El lunes por la mañana

¿Cuál es el día más barato para repostar gasolina o diésel?

El precio se incrementa a medida que se acerca el fin de semana porque la gente tiende a hacer viajes más largos y a repostar en mayor medida, lo cual incrementa la demanda

Foto: Un surtidor de diésel en una gasolinera. (EFE)
Un surtidor de diésel en una gasolinera. (EFE)
Autor
Tiempo de lectura4 min

El precio del combustible prosigue su escalada y supera ya la cota de los 1,30 euros con la Semana Santa a la vista, época para la que se prevén 15,5 millones de desplazamientos por carretera en España. Con los actuales precios, el llenado de un depósito medio de gasolina de 55 litros cuesta 71,89 euros, unos 7 euros más que a principios de año, mientras que en el caso del gasóleo asciende a 67,76 euros, unos 5,6 euros más que cuando comenzó 2019.

[Cuánto cuesta repostar en Semana Santa]

La subida en los precios de los carburantes viene acompañada de un incremento en los precios de la cotización del petróleo y, aunque son muchos otros los factores que determinan el complejo cálculo en las gasolineras, no es ninguna sorpresa que las distribuidoras suelen aprovechar los patrones de movilidad colectivos para ajustar sus políticas comerciales, o lo que es lo mismo, que los precios son más altos durante los períodos vacacionales.

Habrá 15,5 millones de desplazamiento por carretera en Semana Santa

Los importes también varían en función del día de la semana. De acuerdo a un estudio elaborado por GasBuddy, comparador de precios de combustible en tiempo real, el lunes es el mejor día para llenar el depósito y el viernes el peor. Más concretamente, el mejor momento tiene lugar a primera hora, "cuando las estaciones de servicio son generalmente más tranquilas", explica al diario 'USA Today' el jefe de análisis de la compañía, Patrick DeHaan, que añade: "En general, vemos más volatilidad y precios más altos a medida que avanza la semana".

Las petroleras deben notificar los precios los lunes, pero estos se incrementan a medida que se acerca el fin de semana debido a una mayor demanda

Esta hipótesis coincide con las conclusiones a las que llegó el pasado mes de junio el laboratorio de Bioingeniería de la Universidad CEU San Pablo, que mediante un nuevo algoritmo capaz de "separar las componentes aleatorias de las deterministas", demostró "intencionalidad" en la bajada del precio los lunes. No se trata de una casualidad ni de una conspiración, sino que es al principio de la semana cuando las petroleras deben notificar los precios de los carburantes a la Comisión Europea. Las cantidades se van encareciendo a medida que se acerca el fin de semana porque la gente tiende a hacer viajes más largos y a repostar en mayor medida, lo cual incrementa la demanda.

¿Cómo se calcula el precio?

El precio de los carburantes se obtiene al sumar a los costes de producción e importación los impuestos. Todo empieza con la extracción de petróleo, que determina la cotización internacional del barril de crudo en función de las zonas donde se extraiga, de las circunstancias de cada país exportador y de las fluctuaciones del mercado a nivel mundial. Las petroleras afrontan, después, los gastos de logística y comercialización, pero el precio final no se determina hasta que cada país aplica sus impuestos. En el caso de España, el erario se queda con 433,79 euros por cada 1.000 litros de gasolina con plomo y 308 euros por cada 1.000 litros de gasóleo, además de la recaudación por IVA.

Desde el pasado 1 de enero entró en vigor el denominado 'tipo especial único', la nueva fiscalidad que grava el consumo de hidrocarburos y que fue regulada por el anterior Gobierno del PP en los Presupuestos Generales del Estado de 2018, lo que ha provocado una subida de los precios de venta al público de la gasolina y el gasóleo de 10 y 22 céntimos por litro, respectivamente, según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Así pues, desde principios de 2019 se integraron los dos tramos del antiguo Impuesto de Ventas Minoristas de Determinados Hidrocarburos (IVMDH), el 'tramo autonómico' —que oscilaba entre cero y 4,8 céntimos de euro por litro y cuya cuantía decidía cada comunidad— y el 'tramo estatal' —que ascendía a 2,4 céntimos de euro por litro— en un único impuesto. Este nuevo gravamen se elevó a 7,2 céntimos de euro por litro y se aplica por igual en toda la Península y Baleares. A pesar de que los precios antes de impuestos disminuyeron, se produjo un aumento de los precios de venta al público.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios