una de las mayores tasas de sustitución

Los españoles son los más preocupados de Europa por las pensiones

España es el país más preocupado por no tener suficiente dinero en la vejez y también la nación que más considera que el esfuerzo de garantizar esta renta ha de venir del Gobierno

Foto: Según datos de la encuesta anual de ahorro de ING. (iStock)
Según datos de la encuesta anual de ahorro de ING. (iStock)

"Me preocupa no tener suficiente dinero para la jubilación". Esta es la premisa que ha expuesto ING International Survey a un total de 11.948 encuestados a nivel europeo, donde el 69% de los españoles entrevistados ha admitido que se siente identificado con este temor. Dicho porcentaje nos convierte en el país más preocupado por su renta al concluir la vida laboral, por encima del 61% de media del total europeo. Además, en España, solo el 31% de los ciudadanos confía en que, al jubilarse, podrá mantener el poder adquisitivo.

Pero ese elevado nivel de preocupación no se traduce en una mayor concienciación individual sobre la necesidad de ahorrar. Según el informe anual de ahorro del banco holandés, España es el país que más responsabilidad le otorga al Estado a la hora de garantizar la situación financiera de los jubilados, donde la media de los encuestados del país ibérico (de una baza total de 14.695 encuestados) considera que el Gobierno debería tener más de la mitad de la responsabilidad.

España es el país de la OCDE con la tasa de sustitución más alta cubierta exclusivamente por el sistema público: el sistema de pensiones cubre un 82% del salario, según datos del organismo a cierre de 2015. El sistema es de reparto. Es decir: las cotizaciones de los trabajadores se destinan a financiar las pensiones de ese mismo momento, con la esperanza de que en el futuro, sean los trabajadores de entonces los que financien a uno la pensión. Un método que, con todo, se encuentra en peligro por la tasa de envejecimiento de España.

Holanda, al otro lado del espectro en cuanto a preocupación por las pensiones, es, por encima de España, el país con mayor tasa de sustitución de los miembros de la OCDE, con un porcentaje del 90,5%. Pero el país norteño tiene un sistema de capitalización, que combina el dinero público y privado. El 63,4% de la renta de la jubilación corre a cargo de un sistema privado obligatorio, mientras que apenas el 27,1% depende del Estado. En dicho modelo no existe la solidaridad intergeneracional del sistema de reparto, ya que cada individuo cotiza para sí mismo y las aportaciones de cada trabajador tienen una relación directa con su pensión futura.

Otra cuestión importante es la de la información de la que disponen los ciudadanos. El informe apunta que el 47% de los ciudadanos europeos desconoce las contribuciones que se realizan anualmente para su pensión. En España la cifra se eleva hasta el 57%.

Además, aunque en nuestro país existe una página web que se puede realizar dicho cálculo, las estimaciones vienen sin deflactar —es decir, sin considerar la variación de los precios, lo cual resulta en una previsión completamente desvinculada de la realidad inflacionaria—.

Tomar cartas en el asunto

Los hay que prefieren no depender completamente del gobierno y tomar cartas en el asunto. Según la encuesta de ING, España está en línea con la media en esto. Ante la pregunta de si "su hogar tiene algún tipo de ahorro" apenas el 26% de los españoles encuestados respondieron que no, estrechamente por debajo de la media del 27% a nivel europeo.

Sin embargo, según datos a cierre de 2018 de Inverco, el ahorro está en mínimos de 2008. "Así, la tasa de ahorro española, no solo no está cerca de su promedio histórico, sino que, además, sigue estando lejos del promedio del área del euro", explica la patronal. "España sigue estando en el grupo de países europeos en los que su tasa de ahorro ha estado históricamente por debajo del promedio del área del euro y muy lejos de Alemania, que es uno de los países con mayor tasa de la zona euro".

Quizás esta divergencia en estadísticas se deba a la percepción que tiene cada nación en cuanto a ahorro, que determina a los encuestados a la hora de responder ante la encuesta de ING. Por ejemplo, según datos del Banco Central Europeo (BCE) y Eurostat, los españoles siguen estando enfocados predominantemente en activos inmobiliarios, con la tasa de inversión en activos financieros per cápita (42.000 euros) muy por detrás de países como Dinamarca (160.000 euros) o los Países Bajos (142.000 euros).

Y es que la forma de invertir difiere mucho de un país a otro. Según datos del BCE recogidos por Inverco, dentro de esa proporción de inversión en activos financieros, el 65,3% de los hogares daneses tiene sus ahorros invertidos en fondos de pensiones y seguros, mientras que en España este número cae hasta el 16,5%. En Finlandia, como ejemplo también, tienen una proporción del 14, 4% en acciones de cotizadas, mientras que en España la inversión de esa índole está en el 5,2%. O en Italia, a su vez, se invierte un 6,9% directamente en renta fija, al mismo tiempo que en España las estadísticas no registran porcentajes significativos de este tipo de inversión entre los hogares. Al final, aquí somos más de depósitos: un 39,9% de los españoles invierten en estos productos, solo por encima de Portugal (44,5%).

Con todo, una corriente que ha crecido con ímpetu en los últimos tiempos es la de las Instituciones de Inversión Colectiva, que ha pasado del 8,9% de la inversión hasta el 14,8% en apenas diez años, comiéndole cuota a los depósitos. De hecho, en comparación con Europa, España es el país que más invierte en fondos de inversión —muy por encima del 8% de Dinamarca o el 10,8% de Alemania—.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios