Beneficiará a las regiones del PSOE

La mitad de las autonomías no podrán gastar el déficit extra que ofrece el Gobierno

Hacienda quiere dar 2.500 millones más de déficit a las regiones para que puedan inflar sus presupuestos, pero la regla de gasto impide que puedan elevar sus gastos más de un 2,9%

Foto: Las ministras Montero y Batet presiden el último CPFF. (EFE)
Las ministras Montero y Batet presiden el último CPFF. (EFE)

El Gobierno inicia este miércoles su segundo intento para conseguir aprobar la nueva senda de estabilidad que ha concedido la Comisión Europea a España. La tramitación se inicia con la aprobación de los nuevos objetivos de estabilidad en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) donde el PSOE tiene garantizada la mayoría absoluta, ya que solo el gobierno central acapara el 50% de los votos. El Ejecutivo quiere dar a las regiones un déficit extra para 2019 de 2.500 millones de euros, equivalente a dos décimas del PIB. El problema de la oferta de Pedro Sánchez es que muchas comunidades autónomas no podrán beneficiarse de esta medida. De hecho, la mitad de ellas no podrán disfrutar de este margen extra, la gran mayoría gobernadas por el PP.

El obstáculo para todas ellas es la regla de gasto, una herramienta diseñada para evitar un crecimiento desorbitado del gasto público que ya empieza a restringir a las comunidades más saneadas. De este modo, aunque el Gobierno habilite mayor margen de déficit para las regiones, muchas de ellas no podrán presupuestarlo al superar el límite establecido por la regla de gasto. En definitiva, no podrán beneficiarse de la nueva senda del déficit sin una reforma de la regla de gasto, o sin saltarse la ley.

Al menos cuatro comunidades autónomas no podrán emplear ni un solo euro del margen extra ofrecido por el Gobierno: País Vasco, Navarra, Balares y Canarias. Todas ellas deberían terminar el año 2019 en superávit presupuestario si se cumplen las previsiones de crecimiento y se ajustan a los objetivos fijados por la regla de gasto. Además, hay otras cinco autonomías que tendrán serios problemas para emplear todo el nuevo déficit que ofrece Sánchez: Galicia, Asturias, La Rioja, Comunidad de Madrid y Andalucía.

[Tampoco se cumplirá la regla de gasto: Montoro lo disparó un 10% hasta abril]

La mayor parte de las autonomías que podrán emplear el margen presupuestario que ha ofrecido el Gobierno son Cantabria, Cataluña, Aragón, Castilla y León, Murcia, Extremadura, Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha. Da la casualidad que la mayor parte de las regiones beneficiadas son las gobernadas por el PSOE, mientras que las perjudicadas son del PP.

Como la medida no viene acompañada de una modificación de la regla de gasto, no vamos a poder usar esos recursos financieros

Para el Gobierno, lo importante es que se cumpla el objetivo agregado para todas las comunidades autónomas. Esto es, que el déficit conjunto sea del 0,3% del PIB en 2019, como marca su propuesta actual. Como la senda es homogénea para todas, las regiones que no gastan todo el déficit compensan a las incumplidoras que no llegan al objetivo. De esta forma, el Ministerio de Hacienda se garantiza que el conjunto del subsector vaya a cumplir la senda fijada, aunque eso signifique perjudicar a algunas regiones.

"Como la medida no viene acompañada de una modificación de la regla de gasto, no vamos a poder aplicar esos recursos financieros a mejorar los servicios a los madrileños", lamenta el viceconsejero de Hacienda y Empleo de la Comunidad de Madrid, Miguel Ángel García Martín. Ante esta situación, las comunidades gobernadas por el Partido Popular volverán a votar en contra de la senda de estabilidad del Gobierno, que volverá a presentar los mismos objetivos que ya fueron rechazados en julio. El Ejecutivo tiene asegurada la victoria en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, pero, por el momento, no tiene garantizados los apoyos suficientes en el Congreso.

El 'corsé' de Montoro

La regla de gasto se introdujo en la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera (LOEPSF) elaborada por el exministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. La filosofía de esta herramienta es pura economía keynesiana: evitar que el gasto público se dispare en los años de bonanza cuando las administraciones públicas tienen excedente de recursos generados gracias al ciclo económico. De esta forma se genera un excedente que se puede emplear en los momentos de crisis. Muchas comunidades autónomas están en este momento de bonanza, por lo que la regla de gasto les obliga a acumular superávits, aunque el Gobierno ahora ofrezca más déficit.

Hacienda ha fijado la regla de gasto en el 2,9% para 2019. Esto significa que el gasto de todas las administraciones no puede crecer por encima de esta cifra. Sin embargo, los ingresos tributarios van mucho más rápido gracias a la combinación del crecimiento económico y la inflación. Según las estimaciones de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), los ingresos de las comunidades autónomas crecerán en torno a un 4%. Un crecimiento superior de los ingresos significa que el déficit forzosamente tiene que bajar.

[España consolida el modelo de mayor presión fiscal a las familias y autónomos]

No solo eso. El Gobierno de Sánchez ya ha anunciado que quiere incrementar los recursos de las regiones a la espera de reformar el sistema de financiación autonómica. Esto significa que los ingresos de las comunidades podrían crecer más rápido el año que viene, lo que contribuirá a recortar el déficit más rápidamente. Y como no se cambia la ley de financiación, no se puede considerar estos recursos como permanentes, por lo que sí se incluyen en la regla de gasto. Por último, como el objetivo de déficit se mide en relación al PIB, el mero crecimiento de la economía también reduce el endeudamiento.

La mitad de las regiones tendrían que aumentar su gasto más rápido de lo que permite la regla de gasto para agotar todo el déficit

En definitiva, la legislación obligará a que las regiones sigan reduciendo su déficit en el próximo ejercicio, lo que choca con el objetivo de Sánchez de dar mayor margen de déficit. En definitiva, las comunidades que están en mejor posición fiscal no podrán beneficiarse de esta medida. Por ejemplo, Baleares, Canarias, Navarra y País Vasco tendrán superávit en 2019 si cumplen con la Ley de Estabilidad. Ellas no verán ni un solo euro del nuevo déficit.

[Montero abre la puerta a retrasar los Presupuestos hasta noviembre]

El segundo grupo de comunidades tendrán muy complicado poder utilizar todo el margen presupuestario. Se trata de Andalucía, Asturias, Galicia, La Rioja y Madrid. Según las estimaciones de la AIReF, todas ellas cumplirán con el objetivo de déficit fijado para este año en el 0,4% del PIB. Además, su crecimiento para 2019 será superior al 3% (PIB nominal), lo que hará que sus ingresos crezcan por encima de la regla de gasto. En definitiva, su déficit debería quedarse por debajo del 0,3% del PIB en el próximo año, de modo que no podrían alcanzar el nuevo objetivo propuesto por Sánchez.

Las ocho comunidades restantes sí tienen margen para agotar la nueva senda de estabilidad. Extremadura, Murcia y Comunidad Valenciana son las que seguro podrán utilizar todo el margen sin incumplir la regla de gasto. El motivo es que este año están cerca de incumplir con el objetivo de déficit del 0,4% del PIB, de modo que partirán desde una situación de desfase presupuestario mayor. El resto: Aragón, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cantabria y Cataluña dependerán del déficit con el que cierren este año y de la evolución de sus ingresos en 2019.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios