BBVA DUDA DE QUE españa cumpla el objetivo de déficit

El sector público entierra los recortes: el gasto vuelve a crecer en términos reales

El sector público vuelve a tirar del crecimiento. Lo dice el BBVA en su último informe de coyuntura, en el que duda de que España pueda cumplir los objetivos de déficit público.

Foto: Cristóbal Montoro, Soroya Sáenz de Santamaría y Mariano en el Congreso de los Diputados. (EFE)
Cristóbal Montoro, Soroya Sáenz de Santamaría y Mariano en el Congreso de los Diputados. (EFE)

Lo dice el BBVA en su último informe trimestral de situación. El sector público, en año electoral, ha enterrado las políticas de ajuste y vuelve a gastar en términos reales. En palabras de los economistas de su servicio de estudios, las administraciones públicas (AAPP) “han aprovechado” la recuperación de la actividad y la mejora de los costes de financiación para implementar una política fiscal “ligeramente expansiva” a lo largo de 2015. O, expresado de otra manera, tanto por el lado de los ingresos como por el lado del gasto “se han puesto en marcha medidas que, al menos de momento, entrecierran el capítulo de la política fiscal contractiva en la economía española”.

El BBVA, en concreto, estima que 2015 concluirá con un crecimiento del consumo público real en torno al 1,8%, mientras que la inversión en construcción no residencial -afectada por la obra pública- aumentará cerca del 7,3%.

Para 2016, sin embargo, el tono de la política fiscal será prácticamente neutral. Por la vertiente del gasto, el crecimiento real del consumo público se moderará hasta el 0,5%, mientras la inversión no residencial presentará una tasa de expansión en torno al 3,2%, según sus estimaciones.

La consecuencia de esta evolución es clara. Según el BBVA, los resultados observados durante el primer semestre del año “podrían ser insuficientes” para asegurar el cumplimiento del objetivo de estabilidad. Ahora bien, espera que continúe la recuperación de los ingresos, mientras que el ciclo económico seguirá impactando positivamente en las cuentas públicas. En este sentido, el BBVA considera que las medidas anunciadas de expansión del gasto “incrementan la probabilidad de incumplimiento del objetivo”. Es por eso que BBVA Research prevé que los ingresos públicos de 2015 se sitúen tan solo una décima por encima de los alcanzados en 2014.

Por el lado de los gastos, la recuperación de la actividad hará que la ratio gasto sobre PIB se reduzca algo más de un punto porcentual, si bien no se observará caída salvo en los gastos por intereses y en las prestaciones por desempleo.

Esto quiere decir que la contribución del gasto público al crecimiento vuelve a ser positiva pese a que la economía española, según el BBVA, sigue teniendo desequilibrios relevantes, como los altos niveles de deuda que, en su opinión, “justifican ajustes y reformas adicionales” que acentúen la capacidad de crecimiento de la economía y aseguren la sostenibilidad a largo plazo de las cuentas públicas. Según sus estimaciones, como consecuencia de esa estrategia, el total de ingresos públicos se habría situado en el acumulado de cuatro trimestres en torno al 37,9% del PIB a cierre del segundo trimestre, manteniéndose prácticamente estable respecto al primer semestre del año pasado.

El BBVA incluye en su informe un estudio adicional de los profesores Javier Andrés, Ángel de la Fuente y Rafael Domenech en el que calcula que el gasto real por habitante del conjunto de las AAPP se ha reducido en algo más de nueve puntos porcentuales entre 2009 y 2014. Esta reducción, sin embargo, llega después de un incremento acumulado de 23 puntos porcentuales entre 2003 y 2009, con lo que “sigue habiendo un incremento neto de más de 13 puntos entre 2003 y 2014”, asegura.

¿Ha bajado el gasto público?

Según sus cálculos, el gasto total e incluso el gasto neto de intereses por habitante se sitúan en la actualidad al menos en los mismos niveles que en 2007. Los datos, por tanto, aseguran los autores del estudio, “no respaldan la percepción” de que desde 2009 se ha producido un enorme recorte del gasto que está comprometiendo gravemente los servicios públicos esenciales.

El gasto corriente real dividido por el número de usuarios, medido este último por el número de habitantes en el caso de la sanidad, y por la población en edad escolar en sentido amplio (de seis a 24 años de edad) en el de la educación, muestra un patrón que ya resulta familiar, afirman: fuertes ganancias hasta 2009 seguidas de un recorte en los últimos años de la muestra que nos deja en niveles similares a los existentes al comienzo de la crisis, con ganancias aún muy respetables durante el conjunto del periodo analizado.

Fuente: BBVA
Fuente: BBVA

La partida que más ha crecido durante el conjunto del periodo ha sido, con diferencia, la destinada al pago de las pensiones contributivas de la Seguridad Social, que ha aumentado su peso en el PIB en tres puntos entre 2003 y 2014. El gasto en personal, la compra de bienes y servicios, el pago de intereses y las prestaciones por desempleo también han contribuido, en torno a un punto de PIB cada partida, al incremento del gasto, mientras que la caída de la inversión ha restado dos puntos de PIB a este indicador.

La conclusión que sacan los autores del estudio es que a la luz de las previsiones del Gobierno, el nivel actual de ingresos tributarios “será insuficiente para eliminar el déficit y satisfacer las necesidades actuales de gasto”. Esta conclusión se refuerza, además, cuando miran hacia adelante y se tiene en cuenta la “considerable presión al alza” sobre el gasto público en sanidad, dependencia y pensiones que cabe esperar durante las próximas décadas.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios