Plan de lucha contra la precariedad

El Gobierno creará este año un contrato temporal de indemnización creciente

Empleo se compromete con los agentes sociales a luchar contra la temporalidad penalizando a las compañías con alta rotación. Bajará el número de contratos de cuatro a tres

Foto: La ministra de Empleo, Fátima Báñez (Efe)
La ministra de Empleo, Fátima Báñez (Efe)

El Ministerio de Empleo se ha comprometido hoy con los agentes sociales a adoptar antes de que termine el año una batería de medidas para luchar contra la precariedad en el mercado laboral. La ministra Fátima Báñez ha elaborado una propuesta que ha trasladado a los sindicatos y la patronal y que pretende negociar en la Mesa de Calidad en el Empleo y alcanzar un gran pacto en los próximos meses. “Queremos avanzar rápido este año”, ha asegurado Báñez.

Dos son las propuestas estrella: la primera, luchar contra la contratación temporal y, la segunda, mejorar la protección de los trabajadores. Báñez propone a los agentes sociales una revisión de los modelos de contratación para que pasen de cuatro a tres: indefinido, temporal y de formación (que aglutinará todas las modalidades actuales). El contrato temporal tendrá indemnización creciente, como ya pactó el Gobierno con Ciudadanos en el acuerdo de investidura del verano de 2016. En ese acuerdo, las dos partes acordaron una senda creciente de indemnización: de 12 días para el primer año de contrato, 16 para el segundo y 20 para el tercero, como en los contratos indefinidos. Sin embargo, la propuesta que ha trasladado el Ministerio a los sindicatos no incluye, por el momento, ningún dato concreto de días de indemnización. También pretende limitar el tipo de jornada a dos modalidades: a tiempo completo y tiempo parcial.

Esta medida irá acompañada de una revisión de los incentivos y bonificaciones para favorecer la contratación indefinida de las empresas y penalizar la temporalidad. Así, Empleo se compromete a revisar todas las ayudas actuales para determinar cuáles son efectivas para promover la estabilidad en el empleo y mantener sólo esas. Al mismo tiempo, establecerá penalizaciones para las empresas que abusen de la contratación temporal o que tengan mucha rotación en sus plantillas. Las compañías que abusen de la contratación temporal en comparación con su sector verán elevada la cotización que tienen que abonar a la Seguridad Social por sus trabajadores, de modo que salga más cara la contratación precaria. Por el contrario, si sus niveles de estabilidad superan a la media, tendrán bonificaciones en sus cuotas.

El contrato temporal mantendrá la actual exigencia de causalidad, por lo que la excesiva contratación de empleados temporales sin causa seguirá siendo ilegal. Para combatir este fraude, Báñez pretende “reforzar la inspección de trabajo”. El Gobierno elevará las sanciones por el fraude en la contratación modificando la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social, de modo que las empresas tengan un desincentivo a vulnerar la normativa con contratos temporales ilegales.

[Por qué el último día de cada mes se destruyen 140.000 empleos]

Para profundizar en la calidad del empleo, Báñez y los agentes sociales se han comprometido a estudiar mejoras para “avanzar en la conciliación laboral y la racionalización de los horarios”, aunque todavía no hay propuestas concretas sobre la mesa. También el objetivo es alcanzar algún acuerdo antes de que termine el año.

Por último, Empleo se ha comprometido a promover la igualdad laboral entre hombres y mujeres. Lo hará con medidas destinadas a elevar la transparencia de la retribución, de modo que los comités de empresa puedan negociar unos niveles de retribución en función del rango laboral de los trabajadores.

Hacia la subida del Salario Mínimo

Esta reunión celebrada en el Ministerio marca el inicio del nuevo curso político en el diálogo social tripartito. Ha sido un encuentro al más alto nivel, con presencia de Báñez, de los secretarios generales de CCOO, Unai Sordo, y de UGT, Pepe Álvarez, y los presidentes de la CEOE, Juan Rosell, y Cepyme, Antonio Garamendi. Aunque no se han profundizado en los detalles técnicos, Báñez ha destacado el buen tono de la reunión en la que se ha alcanzado un diagnóstico común sobre la situación del mercado laboral. "La valoración de la reunión es positiva, se han tratado elementos cualitativamente importantes y que encajan con los objetivos que tenemos las organizaciones sindicales", ha explicado Sordo a la salida del encuentro.

La valoración de la reunión es positiva, se han tratado elementos que encajan con los objetivos de las organizaciones sindicales

Uno de los acuerdos adoptados ha sido el de empezar los trabajos para subir el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) para el próximo año, después de la subida del 8% de 2017. El Gobierno tiene la competencia para fijar, al finalizar el año, el incremento de la retribución mínima, pero quiere hacerlo con consenso. Para ello, ha propuesto a los sindicatos y patronales establecer una mesa para analizar la subida del próximo año y su "impacto económico y social", ha explicado Báñez.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios