Los ingresos por cotizaciones suben un 3,34%

La recaudación se dispara un 10,4% y supera las mejores previsiones del Gobierno

Los ingresos tributarios del Estado hasta abril aumentaron en 6.350 millones de euros, lo que permite cerrar el primer cuatrimestre con superávit primario

Foto: El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el Congreso de los Diputados. (EFE)
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el Congreso de los Diputados. (EFE)

Los números sí salen este año en el Ministerio de Hacienda. La recaudación del Estado hasta abril se ha disparado un 10,5% (en términos de caja), lo que significa que los ingresos tributarios han aumentado en 6.350 millones de euros con respecto al mismo periodo del mes anterior. Un avance que cumple holgadamente con la previsión de ingresos incluida en el Proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) que se está debatiendo en el Congreso de los Diputados. El Gobierno incluyó un incremento de la recaudación del 7,9%, previsión que está superando con facilidad.

Sin embargo, Hacienda todavía no puede dar por cumplido su objetivo, ya que uno de los motores de la recaudación de este año, el impuesto de sociedades, tiene 'truco'. El año pasado, el Gobierno eliminó el mínimo en el pago fraccionado y no lo recuperó hasta octubre, por lo que en abril las empresas tuvieron que hacer el primer pago de sociedades sin ningún mínimo. Pero este año sí lo hay.

Javier JorrínJavier Jorrín

El resultado es que este tributo recaudó en abril 5.970 millones de euros, más del doble que en el mismo mes del año anterior. La consecuencia es que en el conjunto de los cuatro primeros meses del año, los ingresos por sociedades han subido hasta 2.000 millones de euros, mientras que en 2016 la ejecución era negativa, de -1.100 millones de euros. Esto significa que el impuesto de sociedades soporta la mitad del incremento de la recaudación, pero no será así durante todo el año, ya que el Gobierno recuperó el mínimo en los pagos fraccionados en octubre.

El otro tributo que está disparando su recaudación es el IVA, que creció un 8,3% hasta abril, por encima del 7,3% presupuestado por el Gobierno para el conjunto del ejercicio. El buen ritmo del consumo y el repunte de la inflación (que ha marcado máximos desde 2012) permiten elevar los ingresos de este tributo hasta el entorno de los 28.000 millones de euros, 2.100 millones más que en el mismo periodo del año anterior. También contribuye el endurecimiento en los aplazamientos del IVA que acelera la recaudación.

El buen ritmo de la recaudación contrasta con el pobre comportamiento del IRPF, que está estancado en el inicio del año. Apenas ha subido un 2,9% hasta abril, lo que contrasta con el crecimiento del 7,7% que estimó el Gobierno en los PGE. Este ritmo tan bajo del tributo muestra que el crecimiento de los salarios está muy lejos de ser una realidad y el incremento de la renta se está produciendo básicamente gracias al crecimiento del empleo. Así lo muestra el crecimiento de las retenciones al trabajo, que han aumentado un 3,7%.

Superávit primario

Este buen ritmo de la recaudación, unido a la contención del gasto, ha permitido a Hacienda contener el déficit público hasta el 0,71% del PIB (en términos de contabilidad nacional), tal y como anunció ayer el ministro, Cristóbal Montoro. Si no se tiene en cuenta la factura de intereses, esto es, lo que se conoce como saldo primario, el Estado consiguió cerrar el primer cuatrimestre del año en positivo, con un superávit de 309 millones de euros, un 0,03% del PIB.

También la Seguridad Social se beneficia del buen ritmo del empleo en el inicio del año, con un crecimiento de los ingresos por cotizaciones hasta abril del 4,34%. Esto significa que los ingresos por cotizaciones están creciendo casi el doble de lo que lo hacían en 2016. En total, los derechos reconocidos se situaron en 35.800 millones de euros. El principal motivo del incremento de las cotizaciones es el aumento de la afiliación, que se incrementa a ritmos del 5%.

Javier JorrínJavier Jorrín

El Régimen General concentra el principal crecimiento de las afiliaciones, lo que muestra que el empleo que se crea es por cuenta ajena. En concreto, los ingresos por cotizaciones de este régimen se incrementaron un 5,56% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. Mientras que a mediados de 2016 el ritmo de crecimiento de las cotizaciones al Régimen General era del 3,33%.

También crecen los gastos, ya que el número de pensionistas no deja de aumentar, y también la pensión media. En total, el gasto en pensiones contributivas subió un 3,44%, hasta los 32.900 millones de euros. En conjunto, la Seguridad Social arrojó un superávit de 3.300 millones de euros, casi 400 millones más que en el ejercicio anterior, lo que refleja el buen ritmo de los ingresos por cotizaciones. Sin embargo, el problema para la Seguridad Social llega a partir del mes de junio, cuando tiene que abonar la paga extra de verano, que se come todo el superávit y ahonda en el déficit.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios