Impulso al Brexit y adhesión de Turquía: los refugiados desatan un terremoto político
  1. Mundo
SEÍSMO EN la EUROPA de la crisis migratoria

Impulso al Brexit y adhesión de Turquía: los refugiados desatan un terremoto político

Ataques contra políticos alemanes, ascenso de la derecha en Suiza, concesiones de peso de la canciller a Turquía, un posible acelerón del Brexit... la crisis migratoria ha desatado un seísmo que bate Europa

Foto: Impulso al Brexit y adhesión de Turquía: los refugiados desatan un terremoto político
Impulso al Brexit y adhesión de Turquía: los refugiados desatan un terremoto político

Ataques con arma blancacontra políticos alemanes responsables de la acogida de refugiados,ascenso de la derecha en Suiza, respaldo de Merkel a la adhesión de Turquía ala UE si impideel paso a los refugiados,un posible acelerón del Brexit... la crisis migratoria ha desatado un auténtico terremoto político en Europa. La llegada de miles de solicitantes de asilo no solo es utilizadapor la ultraderecha para conseguir sus fines políticos y blindar las fronteras, también amenaza con dividir la política y las sociedades del Viejo Continente.

[Siga en directo toda la información del Brexit]

“Estamos de acuerdo en dinamizar el proceso de Turquía para su adhesión a la Unión Europea”, manifestó Angela Merkel el domingo desde la sala de recepciones del palacio otomano Yildiz. En un intento desesperado por contener el flujo de refugiados hacia Europa, la canciller alemana acudió hasta Estambul para reunirse con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan. Allí, se mostró dispuesta a hacer varias concesiones para frenar la oleada migratoria, como eliminar las restricciones de visados a ciudadanosturcos o reabrir algunos capítulos para la entrada de Turquía en la UE.

Desde hace años, Merkel es una clara opositora a la entrada de Turquía en el bloque. El proceso está paralizado por diversas cuestiones, entre ellas, las discrepanciasen derechos democráticos, el riesgo de migraciones desde el Este, temas culturales o la gran extensión del país, que supondría un fuerte impacto en el Consejo Europeo. Unos y otros saben que las ambiciones europeístas de Turquía no son factibles a corto plazo, pero Erdogan se apuntaría un logro si consiguiera, a dos semanas de las elecciones, una de sus exigencias clave: la libre circulación de sus ciudadanos en el espacio Schengen.

“Nosotros solos no resolveremos el problema”, declaraba la canciller en una rueda de prensa junto al primer ministro turco, Ahmet Davutoglu. Los líderes europeos buscan presionar políticamente al país-bisagra entre Oriente Medio y el Viejo Continente para que los refugiados se queden en territorio turco y"no corrompan el confort europeo”, según escriben analistas turcos, como Yavuz Bayda, en la prensa nacional. Algunos políticos, como el portavoz del partido AKP, Omer Celik, han dicho que el caso no debería depender de “un soborno político”.

Para impulsarel pacto, que todavía no se ha cerrado, Europa prepara laconcesión a Turquía de 3.000 millones de euros en ayuda financiera,con los que Ankara debería mejorar las condiciones de vida de los refugiados. Fue precisamente la escasez de recursos en los campos de acogida uno de los factores que han provocado la estampida hacia Europa. Desde hace años, el Gobierno turco impulsó un programa de asistencia médica, educativa y alojamiento para quienes huían de la guerra. En la actualidad, dos millones de asilados viven en el país. Un gesto que fue tildado depaternalista, pero que ahora es baza de negociación en las conversaciones con Europa.

“El espacio Schengen es inviable”

En Suiza, la reciente corriente anti-inmigración ha tenido su reflejo en las elecciones del pasado domingo. El Partido del Pueblo Suizo, una agrupación conservadora nacionalista, ha sido la lista que ha recibido mayor número de votos. El resultado, un 29,4% del total, muestra un incremento de 2,8 puntos con respecto a los pasados comicios de 2007. Los resultados son provisionales, todavía queda la segunda vuelta, pero señalan una clara tendencia a la derecha. El futuro Gabinete suizo se alejaría de la centralidad en la que se ha movido en las últimas décadas.

Suiza no ha recibido gran cantidad de solicitudes de asilo en los últimos meses (el departamento de Inmigración espera 29.000 a final de este año), pero los extranjeros componen el 24% de la población. Es por esto que la comunidad nacional se ve amenazada por la ola migratoria, que ha reavivado sentimientos xenófobos. Durante toda la campaña electoral, el SVP (Partido del Pueblo Suizo, por sus siglas en inglés)habló del “caos de asilo” ante la llegada masiva de refugiados. También, su vicepresidente, Christoph Blocher, llegó a afirmar que “el espacio Schengen es inviable”.

Los resultados, según los analistas, son un indicador de lo que podría suceder en otros países de Europa en los próximos meses. Unos estados que deberán afrontar las dificultades económicas y sociales al tratar de integrar a miles de nuevos ciudadanos procedentes de otros países. El año pasado, el SVP pidió la convocatoria de un referendo para limitar el número de inmigrantes en el país. Sin duda, este movimiento le enfrentó con Bruselas, al intentar suprimir uno de los principios de la UE: la libre circulación de personas.

Acelerón del Brexit

Pero¿puede la masiva llegada de refugiadosprovocar la fragmentación de Europa? Para algunos, la respuesta es afirmativa. En Reino Unido, de hecho, podría motivar su definitiva salida de la UE. Lo advierte el grupo bancario británico HSBC, que considera “la crisis de inmigración” el “problema central” del Brexit. “Tras la crisis (de los refugiados) las encuestas muestran un aumento de apoyo a la salida de la Unión Europea”, asegura Liz Martins, una economista del grupo, en un comunicadodistribuidoa la prensa. “La inmigración es un asunto clave en la marcha de Reino Unido, de quienes abogan por permanecer (el 49%, según HSBC), el 22% diceque cambiaríade opinión si la cuestión migratoria continúa”.

La saturación de solicitudes en suelo británico podría alimentar las tendencias separatistas que en los últimos meses han ido ganando apoyos. Los partidos euroescépticosculpan a la reciente ola migratoria de los problemas del país y ven su salida de Europa como una manera de blindarse ante la llegada de más personas. Uno de los parlamentarios del Ukip (Partido de la Independencia de Reino Unido), Mike Hookem, asegura “que el 90% de los solicitantes de asilo son, en realidad, inmigrantes económicos”. Además, los relacionadirectamente con el alto crimen y declaraque la situación en Calais está “fuera de control”.

Dos inmigrantes duermen cerca de la principal estación de autobuses de Estambul (Reuters).
Dos inmigrantes duermen cerca de la principal estación de autobuses de Estambul (Reuters).

“Esta horca es para Angela Merkel”

La calurosa bienvenida que Alemania ofertó a los refugiados podría tener efectos negativos a nivel interno.La llegada de más de 800.000 solicitantes de asilo al país para finales de 2015, según estimaciones, tendrá inevitables consecuencias en la política y en lavida social de los germanos. Recientemente, han aumentado los ataques a centros de asilo así como a políticos que defienden las medidas de acogida. El último tuvo lugar el pasado sábado, cuando un hombre apuñaló a la candidata a la alcaldía de Colonia, responsable de la recepción de refugiados en su ciudad. El agresor, un desempleado de 44 años, resultó ser un antiguo militante del partido neonazi.

No es un hecho aislado. En los últimos meses se han producido más de 200 ataques de la ultraderecha. La preocupación ha llegado hasta el Gobierno: el ministro del Interior, Thomas de Maisiére, ha relacionado la crisis migratoria con “la crispación creciente que se respira en el país”. Grupos islamófobos como PEGIDA (Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente) ven en auge sus tasas de afiliación. Este lunes convocaron una manifestación en Dresdepor la conmemoración de su primer aniversario y acudieron cerca de 14.000 asistentes. Se produjeron varios ataques a periodistas. Semanas pasadas, los manifestantes de la misma agrupación portaban horcas junto a carteles en los quese leía: “Reservadas para Angela Merkel”.

Una manifestación contra los inmigrantes organizada por PEGIDA en Dresde, Alemania. (Reuters)
Una manifestación contra los inmigrantes organizada por PEGIDA en Dresde, Alemania. (Reuters)
Crisis de los refugiados Noticias de Europa Guerra en Siria Extrema derecha
El redactor recomienda