Choque en el Pacto de rentas

El 'nuevo PSOE' choca con Guindos y Báñez en su propuesta de subida salarial

Los dos ministros se reunieron el lunes con los responsables económicos del PSOE encabezados por Escudero. El encuentro evidenció la distancia de las dos formaciones

Foto: Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, en una reunión en La Moncloa. (EFE)
Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, en una reunión en La Moncloa. (EFE)

El 'nuevo PSOE' ha empezado a lanzar sus primeras propuestas en materia económica y ha tardado muy poco en chocar con el Gobierno. Tanto, que ha sido en la primera reunión con los ministros de Economía, Luis de Guindos, y de Empleo, Fátima Báñez, cuando han surgido las discrepancias. El lunes se reunieron los dos ministros con los representantes económicos de los socialistas, encabezados por el secretario de Economía y Empleo, Manuel Escudero, para abordar la actualidad económica que vive España en esta fase de recuperación con 'desencanto social'.

En esa reunión, el PSOE presentó su Pacto de Rentas, con el que pretende establecer los mecanismos para que el crecimiento económico permita recuperar una parte del peso que han perdido los salarios en el PIB. Sin embargo, la acogida del Ejecutivo no fue positiva, como explican fuentes de Ferraz. En palabras de los socialistas, el encuentro sirvió para constatar que no puede haber un acuerdo en materia laboral, ya que los puntos de partida están muy alejados.

Las dos partes discrepan en dar un “golpe de timón” en puntos tan relevantes como la negociación colectiva, la reforma laboral, la evolución de los salarios, la temporalidad en el empleo o el salario mínimo interprofesional (SMI). Ante esta situación, el PSOE prácticamente descarta la posibilidad de alcanzar un acuerdo con el Gobierno y ahora se plantea conseguir un “gran pacto social” con los diferentes sectores progresistas (partidos y agentes sociales) y hacer un frente común para que la recuperación llegue a todos los trabajadores.

Ferraz considera que puede liderar un gran bloque que fuerce al Gobierno a adoptar reformas en el mercado laboral. Para conseguirlo, ha iniciado una ronda de contactos que han comenzado con las patronales, CEOE y Cepyme. En su opinión, han tenido una buena acogida del pacto de rentas y seguirán negociando en las próximas semanas.

Ferraz considera que puede liderar un gran bloque progresista que fuerce al Gobierno a adoptar reformas en el mercado laboral

Pero el objetivo prioritario para los socialistas en esta serie de reuniones son los sindicatos, con quienes quieren avanzar hacia una alianza fuerte. De esta forma, los socialistas se convertirían en el altavoz de la izquierda trabajadora en el Congreso, un caramelo muy jugoso para la formación.

[El Gobierno presiona para subir los salarios]

La discusión entre el Gobierno y los socialistas vuelve a ser la de siempre: la autorregulación del mercado. Los ministros económicos trasladaron en la reunión que la calidad del empleo se irá recuperando a medida que el mercado vaya absorbiendo el exceso de oferta de mano de obra que existe actualmente. Las empresas tendrán que empezar a mejorar sus condiciones cuando tengan difícil cubrir sus ofertas de trabajo, por lo que el mercado se autorregulará si la recuperación económica sigue su curso.

Los socialistas, como no podía ser de otra manera, están radicalmente en contra de esta valoración. En su opinión, la tendencia hacia la precarización del mercado laboral solo puede resolverse con una nueva regulación, empezando por recuperar el papel central de la negociación colectiva y reformar el Estatuto del Trabajador. De esta forma, los sindicatos recuperarían poder de negociación y podrían defender, con mayor fortaleza, los intereses de los trabajadores.

40.000 millones en salarios

Para el 'nuevo PSOE', es fundamental que el Pacto de Rentas consiga devolver a los trabajadores los 30.000 millones de euros en salarios perdidos durante la crisis. El peso de los salarios sobre el PIB ha caído del 50,1% que tenía antes del estallido de la crisis a caer en 2016 hasta el 47,6%. Un descenso que significa una pérdida de algo menos de 30.000 millones debido principalmente a la caída del empleo.

El Gobierno considera que la recuperación de esta cuantía será posible cuando se consiga elevar el número de ocupados hasta 20 millones, como pretende lograr para el final de la legislatura. Sin embargo, conseguir esos 30.000 millones no significa que los salarios vuelvan a tener la misma parte de la 'tarta' del PIB. De hecho, si el excedente bruto de explotación (beneficios empresariales y rentas del capital) y los impuestos sobre la producción crecen al mismo ritmo, nunca se recuperará. Actualmente, los salarios tienen un peso del 47,6% del PIB: para que esta ratio crezca será necesario un avance más rápido de las rentas del trabajo. Para los socialistas, este objetivo no se puede conseguir con más empleo, también hace falta mejor empleo.

[El Gobierno creará el contrato temporal de indemnización creciente]

Una de las soluciones, estiman los socialistas, es luchar contra la elevada temporalidad que está regresando en esta fase de la recuperación. Como antes de la crisis, el empleo temporal en España ha vuelto a superar el 26%, un trabajo que suele ser de menor productividad y remuneración. Ferraz pretende endurecer la causalidad de los contratos temporales, para que su uso esté realmente justificado. Además, para luchar contra el fraude en el empleo temporal, su objetivo prioritario es reforzar la inspección de trabajo para detectar contratos temporales sin justificación legal.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios