año y la tasa de paro bajará del 14% al cierre del ejercicio, para llegar a bajar del 12% en 2021. Eso sí, el Banco de España insiste en que la subida del Salario Mínimo Interprofesional del 22% el pasado año sí restará intensidad al crecimiento del empleo este año respecto al escenario contrafacutal sin dicho incremento. "Los efectos de la subida del salario mínimo que entró en vigor al inicio del año tenderán a moderar el dinamismo del empleo en los próximos trimestres", señala la entidad en su informe.

Las peores noticias vienen por el lado del déficit. España sigue sin corregir el desequilibrio de sus cuentas públicas y el BdE alerta de que este año apenas se rebajará el déficit hasta el 2,4% del PIB, solo una décima mejor que en 2018. Eso significa que el escaso ajuste existente es íntegramente cíclico, de modo que España seguiría empeorando su déficit estructural. Un problema que preocupa gravemente a la entidad teniendo en cuenta que la deuda pública sigue por encima del 97% y que el déficit nominal volverá a dispararse si no hay un ajuste estructural.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios