El Estado se endeudará en otros 47.000 millones pese a la reducción del déficit
  1. Economía
EL FROB Y ADIF DEBEN OTROS 35.000 MILLONES

El Estado se endeudará en otros 47.000 millones pese a la reducción del déficit

La contención del déficit -un 4,2% del PIB- no significa que el endeudamiento se tome un respiro. Los PGE de 2015 suponen un nuevo hito en el nivel de deuda.

placeholder Foto: El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)

La contención del déficit público -un 4,2% del PIB el año próximo- no significa, en absoluto, que el endeudamiento se tome un respiro. Al contrario. Los Presupuestos Generales del Estado de 2015 suponen un nuevo hito en el nivel de deuda. Hasta el extremo de que el año próximo el Estado -sin contar otros agentes económicos públicos- se endeudará en otros 47.000 millones de euros para hacer frente a sus necesidades de financiación y cubrir así el déficit público.

La cifra es todavía más significativa en términos brutos (sin contar amortizaciones). El Tesoro necesitará captar -a unos tipos de interés extraordinariamente bajos- 242.765 millones. Por lo tanto, cerca de la cuarta parte del Producto Interior Bruto (PIB).

Como consecuencia de ello, la ratio deuda/pública crecerá hasta el 100,3% del PIB a finales del año pasado. El porcentaje hubiera sobrepasado el 102% en caso de no haberse elevado el PIB debido a los nuevos cambios estadísticos. El Gobierno estima que hasta 2016 no comenzará a bajar el nivel de deuda pública, hasta situarse ya de nuevo por debajo del 100% el año siguiente, Lógicamente, siempre que se cumplan las variables sobre las que se elaboran las cuentas públicas.

En todo caso, como asegura el Informe Económico y Financiero que acompaña a los Presupuestos Generales de 2015, la consecuencia de esta evolución es que la ratio de los intereses de la Deuda del Estado sobre el PIB experimentará un leve incremento, estimándose, en términos presupuestarios, que los pagos por intereses de la Deuda del Estado en 2015 alcanzarán 35.490 millones de euros, lo que representa un 3,25% del PIB. Pese a ello, y debido a los menores tipos de interés que tendrá que pagar el Tesoro debido a la liquidez que proporciona el BCE, el presupuesto de gastos financieros cae un 3%. El primer descenso desde que estalló la crisis.

El menor incremento en la ratio Deuda/PIB tanto en 2014 como en 2015 viene determinado por dos factores, recuerda el Ministerio de Hacienda. En primer lugar, por la “intensa consolidación fiscal de las Administraciones Públicas” que se llevará a cabo en estos dos ejercicios. En segundo lugar porque, a diferencia de lo ocurrido entre 2010 y 2013, esta ratio no se va a ver afectada por el impacto de instrumentos tales como el Fondo de Amortización del Déficit Eléctrico; el Fondo para la Financiación de los Pagos a Proveedores; los programas de asistencia financiera a Grecia, Portugal e Irlanda; y el préstamo para la recapitalización del sistema financiero español llevado a cabo por el Mecanismo Europeo de Estabilidad (Mede).

Deuda y servicios esenciales

¿Mucho o poco? Para hacerse una idea de lo que representan los costes financieros hay que tener en cuenta que el área de servicios públicos básicos, que agrupa las políticas dedicadas a las funciones esenciales del Estado: Justicia, Defensa, Seguridad Ciudadana y Política Exterior alcanza un importe de 16.476 millones de euros. Es decir, menos de la mitad de lo que se destina a financiar el servicio de la deuda.

El endeudamiento del sector público no acaba la ahí. Los PGE estiman que la deuda de las sociedades mercantiles ascenderá el año próximo a 66.944 millones, pero más de la mitad corresponden al Frob (17.891 millones) y Adif-Alta Velocidad, cuya deuda -excluidas las derivadas de la contabilización de las subvenciones pendientes de imputación- se situará en 17.385 millones. Igualmente, la Ley de Presupuestos Generales del Estado autoriza al ICO un endeudamiento máximo para el ejercicio 2015 de 18.000 millones de euros, no afectando este límite a las operaciones de tesorería que se concierten y amorticen dentro del año, ni a la refinanciación de la deuda contraída a corto y largo plazo.

El aumento del endeudamiento público, como es lógico, está vinculado a la evolución del déficit. Y lo que estima el Gobierno es que éste seguirá bajando hasta 2017, cuando ya se sitúe en el 1,1% del PIB. Pero hasta ese momento, las necesidades de endeudamiento seguirán creciendo: 47.000 millones de euros el año próximo y unos 25.000 millones el año siguiente. Es decir, que la deuda alcanzaría un máximo de alrededor de 1,1 billones de euros.

Para hacerse una idea de cómo ha evolucionado la deuda en tiempos de crisis hay que tener en cuenta que al comenzar la recesión -año 2008-ascendía a 358.400 millones. Es decir, prácticamente la tercera parte del nivel actual.

Déficit público Subvenciones Proveedores Liquidez MEDE Refinanciación Política exterior Recesión Sistema financiero Sector público Sociedades mercantiles Deuda pública Administraciones Públicas PIB
El redactor recomienda