Casi 189.000 autorizaciones el año pasado

España concede más permisos de residencia por causas laborales que Alemania

Las estadísticas lo expresan con nitidez. España, con un 22% de paro, concede más permisos de residencia vinculados al trabajo que Alemania. La principal causa sigue siendo el reagrupamiento

Foto: Inmigrantes hacen cola a la entrada de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras del CIE de Aluche en Madrid. (EFE)
Inmigrantes hacen cola a la entrada de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras del CIE de Aluche en Madrid. (EFE)

Lo acaba de poner negro sobre blanco Eurostat, la agencia estadística de la Unión Europea (UE). España concedió el año pasado más permisos de residencia que Alemania en términos relativos. Y es, de hecho, el país de la zona euro (entre las grandes naciones) que más permisos de residencia autorizó.

Incluso por encima de Francia, Italia o la mencionada Alemania, y solo por detrás del Reino Unido, que, como se sabe, está fuera de la moneda única, y cuyas estadísticas no son del todo homologables con las del resto de la UE, toda vez que allí no opera un sistema de permisos de residencia. Algo que explica la avalancha de migrantes este verano en las inmediaciones de Calais (Francia).

En concreto, según Eurostat, España concedió el año pasado 188.573 permisos de residencia, lo que representa 4,1 autorizaciones por cada 1.000 habitantes. En el caso de Alemania, un país que en la actual crisis de refugiados se presenta ante la opinión pública como el país más abierto a la entrada de inmigrantes políticos, se concedieron 237.627 permisos, pero esa cifra solo representa 2,9 autorizaciones por cada 1.000 habitantes. Por debajo de Italia (3,4) y Francia (3,3). Alemania, de hecho, concedió el año pasado 29.757 permisos de estancia temporal a ciudadanos procedentes de Siria, prácticamente el mismo número de autorizaciones que un país mucho más pequeño como es Suecia.

La media de la Unión Europea se sitúa en 4,5 permisos por 1.000 habitantes, ligeramente por encima de España. Fundamentalmente, debido a la posición que ocupan países como Suecia, Dinamarca o Polonia (en este caso por los 243.300 expatriados procedentes de Ucrania), donde los permisos de residencia superan claramente la media comunitaria.

La principal causa de la posición española en este 'ranking' tiene que ver con las autorizaciones concedidas en aplicación de las leyes de reagrupamiento familiar. En concreto, el 53% de todas ellas (100.841 permisos) procede de ese concepto. El 15,6% se explica por razones educativas (tanto para alumnos como para profesores); el 22,5%, por causas laborales, y el resto por diferente casuística. Los permisos de residencia se han concedido, fundamentalmente, a ciudadanos procedentes de Marruecos, China y Colombia.

En el caso de Alemania, el principal motivo también se explica por el reagrupamiento familiar, pero solo el 12,3% tiene que ver con el hecho de que el beneficiario haya encontrado un puesto de trabajo. Por lo tanto, algo más de la mitad que en el caso español. Esto quiere decir que la amplia oferta de empleo derivada de su reducida tasa de paro -un 4,5% de la población activa- no está suponiendo la concesión de nuevos permisos de trabajo de forma masiva.

Los datos corresponden a 2014, pero tras la crisis humanitaria de ciudadanos procedentes de Siria y otros países africanos en guerra (Libia o Eritrea), las autoridades alemanas han estimado que este año 2015 podrían entrar en el país entre 800.000 y un millón de refugiados.

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. (EFE)
El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. (EFE)

Los reglamentos comunitarios consideran permiso de residencia a cualquier autorización válida durante al menos tres meses expedida por las autoridades de un Estado miembro y que permita a un ciudadano de un tercer país permanecer legalmente en su territorio. El año pasado, se concedieron 2,3 millones de autorizaciones, un 2% menos que EN el año anterior. Como es obvio, la norma no afecta a los ciudadanos de la UE, que disfrutan de libertad de residencia en el conjunto del territorio.

Se disparan las nacionalizaciones

En el caso de España, los últimos datos oficiales, referidos al 31 de diciembre de 2014, muestran que el censo de extranjeros residentes (con permiso de estancia) asciende a 4,92 millones, lo que supone un descenso del 0,37% respecto del año anterior. O lo que es lo mismo, 18.550 residentes menos.

Esta cifra, sin embargo, hay que matizarla debido al alto número de nacionalizaciones de ciudadanos procedentes de territorios situados fuera de la Unión Europea. De los 101.068 extranjeros del régimen general (los no comunitarios) que causaron baja, un porcentaje muy elevado adquirió la nacionalidad española el año pasado. Por el contrario, el número de extranjeros nacionales de países de la UE (entre ellos España) se incrementó en 82.530, lo que explica estas variaciones. Los antiguos 'extranjeros' son hoy 'nacionales' de países de la Unión Europea.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios