Es noticia
Menú
Bruselas enfría el optimismo oficial: el PIB crecerá un 1,7% con el 23,5% de paro
  1. Economía
EL ENFRIAMIENTO EN LA UE YA SE DEJA NOTAR

Bruselas enfría el optimismo oficial: el PIB crecerá un 1,7% con el 23,5% de paro

El enfriamiento en la UE comienza a pasar factura. Bruselas estima que el PIB crecerá en 2015 un 1,7%, mientras que el paro se situará en el 23,5%

Foto: El ministro de Economía, Luis de Guindos (Efe)
El ministro de Economía, Luis de Guindos (Efe)

El enfriamiento económico en la UE comienza a pasar factura en España. Las previsiones de otoño que ha publicado este martes la Comisión Europea estiman que el PIB crecerá el año próximo un 1,7%, mientras que la tasa de paro se situará en el 23,5% de la población activa. En ambos casos, se trata de un ligero empeoramiento respecto de lo previsto por el Gobierno, que calcula que el año próximo la economía crecerá un 2%, con un desempleo que bajaría hasta el 22,9%.

Según Bruselas, el principal riesgo de la economía española es, precisamente, el hecho de que la recuperación en Europa “será más lenta de lo previsto”. Hasta el punto de que la UE considera que ya en el segundo semestre de este año se está notando la desaceleración de la actividad económica en la región, principalmente en lo que respecta al consumo privado.

Lo relevante, sin embargo, no es sólo que la economía vaya a crecer menos -aunque sea sólo por unas décimas- sino que con un horizonte más amplio Bruselas estima que la salida de la recesión va a ser lenta. Para 2016, prevé un avance del PIB del 2,2% (también por debajo de lo que calcula el Gobierno), con una tasa de desempleo claramente por encima del 20% (22,2%).

El enfriamiento económico tiene que ver con el moderado aumento del consumo privado después de un quinquenio en recesión (un 2% el año próximo y un 2,2% el siguiente), pero también con el hecho de que la demanda externa (exportaciones e importaciones) va a dejar de tirar de la actividad económica, como ya está sucediendo en 2014. Todo el crecimiento en los dos próximos años vendrá de la mano de la demanda interna pese a que el consumo público (que representa alrededor del 20% del PIB) seguirá en tasas negativas, especialmente en 2015 (-1,4%).

Más consumo privado

Así pues, el consumo privado tomará el relevo del sector exterior, aunque sea moderadamente. Básicamente, por tres factores: la creación de empleo (un 1,1% en 2015 y un 1,5% en 2016); una cierta recuperación de los salarios (un 0,9% y un 1,1%, respectivamente) y la rebaja de impuestos, que debería aumentar la renta disponible de las familias en unos 9.000 millones de euros en los dos próximos años (aunque una parte vaya al ahorro y no al consumo).

La UE, en cualquier caso, considera que el mejor clima económico respecto de los últimos años, hará que los hogares sean menos propensos al ahorro y eso facilitará el desapalancamiento de los agentes económicos privados, hoy muy endeudados.

placeholder El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker (Efe)

Estos incrementos, según las estimaciones de la Comisión Europea, son los que deberían espantar el peligro de la deflación, lo cual beneficiará ) el cumplimiento de los objetivos de déficit (al crecer el PIB nominal).

En todo caso, Bruselas estima que este año el desequilibrio presupuestario alcanzará el 5,6% del PIB, frente al 4,6% y el 3,9%, respectivamente, en los dos ejercicios siguientes. Es decir, ligeramente por encima de los niveles estimados por el Gobierno.

En cuanto a los niveles de deuda pública en circulación, la Comisión Europea también revisa al alza las previsiones del Ministerio de Economía. Calcula que el año próximo el endeudamiento público se situará en el 100% del PIB, mientras que en 2016 se alcanzará ya el 102,1% del PIB pese a la reciente revisión estadística, que elevó el Producto Interior Bruto en cerca de 30.000 millones de euros.

El enfriamiento económico en la UE comienza a pasar factura en España. Las previsiones de otoño que ha publicado este martes la Comisión Europea estiman que el PIB crecerá el año próximo un 1,7%, mientras que la tasa de paro se situará en el 23,5% de la población activa. En ambos casos, se trata de un ligero empeoramiento respecto de lo previsto por el Gobierno, que calcula que el año próximo la economía crecerá un 2%, con un desempleo que bajaría hasta el 22,9%.

PIB Recesión Salarios de los españoles Paro
El redactor recomienda