El debate llega al seno del ejecutivo

Bronca en el Gobierno por los salarios: los ministros económicos discrepan de la subida

Báñez y Montoro quieren que la recuperación llegue a los trabajadores, pero Guindos pide contención para mantener las ganancias de competitividad de la economía española

Foto: Montoro, Méndez de Vigo y Guindos, en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. (EFE)
Montoro, Méndez de Vigo y Guindos, en una rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. (EFE)

El debate sobre la subida de los salarios promete un 'otoño caliente' y no solo en las calles, también en el seno del Gobierno. En el mes de julio, justo antes de que la patronal y los sindicatos rompieran la negociación colectiva, diferentes miembros del Gobierno se pronunciaron a favor de una subida de los salarios que permitiese conseguir ganancias de poder adquisitivo. Esto es, un incremento superior a la inflación. Sin embargo, estas declaraciones generaron una importante discusión en el Consejo de Ministros, ya que no todos los 'ministros económicos' comparten esta visión.

En concreto, el ministro de Economía, Luis de Guindos, se enfrentó a Fátima Báñez, ministra de Empleo, y Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda, por sus declaraciones en las que animaban a subir los salarios. Guindos considera que en esta fase de la recuperación es importante mantener la inflación contenida para evitar que España vuelva a entrar en una fase de pérdida de competitividad, como ocurre siempre que hay crecimiento económico. Para controlar los precios, aprobó el desarrollo de la Ley de Desindexación en febrero y ahora también pide contención de los salarios para no iniciar una espiral inflacionista.

Sin embargo, Montoro y Báñez están mucho más presionados por los sindicatos y cada vez tienen más complicado pedir moderación salarial. Montoro quiere cerrar un acuerdo con los sindicatos de la función pública para presentar los Presupuestos Generales del Estado para 2018 con el respaldo de los trabajadores públicos. Por su parte, Báñez no quiere interferir en la negociación colectiva que se retomará ahora entre la patronal y los sindicatos y, mucho menos, ponerse del lado empresarial.

Fuentes del Gobierno confirman el debate que se produjo en un Consejo de Ministros previo al verano. Y aunque se cerró sin una decisión única, Báñez y Montoro han continuado con su discurso de apoyo a la subida salarial. El Ejecutivo maneja elaborar unos PGE con una inflación en el entorno del 1% de media para el conjunto del año, lo que significa que para conseguir ganancias de poder adquisitivo, la retribución debería subir en torno a un 1,5%.

Empiezan las negociaciones

Montoro y Báñez se reunieron el pasado miércoles con los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, y recogieron su petición de la necesidad de empezar a subir los salarios. Fue una primera toma de contacto, por lo que no se produjo ningún avance significativo, pero existe predisposición en los dos ministerios en apoyar este movimiento.

En el caso de los salarios del sector privado, Báñez puede presionar con sus declaraciones, pero la decisión dependerá de la negociación colectiva entre la patronal y los sindicatos. La ruptura de las conversaciones en julio sin un acuerdo muestra lo encalladas que están las posturas de las dos partes y dificulta que haya un acuerdo en los próximos meses. Montoro tiene una estrategia para desbloquear la situación: que los sueldos públicos tengan un efecto arrastre sobre el resto de la economía. Así se lo trasladó a los sindicatos de la función pública en su reunión del pasado jueves.

Cabecera de la manifestación del primero de mayo en Madrid. (EFE)
Cabecera de la manifestación del primero de mayo en Madrid. (EFE)

Hacienda pretende destinar la mayor parte de la mejoría del margen presupuestario a mejorar la situación de los trabajadores públicos, primero porque quiere conseguir la foto con los sindicatos antes de presentar los PGE y, segundo, porque cree que ha llegado el momento de que la recuperación económica llegue a todos. Los sindicatos propusieron al ministro un plan a tres años para que los trabajadores públicos recuperen el 5% del poder adquisitivo perdido por el recorte que realizó el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Los sindicatos han propuesto a Montoro un plan a tres años para recuperar el 5% del poder adquisitivo perdido por el recorte de Zapatero

“Montoro tomó nota del porcentaje, y eso que en las reuniones no suele tomar notas”, explica una fuente que estuvo presente en la reunión. Hacienda se apuntaría el tanto de devolver a los funcionarios lo que les recortó el PSOE. Las cuentas públicas deberían permitir tal subida en los próximos tres ejercicios de legislatura, ya que la presión de Bruselas para recortar el déficit será mucho menor y el ritmo de la recaudación va por el buen camino.

Esta subida de los salarios generaría, al mismo tiempo, una presión sobre la patronal para que acepte una subida similar. Además de la actividad económica que generaría, la mayor renta de los hogares de los trabajadores públicos tiraría del consumo y la actividad. De esta forma, Montoro se anotaría una victoria importante de cara a los empleados de la Administración, después de años de ajustes de salarios y de plantillas.

La intención de Hacienda es ofrecer un incremento fijo más un variable en función del crecimiento de la economía. Las negociaciones están en un estadio inicial y todavía no se han puesto cifras sobre la mesa, pero reflejan bien la buena predisposición de Montoro, que poco tiene que ver con la postura de Guindos. Las conversaciones avanzarán rápidamente, ya que en las dos próximas semanas el Gobierno tiene que tener listo el Proyecto de Presupuestos para presentarlo en el Congreso en la última semana de septiembre.

[Los salarios caen por primera vez en la recuperación]

Los salarios en España acumulan ya un año de pérdida de poder adquisitivo. Según los datos del INE, el salario por hora ha crecido menos de un 0,5% en el último año (hasta el segundo trimestre), esto es, se está perdiendo capacidad de compra al situarse por debajo de la inflación. Una situación que es difícil de defender para el Gobierno si al mismo tiempo presume de la buena marcha de la recuperación económica. La segunda mayor caída del salario por hora se ha producido precisamente en la Administración pública, con una caída interanual del 3,3% (ajustado de estacionalidad y calendario). Un descenso que no se produce porque caigan los salarios, sino porque los nuevos trabajadores cobran menos que los que se jubilan y la retribución está estancada. Una situación difícil de explicar para Montoro.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios